NOTICIAS

Lupa desde el derecho: Afganistán

¿Estado fallido? Te lo explicamos.

Por Daniel Rivera Vargas

Si eres de quienes se desconectan en el fin de semana, y de repente comenzaste a ver noticias el lunes, te enteraste que en Afganistán, un país donde miles de puertorriqueños pelearon como parte del ejército de Estados Unidos por 20 años, de repente había caído nuevamente en control del Talibán, el grupo vinculado a la caída del 11 de septiembre y Osama Bin Laden.

¿Qué pasó en Afganistán?

El expresidente del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, profesor en el Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad de Puerto Rico y del programa de maestría en derecho de la Universidad Interamericana, Alejandro Torres Rivera, explicó a Microjuris que lo ocurrido en los pasados días en Afganistán no es otra cosa que el desenlace de las políticas impulsadas por Donald Trump, y finalmente ejecutadas por el hoy presidente Joe Biden.

Recordó que el talibán no es otra cosa que grupos guerrilleros que fueron impulsados por Estados Unidos para la época de la guerra fría en su intento por tratar de evitar que ese país fuera controlado por los rusos.

Torres Rivera dijo que resulta que parte de la política exterior de Trump fue acercarse a rivales de Estados Unidos, como muy conocidamente lo hizo en Corea del Norte y reuniéndose en varias ocasiones con el gobernante de ese país, Kim Jong-un.

También lo hizo con el talibán, incluyendo un acuerdo de febrero de 2020 en Quatar, a la que asistió el secretario de Estado del entonces presidente republicano, Mike Pompeo, y en el que no participó el entonces gobierno afgano, quienes expresaron inconformidad con esas acciones.

Según partes noticiosos internacionales, hubo posteriormente otros encuentros de Pompeo con los talibanes.

El detonante final de la llegada del talibán fue la decisión de Biden de retirar las tropas estadounidenses antes del 11 de septiembre de 2021, y cuando ya esa fuerza militar se había ido del país, los talibanes comenzaron un avance que les permitió tomar Kabul este domingo, mientras el otrora presidente Ashraf Ghani huía del país.

«Ahora lo que vamos a ver es una consolidación del gobierno del Talibán», dijo Torres Rivera, quien advirtió que, aunque es incierto qué exactamente va a pasar, nuevamente pudiera haber partes del país que se conviertan en áreas para fomentar el extremismo islámico, que hoy día se mantiene en cerca de 60 países del mundo, con algunas organizaciones fuertes como Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés)

¿Un estado fallido?

La caída del gobierno de Ghani no representa un «estado fallido», aclaró Torres Rivera.

El profesor explicó que, contrario a lo que significa un «estado fallido», el gobierno derrotado cumplía con las características reconocidas de un Estado, como una fuerza de seguridad establecida.

El problema fue que era una fuerza que no respondía al país, sino que era de los aliados y de Estados Unidos.

Cuando se va esa fuerza militar, casi de inmediato entra en poder del talibán, y ahora falta por ver si logran mantener su poder militar y un régimen.

Si el talibán falla en dar esa estabilidad, entonces se puede hablar de un estado fallido. Eso fue lo que pasó, explicó el profesor y abogado, con Libia.

Cuando cayó Muammar Gaddafi en el 2011, nadie logró estabilizar el país, y hay tres grupos en constante pugna. En Libia, por lo tanto, sí hay un «estado fallido».

La llegada al poder del talibán en Afganistán es también una dramática lección de historia, porque el regreso del talibán se trata de una repetición de lo que ha marcado esa región del mundo por décadas: ningún imperio o potencia, y varios lo han intentado, ha logrado conquistar esa región del planeta.

«Ni lo logró Alejandro Magno, ni el imperio inglés, ni los rusos, ni ahora Estados Unidos y sus aliados», dijo Torres Rivera, también presidente de la comisión para el estudio del desarrollo constitucional de Puerto Rico del Colegio de Abogados.

Estados Unidos y sus aliados invadieron Afganistán en 2001, poco después de los ataques terroristas a las Torres Gemelas, y el Pentágono del terrible 11 de septiembre. Aunque el ataque fue librado por el grupo al-Qaida, gran parte de sus entrenamientos fueron en Afganistán y con el aval del gobierno talibán, que regía el país en aquella época tras doblegar un gobierno prosoviético en la década del 80.

La derrota de la entonces Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS) hace 40 años es significativa porque los rusos, principal grupo de la URSS, han sido por siglos muy exitosos militarmente, doblegando en su momento al emperador Napoleón Bonaparte, al dictador Adolf Hitler y a los nazis.

Torres Rivera explicó que lo que se conoce hoy como Afganistán es la zona del pueblo Pashtun, que en algún momento se hizo una raya imaginaria para dividirlo entre ese país y Paquistán.

El gobierno derrotado nunca realmente controló todo el territorio porque, como enfrentaron los soviéticos antes que Estados Unidos y sus aliados, en esa zona Pashtun quienes realmente gobiernan son señores de la guerra en especies de tribus, que nadie ha podido controlar por las características tan duras de ese país, como difíciles vías de comunicación, el frío, y la topografía.

¿Qué es lo próximo?

En términos del derecho internacional, hay que ver cómo se desarrollan los acontecimientos, dijo el expresidente del Colegio.

«El que ganó (el talibán) va a constituir gobierno… Va a estar mediatizadas por el interés del talibán de no cometer errores, pero ellos van a imponer su gobierno, y habrá que esperar a ver cuál va a ser el gobierno que establezca y que dificultades tendrá para su desarrollo y permanencia”, afirmó.

¿Y las mujeres?

Torres Rivera anticipó un periodo muy difícil para las mujeres en Afganistán.

«En términos de las mujeres, creo que les espera una vuelta al pasado, a lo que fue el gobierno del Talibán, creo que para las mujeres esto va a ser un espacio oscuro adicional, y veremos que independientemente de lo que dicen en estos momentos el gobierno, va a suceder cosas terribles en términos del ejercicio de derechos, del control de su cuerpo, de su educación, su vida pública, va a ser terrible para la mujer», sostuvo.

Visión de Estados Unidos

Estados Unidos queda muy mal parado con todo lo que está ocurriendo, tanto en la escena global como a nivel interno.

En términos de percepción internacional, los sucesos en Afganistán son un duro momento para Estados Unidos, con imágenes que Torres Rivera comparó con lo que se vio cuando los estadounidenses perdieron Vietnam en 1973.

Reflejan también cómo, según Torres Rivera, con esas políticas exteriores de Trump, Estados Unidos vio afectada la relación con sus aliados en el mundo, que habían sido trabajadas por la administración de Barack Obama, causando incluso mofa internacional por “ese zigzageo”, y Biden heredó lo que hizo el pasado presidente.

Internamente en Estados Unidos, Torres Rivera dijo que se verá «mucha tiraera» entre republicanos y demócratas responsabilizándose mutuamente por la derrota en Afganistán.

¿Ya te suscribiste a Microjuris?
laboral bundle
A %d blogueros les gusta esto: