La educación en derechos humanos: Una agenda pendiente

por el Lcdo. Ever Padilla-Ruiz, Director Ejecutivo Comisión de Derechos Civiles

Es muy común escuchar en distintos medios y espacios, que los principales problemas del país son la falta de seguridad o el estancamiento económico. Sin embargo, uno de los problemas principales sigue siendo la falta de un proyecto de educación en derechos humanos en todos los ámbitos y niveles.

La educación en derechos humanos abarca un escenario mucho más amplio que el de la educación formal. Implica abarcar todos los espacios e instituciones que inciden en los procesos de socialización. Más que una teoría pedagógica, la educación en derechos humanos debe traducirse en una práctica real, en la que todos los seres humanos tengamos la posibilidad de reconocernos como seres con igualdad de oportunidades sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de
cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

La educación es una necesidad humana básica. Es un derecho fundamental de todos los seres humanos. Nos permite adquirir conocimientos, alcanzar mejores niveles de bienestar social y realizarnos de forma plena. Es indispensable para nuestro desarrollo económico, social y cultural. Es la clave para ampliar las oportunidades de nuestra
juventud y fundamental para la realización de todos nuestros derechos.

La Constitución de Puerto Rico consagra el derecho de toda persona a una educación que propenda al pleno desarrollo de su personalidad y al fortalecimiento del respeto de los derechos y las libertades humanas.

Cada diciembre, celebramos el mes de los derechos humanos. Este próximo 10 de diciembre, coincide con la celebración del 71 aniversario de la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948 por parte de la Organización de las Naciones Unidas. Sin duda, un documento trascendental en la vida moderna que inspiró nuestra Constitución.

Este año también, múltiples eventos se suscitaron como parte de nuestra realidad política. Los sucesos del verano son parte de nuestra historia y sin lugar a duda, tendrán un gran impacto en nuestras decisiones colectivas.

Esa nueva realidad producto de un proceso de amplia participación ciudadana, exige y requiere de una educación que forme los valores y los comportamientos necesarios para construir la sociedad inclusiva, solidaria, pacífica, progresiva y democrática. En la sociedad, hoy por hoy, se hace mucho más necesario educarnos sobre nuestros derechos para estar en condiciones y con las herramientas que nos permitan enfrentar y superar los retos que como país tenemos. Para ello es fundamental incorporar la educación en derechos humanos como paradigma para analizar, entender y transformar nuestra sociedad. Avancemos en esa dirección.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea

 

A %d blogueros les gusta esto: