Patronos: Recomendaciones para lograr un trabajo remoto a prueba de ciclones y COVID-19

El escenario se torna un poco más complejo para que las empresas expandan el trabajo remoto por el COVID-19, particularmente cuando incluimos la temporada de huracanes en la ecuación.

El abogado de derecho laboral y profesor del curso Marco legal para el trabajo remoto en el sector privado, Jaime Sanabria, explicó a Microjuris.com cinco medidas para que los patronos logren armonizar los protocolos o manuales de trabajo remoto para flexibilizar el proceso en medio de la temporada de huracanes.

El primer punto que destacó el también profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico fue que se flexibilicen los procesos de evaluación.

“No podemos evaluar a los empleados como se evaluarían si estuviesen en los centros de trabajo y en las condiciones normales”, sostuvo Sanabria.

El segundo punto que señaló el profesor fue que se revisen las políticas de trabajo remoto para contemplar el proceso que se deberá seguir en caso de que el empleado tenga que usar internet abierto para continuar su trabajo de forma remota.

Te recomendamos el curso en línea Marco legal para el trabajo remoto en el sector privado, que tiene 1.5 horas crédito, y está aprobado por el Programa de Educación Jurídica Continua del Tribunal Supremo de Puerto Rico.

De igual forma, planteó la necesidad de buscar la manera de limitar los documentos disponibles cuando un empleado tenga que usar una red abierta para continuar el trabajo remoto.

“¿Qué pasa si el empleado va al baño en un lugar con una red abierta y deja su computadora al aire? ¿Los emails van a estar encriptados? Debemos atender el proceso de seguridad y ciberseguridad para proteger los documentos de la empresa”, comentó el profesor.

“Las políticas de trabajo remoto cobran mayor relevancia durante la temporada de huracanes porque los patronos deben buscar la mayor flexibilidad posible para proteger la información, el equipo y permitirle al empleado trabajar en lugares que no necesariamente son los que estaban establecidos”, explicó el profesor.

El tercer punto que señaló Sanabria es revisar los protocolos para prevenir el COVID-19 en caso de que los empleados necesiten ir a los lugares de trabajo porque no tienen luz o agua y puedan hacerlo de la forma más segura posible.

En cuarto lugar, explicó que los patronos deberán considerar enmiendas a las políticas sobre el Fondo del Seguro del Estado para proteger al empleado si tiene un accidente.

El quinto punto que contempló el profesor fue coordinar medidas de acomodo razonable para apoyar al trabajador durante la emergencia.

El profesor también reconoció que las medidas que tomen los patronos pueden ser complejas porque Puerto Rico ya enfrenta varios meses de pandemia y una economía más lenta.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: