NOTICIAS

FRÍSAME busca arropar esta Navidad

La iniciativa liderada por la jueza Sonia Vélez Colón tiene como objetivo recolectar frisas para las personas sin hogar.

Por Valeria Alicea Guzmán 

Para la jueza Sonia Vélez Colón, «FRÍSAME» es el más hermoso acto de amor porque es el acto de arropar. 

Es la entrega de una frisa a una persona sin hogar lo que la licenciada describe como una de las iniciativas que más satisfacción y regocijo le brinda. 

«Esto es un acto de amor. Aquí yo no estoy buscando nada. Es una responsabilidad en la que te das cuenta de la sensibilidad de las personas de este país. Esto ha sido muy revelador de lo dadivoso que es este pueblo que incluso en Fiona o en momentos difíciles están dispuestos a dar», expresó en entrevista con Microjuris. 

El génesis del proyecto se remonta a una iniciativa que impulsó la Rama Judicial cuando Vélez Colón trabajó la dirección de la Oficina de Administración de Tribunales bajo la presidencia de Federico Hernández Denton.

«Nuestro primer plan estratégico que se llamaba Obra de Justicia, que corría para los años 2006 al 2011 contempló darle una mirada a los sectores vulnerables del país y particularmente a las personas sin techo. Tanto fue el compromiso que para febrero de 2010 publicamos un protocolo para personas sin hogar, que aún sigue vigente», detalló.  

¿Qué pretendía el protocolo?, preguntó Microjuris.

Vélez Colón indicó que el protocolo buscaba que al presentarse una persona sin hogar a los tribunales, aunque no hubiese un asunto legal o un caso que atender, tuvieran la sensibilidad de identificar que había un problema social que atender y dirigir a esa persona hacia recurso para dar atención a su necesidad. 

A través de la implementación del proyecto desde la Rama Judicial, la abogada contactó al senador José Vargas Vidot, quien se distingue por trabajar para la población de personas sin hogar, para que compartiera sus vivencias y experiencias. «Eso me permitió establecer una conexión con el senador Vargas Vidot, que se convirtió en una amistad, admiración y respeto mutuo», añadió.  

Luego de unos años, justo para la época navideña de 2020, la jueza recibió un video de algunos 30 segundos del doctor Vargas Vidot. 

«Él estaba enfocando a un caballero que estaba arropando a una persona sin hogar y él decía: ‘Estamos aquí en el más hermoso acto de amor, en el acto de arropar'», compartió.

En ese preciso momento, Vélez Colón supo lo que quería hacer: recoger frisas para arropar a los más necesitados. “Enero y febrero son los meses más fríos de nosotros (en Puerto Rico). Yo creo que este es un buen momento para ayudar”. 

Con el apoyo de amigos, familiares y compañeras y compañeros de la profesión legal, y en colaboración con Iniciativa Comunitaria y otras organizaciones comenzó a poner en práctica la iniciativa «FRÍSAME».

«FRÍSAME» desde la academia

Vélez Colón también funge como profesora en la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico y en la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Ponce

La abogada resaltó que la iniciativa de arropar a las personas sin hogar trasciende a la formación de futuros profesionales del derecho. 

Por medio del proyecto y las clases que imparte, la licenciada busca visibilizar la situación de personas vulnerables y crear una sensibilidad para que no se hagan invisibles ante las y los estudiantes.

«La idea de esto, por ejemplo, con mis estudiantes no es hacer de esto una cosa permanente. Yo les digo a ellos si tenemos identificada la población, si sabemos las causas y dónde están porque hay un conteo, tenemos que exigir servicios para estas personas, tenemos que exigir servicios para que esa población disminuya. Que la condición económica del país no sea una excusa para no darle atención a estas personas», sostuvo. 

Además, destacó que no importa cuán grande o pequeño sea el grupo siempre siembra en ellas y ellos una semilla que le asegura que la población no pasará por desapercibida.

«Yo quiero que estén conscientes de que el derecho no es solamente para los bufetes y los que litigan en el piso 9 de San Juan. El derecho es para la gente de Yauco, de San German, Lares, Aguadilla y Moca porque ese es nuestro pueblo y a ese es quien le sirve el derecho», afirmó. 

Asimismo, hizo un llamado a hacer del derecho un mecanismo para una mejor vida, una mejor convivencia y un bien común. «Para rescatar a los descartados, a los que se quedan a la orilla del camino. A los que por la sociedad que tenemos que no es equitativa que no todos recibimos lo mismo pues podamos recatar y le podamos dar servicio».

La profesora mencionó que recibe mucha alegría y satisfacción al reconocer que el país aún tiene valor y que da de lo poco que tiene. «Arropamos el cuerpo, pero también arropamos el corazón, arropamos la mente y el cariño de la gente», puntualizó.  

Si desea ayudar u obtener más información del proyecto, puede comunicarse al 787-240-0450 o al 787-767-8043. También puede acceder a la página de Facebook de Hablando Derecho.