NOTICIAS

Conceden tiempo para que escuelas de derecho entren en cumplimiento con el Estándar 316

La ABA otorgó una extensión de hasta tres años a la Facultad de Derecho de la UIPR y a la Escuela de Derecho de la PUCPR. 

Por Valeria Alicea Guzmán

El decano de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Ponce (PUCPR), Fernando Moreno Orama, expresó que la American Bar Association (ABA, por sus siglas en inglés) ha sido justa tras otorgar una extensión de hasta tres años para que las escuelas de derecho cumplan con el Estándar 316. 

Según el licenciado, la ABA ha escuchado los reclamos de las escuelas de derecho, la comunidad jurídica y la asamblea legislativa. «Dentro de las facultades que les concede el Departamento de Educación federal, la ABA nos concedió el tiempo máximo para entrar en cumplimiento con el estándar», indicó en entrevista con Microjuris.  

En un artículo publicado en ABA Journal, la agencia requiere una tasa de aprobación de la reválida general de al menos el 75% dentro de dos años. La ABA otorgó una extensión de hasta tres años a la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (UIPR) y a la Escuela de Derecho de la PUCPR. 

Asimismo, en el escrito indican que para determinar el cumplimiento del Estándar 316 utilizaron la tasa de aprobación de la reválida general de 2019 y consideraron otros factores. 

Según la ABA, la tasa de aprobación de Inter Derecho fue de 60% para los graduados de 2019, 55.43 % para los graduados de 2018 y 64.49 % para los graduados de 2017.

En el caso de la Escuela de Derecho de la PUCPR, la tasa de aprobación fue del 45.53 % para los graduados de 2019, del 52.08 % para los graduados de 2018 y del 70.87 % para los graduados de 2017. 

Ante la pregunta de por qué Puerto Rico es uno de los territorios con la tasa de aprobación más baja, Moreno Orama comentó que  una de las razones tiene que ver con el diseño del examen de la reválida. 

«En la resolución publicada por el Tribunal Supremo se reconoce que con el cambio de nota la tasa de aprobación debe mejorar en cerca de un 10 o 15%, lo que es una mejora pero no necesariamente suficiente para que las tres escuelas alcancemos el estándar requerido por la agencia acreditadora. En las universidades siempre tenemos espacio para mejorar, pero en este tema nos hemos topado con un muro invisible que limita cuántas personas aprobarán el examen», destacó. 

Sobre los recientes cambios relacionados con la reválida, el decano aseguró que el ajuste a la nota de pase es un buen primer paso. Sin embargo, dijo que aún hay que replantearse todo el tema de la admisión a la profesión.  

«En los Estados Unidos se están dando pasos acelerados en la transformación de estos procesos y en Puerto Rico no podemos correr el riesgo de seguir rezagados en estos temas. Ya otras profesiones toman exámenes uniformes que les permiten practicar en Puerto Rico y en los Estados Unidos y en la profesión legal seguimos alimentando un insularismo que no nos hace bien», sostuvo.

«No estoy diciendo que el cambio tiene que ser radical hacia la uniformización del examen, pero por lo menos comenzar la conversación y determinar dónde queremos estar en cinco, diez y quince años en este tema. Si no lo hacemos estaremos siempre batallando para ponernos al día con los requerimientos de las agencias acreditadoras, pero también en desventaja en cuanto a las oportunidades laborales de nuestros egresados», añadió.

De igual forma, el abogado resaltó que en la Escuela de Derecho de la  PUCPR han trabajado con el tema de la reválida por más de diez años. 

«En primer lugar revisamos tanto la política de admisiones como la política académica para asegurarnos que las personas que estudian aquí están cualificadas y que una vez comenzados sus estudios están teniendo el aprovechamiento académico necesario para aprobar el grado satisfactoriamente y luego el examen de reválida», compartió. 

Además, contó que desde la institución impulsaron un departamento para la preparación de las y los alumnos para la reválida. El programa incluye un curso requisito el último semestre, exámenes simulados de la reválida, mentoría y acompañamiento en el proceso de estudio y consejeros profesionales que trabajan el proceso de estudio individualizado con cada aspirante independientemente de su año de graduación. 

Con relación a la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el artículo expone que tiene las tasas más altas del territorio. Para los graduados de 2019, la tasa fue de  69.87%; para los graduados de 2018, 77.51%, y para los graduados de 2017, 78.47%.