NOTICIAS

Daisy Calcaño: Una presidencia llena de retos, logros y grandes cambios para la abogacía

Repasando su presidencia la Lcda. Daisy Calcaño López, rememora sus primeros días desde su juramentación el 19 de septiembre de 2020. Llegó al CAAPR llena de sueños, proyectos y metas por el gremio y por el país, en medio de la pandemia del COVID 19.

Por Daniel Rivera Vargas

Al ser entrevistada a días de dejar su cargo, la cuarta mujer en la historia en asumir la presidencia del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, Daisy Calcaño, de inmediato comienza a hablar de proyectos de ley que aún se encuentran en el trámite legislativo y que son en beneficio a la comunidad jurídica.

Se trata de una medida para mejorar los aranceles de los notarios en diversas partidas, y el segundo, busca una enmienda al artículo 34 de la Ley Notarial para permitir que, en ciertos casos de emergencia, baste una certificación del secretario o secretaria de Estado, como custodio de la fe pública, para dar seguridad jurídica al instrumento.

La ética de trabajo de Calcaño a días de dejar la presidencia no solo se manifiesta en los proyectos legislativos que desea impulsar, sino que el pasado viernes de esa semana, tenía en agenda diez vistas judiciales para defender abogados y abogadas que enfrentan procesos de desacatos civiles y criminales en la presidencia.

Esto es cónsono con la labor del Cuerpo de Procuradores que Calcaño ha ayudado a promover en su término como presidencia, y dándole continuidad a una de las áreas a la que ha dedicado su práctica: representar abogados y abogadas en casos éticos.

Es un compromiso de trabajo por la abogacía que, según Calcaño, va más allá de la presidencia, y que continuará cuando se reintegre a la profesión privada, incluyendo seguir llevando casos éticos.

“Seguiré trabajando por el gremio y por el mejoramiento de la profesión, lo haré desde donde me encuentre”, dijo Calcaño.

La presidenta saliente se expresa complacida de la labor realizada por los pasados dos años, periodo que explica ha sido agotador, no solo por los retos de la presidencia, un cargo sin sueldo que requiere mucho compromiso, al punto que ella cerró su anterior oficina legal, pero también por la pandemia.

Calcaño juró a la presidencia del Colegio en 2020 en medio de las restricciones del coronavirus, que como parte de sus efectos al país impactó a la comunidad jurídica, que ha tenido que sumergirse, por ejemplo, en los procesos de videoconferencia.

“Fue bien difícil (la pandemia) fue extremadamente difícil, no sé ni cómo decírtelo”, sostuvo.

A pesar de las dificultades agravadas por la pandemia, hubo logros, como que se detuvo la pérdida de colegiados, relató.

“Yo tomé el Colegio en un momento crítico, donde era la matrícula más baja… Por primera vez desde la descolegiación compulsoria hemos tenido una sumatoria. Yo recibí el Colegio con 2,647 colegiados y colegiadas, luego 2,963 y no hemos terminado el año y tenemos 2,810, así que me he convertido en la primera presidenta desde que se descolegió nuestro colegio que no he perdido (matrícula), he sumado. A pesar de las personas fallecidas, de los que se han dado de baja, tengo una factura positiva”, sostuvo la presidenta.

Más allá del tema de la cantidad de colegiados, Calcaño dijo que durante su presidencia el CAAPR impulsó y logró las primeras 34 enmiendas al Código Civil, incluyendo aspectos como que no se embargue el salario mínimo federal en asimos de cobro de dinero ni que se puedan embargar vehículos salvo los de colección.

También, se ha comparecido a la legislatura en 150 ponencias escritas y presenciales; se celebró un congreso de familia, de derecho penal, el primero del Código Civil del 2020, múltiples foros, el Colegio ha mantenido su presencia social en actos como oponerse al contrato de LUMA, comparecer como amigo de la corte en varios pleitos, incluso ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, junto a otras organizaciones repartir alimento y ayuda en las islas municipios de Vieques y Culebra y celebrar 20 clínicas legales en todo Puerto Rico, atendiendo a cientos de personas, muchos de los cuales cuentan ahora con un abogado o abogada pro bono representando su caso.

“¿Qué se me quedó en el tintero? Nunca pudimos ver el proyecto de los cánones de ética del Tribunal Supremo. Eso nos llena de insatisfacción porque en nuestra primera reunión con la primera presidencia nos dijo que estaba para junio de 2021 y ahora nos encontramos que nombró a una nueva comisión. También se nos quedó en el tintero que tampoco entró a considerar las reglas procesales de los procedimientos disciplinarios. En ese sentido se me quedó en el tintero, pero no depende de mí”, sostuvo.

Pasada la etapa como presidenta, Calcaño ofrecerá sus servicios de abogada desde una nueva oficina cerca del Tribunal de San Juan, para dedicarse a temas como ética, familia, civil general y notaría.

Además, se encuentra estudiando el tema de la prescripción de las quejas contra los juristas, esto a base del Código Civil que establece que las quejas contra profesionales prescriben a los dos años, para lo que sacará tiempo para escribir, investigar y consultar académicos y otros abogados y abogadas con posiciones diversas sobre el tema.

Intentos anteriores de poner un término prescriptivo a las quejas contra abogados y abogadas se han enfrentado a decisiones del Tribunal Supremo de Puerto Rico que, amparado en el poder inherente de regular la profesión, no ha establecido límites al tiempo para querellarse contra un letrado.

“Todo empleado tiene derecho a escoger su trabajo. Esa es la protección constitucional. Que nos encaminemos a una profesión respetada, empática, solidaria y unida en pro del mejoramiento del ejercicio de la abogacía y la notaría. Esa es mi aspiración. Lo fue como presidenta, luché por eso, y lo es como integrante de la práctica de la profesión”, añadió.

También desea que próximamente llegué otra mujer a la presidencia. “Me gustaría que hubieran más, es necesario que haya más posibilidades de que más mujeres aspiren a ser presidentas del Colegio”, dijo.

Asimismo, dijo que se mantendrá trabajando en posibles enmiendas al ordenamiento notarial. “Tengo como 12 enmiendas a la Ley Notarial que voy a estar trabajando poco a poco”, sostuvo.

La Asamblea 182 del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico se celebra del lunes, 5 de septiembre al sábado, 10 de septiembre en el Hotel Royal Sonesta de Isla Verde bajo el lema “Hermandad Legal, solidaridad, empatía y respeto”.

Además de numerosos foros y cursos, la actividad culminará el sábado con la elección del nuevo presidente de la institución. La votación electrónica ya está encaminada y cesa el miércoles próximo a las 11:59 p.m., pero los días subsiguientes se votará presencialmente en la asamblea hasta el sábado a las 4 pm cesan las votaciones y se pasa al escrutinio.

Los abogados que aspiran a la presidencia son Manuel Quilichini y Marcos Rivera.