Estudiantes de Derecho: Qué hacer si no están preparados para los finales

¿A qué estudiante de Derecho no le ha pasado que llega la temporada de finales y no está preparado para alguno de sus exámenes? Con muchas clases en las que se requiere la lectura de un montón de material, es común que haya alguna en la que estés menos preparado que en las otras. ¿Qué puedes hacer si estás en esa situación?

La primera decisión que debes tomar es no dejar que el pánico se apodere de ti, pues lo común en estas situaciones es que te detengas a pensar en la situación, en lugar de resolver. Luego de ello, considera:

  1. Manos a la obra con lo que tienes que hacer: El conocimiento es poder, por lo que, por más temible que sea, tu primer paso es crear una lista de lo que se necesita hacer exactamente. Si realmente no tienes un control sobre el trabajo que debe completarse, simplemente saltarás frenéticamente de una tarea a otra. Será difícil concentrarte e imposible de priorizar. Una vez que sepas lo que tiene que suceder, es hora de comenzar a recortar la lista. Revisa críticamente todas tus tareas y elimina todo lo que no sea absolutamente esencial. Por otro lado, prioriza de una a tres tareas para cada clase para la que tienes que estudiar.
  2. Abandona la preparación para las clases: Recuerda, esta no es una lista de mejores prácticas, sino de qué hacer cuando todo está en llamas y tienes que tomar decisiones difíciles. En este punto del semestre, las clases han terminado o casi han terminado. Si tienes que cortar esquinas, la preparación para las clases debe ser lo primero que debes hacer. Haz todas las cosas que normalmente no harías por vergüenza: hojea los casos en el libro de texto o lee un resumen para limitar el tiempo que dedicas a la preparación de la clase. Estarás tomando una decisión calculada de omitir tus lecturas para trabajar en tu lista de tareas del examen final, así que asegúrate de pasar el tiempo que has liberado trabajando en esas tareas y no lo pierdas.
  3. Sin perfecciones: En este punto, es probable que llegues a los finales con bosquejos a medio completar que no están codificados por color o con el formato correcto. Y tienes que hacer las paces con eso. Cada decisión que tomes entre ahora y los exámenes debe priorizar la sustancia y el contenido sobre la forma. No tienes tiempo para quedar atrapado en pequeños detalles que no importan. Lo más importante es que los bosquejos y los recursos de estudio que hagas, pueden ayudarte a obtener las calificaciones que deseas en el examen final.
  4. Priorizar las preguntas de práctica:  Las preguntas de práctica son lo más importante que puedes hacer para mejorar las calificaciones de tu examen final. Esto se debe a que ponen a prueba tu conocimiento y te ayudan a aclarar cualquier brecha que puedas tener en tu comprensión. Las preguntas de práctica también ayudan a afinar habilidades que son fundamentales para tengas éxito en el examen y hasta en la reválida que tomarás posteriormente. Lo más importante es que las preguntas de práctica te ayudan a aprender la ley y cómo aplicarla de la manera en que tus profesores esperan que puedas hacer. Entonces, incluso si esto significa un bosquejo menos completo, tómate un tiempo para trabajar en tantas preguntas de práctica como puedas en el tiempo que te queda.
  5. Es un proceso fastidioso, acéptalo: Estudiar Derecho no es cosa fácil. Mucho menos cuando estás estudiando para un examen final en el que se probará todo lo que aprendiste en un semestre. Acéptalo. Así es. Así que ahora es el momento de esforzarte tanto como puedas. Es difícil pero valdrá la pena cuando pases tus clases. Todo parece sombrío en este momento, pero si logras tomar un par de respiraciones profundas y comenzar a poner en práctica este plan, puedes recuperar el atraso y lograr la meta.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: