NOTICIAS

¿Dónde debes estar a un mes de la reválida general?

Las licenciadas Melanie Rivera Ruiz y Ninotchka Figueroa Rosado compartieron algunos consejos para quienes se aproximan a tomar el examen.

Por Valeria Alicea Guzmán

A un mes de la reválida, entrevistamos a las licenciadas Melanie Rivera Ruiz y Ninotchka Figueroa Rosado para compartirles algunos consejos.

Existen tres factores importantes a los que debes prestar atención: académico, físico y mental.

Con relación a la parte académica, la abogada Rivera Ruiz comentó que ya debes estar practicando exámenes y repasando esos puntos débiles que identificaste en los meses anteriores.

«En esta etapa,  yo aprendí de profesores que 30 días antes de la reválida tienes que estar ejecutando en exámenes para enfrentarte al tiempo, al nerviosismo, a hacer el examen  y a ver cuál es el modelo de corrección de la Junta», añadió.  

Por su parte, la licenciada Figueroa Rosado recalcó que lo más importante es que confíes en ti y en tu potencial. «Confiar en que has hecho todo lo humanamente posible para estar preparado para el gran día. Lo que queda es terminar de estudiar la última ronda y reforzar las materias o áreas en las que tengas dudas».

Crea un balance

¡No te satures! Es importante que crees el balance entre los estudios y el descanso. Ya estas en la recta final y no puedes descuidar tu salud física. 

En el caso de Rivera Ruiz, a un mes de la reválida, separó los fines de semana para descansar y despejar la mente. También recomendó que, si te funciona mejor, puedes estudiar y pautar horas de descanso durante la semana.

«Tienes que estar físicamente, mentalmente y académicamente preparado. Si esa ecuación de tres no está bien, puedes tener todo el dominio de la materia y cansarte o desesperarte. Incluso, puedes estar en el examen y que te de un agotamiento físico y un sueño que no puedas aguantar», sostuvo la licenciada Rivera Ruiz. 

Para Figueroa Rosado,  no se deben cambiar los hábitos de estudio. «Aunque, si eres una persona que estudia mayormente en las noches, deberías empezar a estudiar a la hora del examen para que tu cuerpo se acostumbre a estar activo a la misma hora a la que lo ofrecen. Durante el día,  siempre saca un tiempo de relajación para ti», dijo.

Recuerda lo que nos mencionó la psicóloga clínica Wanda Torres Hernández hace unas semanas: La salud emocional influye en el bienestar físico y hasta en la forma en la que te relacionas con otras personas. «Va a tener un impacto directo en la manera en la que pensamos, nos comportamos y nos sentimos».

Tanto la preparación para la reválida como el desempeño el día del examen tienen que ver también con la actitud y circunstancias emocionales.

«Es un reto de confiar en lo que ya hiciste. El día de la reválida estás frente a otro examen más. […] Estás preparado, pero el juego mental de ‘si lo estoy haciendo bien’, ‘no sé la respuesta’, ‘cuánto tiempo llevo’, ‘no estudié esto’, ‘este es el tema que no me gusta. Tú no puedes enfrentarte al examen pensando en lo que dejaste de hacer o lo que no dominas o estar pendiente solo al tiempo», mencionó Rivera Ruiz. 

Ante esta realidad, debes identificar qué método te ayuda a bajar los nervios y la ansiedad. Algunas personas escuchan música, reflexiones o meditan. Para Rivera Ruiz, la meditación y el ‘estar aquí y ahora’ es una excelente herramienta para el día del examen.

«El reto no es académico, el reto es tener el 100% de la atención en el examen. Pasaste tus examenes, tus clases, ya estás preparado para el examen y de eso no hay duda. Lo que tienes que hacer es confiar en que tu capacidad va a estar 100% allí y vas a hacer lo mejor que puedas hacer», aclaró. 

Confía en ti

Cuando estás a tan solo un mes del examen, según Figueroa Rosado, uno de los mayores retos es no dudar de ti, porque, aunque hayas estudiado o estes terminando tú última ronda de estudio, sientes que no te sabes nada.

«Por esto es que digo que uno debe tener una mente positiva y confiar en que vas a conseguir el tan anhelado PASS. Un mes se va volando y hay veces que vas a sentir que te falta un mundo por leer y que el tiempo no te da o que el método que estas usando no es el mejor para estudiar y dices ‘déjame cambiar de método de estudio’. Lo cual no lo aconsejo para nada. Una vez termines de leer todo tu material para la reválida, repasa lo que creas que es más importante, repasa las reválidas de los años anteriores y practica con escoges para que crees el hábito a la hora de tomar el examen. A medida que pasan los días, recomiendo que reduzcan el material de estudio para que lleguen descansados al día del examen», aconsejó Figueroa Rosado.

«Tienes que decirte a ti mismo está es mi gran oportunidad y la voy a agarrar hasta que lo logre. No te aferres a que no te va a dar tiempo, que no cubriste un material o entendiste una doctrina. En todo momento, tienes que creer en que ese examen es tuyo y que lo vas a pasar», añadió Figueroa Rosado. 

Lo más importante: No llegues negativa o negativo al examen. ¡Confía en el proceso!