NOTICIAS

Los 5 errores de citación más comunes en los escritos jurídicos

¡No queremos ver esos errores en el 2023!

Por Perla del Mar Rodríguez Fernández

El Manual de Citación Uniforme es tu amigo. No hay por qué temerle. En caso de que la citación, la redacción y la investigación te abrume, te vamos a ofrecer algunas recomendaciones para perder ese miedo en el 2023.

Microjuris conversó con la jefa de redactores de In Rev, Fabiola Pérez Pamblanco, para conocer los errores más comunes en la citación para que en el 2023 puedas brillar en la redacción, la citación y la investigación.

Veamos esos errores comunes.

1. No corroborar el suplemento del tomo

Pérez Pamblanco explicó que se supone que cuando se vaya a citar una ley, se confirme físicamente si la ley (en caso de que esté enmendada) está en el suplemento del tomo correcto.

Sin embargo, la también estudiante de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico sostuvo que esa práctica se vio afectada por la pandemia porque esa confirmación solo se puede hacer físicamente. Por eso, la corroboración del suplemento del tomo es uno de los errores o faltas comunes que terminan editando las personas que componen la revista.

2. Mal uso del «supra»

La jefe de redactores de In Rev, que es la versión digital de la Revista Jurídica de la Universidad de Puerto Rico (UPR), señaló que otro de los errores comunes es que las personas mal usen el «supra».

El «supra» es una palabra latina que quiere decir arriba o encima. El «supra» se usa cuando se pretende hacer referencia a una fuente citada previamente en el texto, pero que no le precede inmediatamente. Se escribirá siempre en bastardillas (Italic, en inglés). Corresponde a la Regla 4.2 del Manual de Citación Uniforme.

«Se supone que no lo utilices con fuentes primarias. El supra es solo para las fuentes secundarias», sostuvo. Por ejemplo, no se puede usar para mencionar casos, leyes, reglamentos administrativos u otras fuentes primarias. Se utiliza exclusivamente para citar libros, revistas, tratados y otras fuentes secundarias.

3. No decir la página del caso que estás citando

Pérez Pamblanco recordó que es importante citar la página donde comienza el caso, pero sin perder de vista la página exacta a la que haces referencia.

«Cuando citas un caso, también se supone que me pongas la página donde está lo que estás citando», recordó la jefa de redactores.

4. Una cantidad de citas razonable

No hay un número ideal de citas. Sin embargo, Pérez Pamblanco sostuvo que es razonable que en un escrito jurídico que es principalmente basado en la voz de la persona que redacta, haya entre 30 y 40 notas al calce. En escritos jurídicos donde se exponen los puntos de vista de varios autores o se citan fuentes de derecho, al menos deben haber más de 50 o 60 notas al calce para que el escrito no sea una total bandera roja.

5. Una combinación de redacción y citación: uso pasivo de las palabras

Un error frecuente que se extiende a la redacción es el uso pasivo de las palabras.  «Hay algo que dificulta más la lectura y es que el uso pasivo de las palabras», sostuvo Pérez Pamblanco.

Para la estudiante de derecho, la clave es: sujeto + verbo + predicado. No intercambies el orden.

Lecciones aprendidas

Pérez Pamblanco también comentó a Microjuris que existe una serie de lecciones aprendidas que cualquier persona puede integrar durante su investigación jurídica.

Veamos.

1. Aprender a terminar

Cuando estés investigando, tienes que saber cuándo parar. «Una buena forma de saber cuándo parar es cuando la información empieza a llevarte a la misma fuente», explicó. Ahí terminaste.

2. Evitar la monotonía

Explora tu creatividad. Los escritos jurídicos no tienen por qué ser parecidos, monótonos o aburridos. «El hecho de que sean escritos formales o profesionales, no significa que no puedes jugar con las comparaciones y añadir creatividad», recomendó Pérez Pamblanco.

3. Encontrar otros ojos

Busca mentoría. El mejor escrito de Pérez Pamblanco no descansó solo en la investigación jurídica. Buscó a un profesor retirado que se especializaba en el tema que estaba investigando. «En las conversaciones por email, me ayudó tanto», destacó.

Resoluciones 2023

La estudiante de derecho también compartió algunas resoluciones que cualquier estudiante de último año.

Veamos.

1. Una mente abierta sobre los estilos de redacción y citación

En las escuelas de derecho nos enseñan a redactar y a citar de acuerdo con el Manual de Citación Uniforme. Sin embargo, «en la práctica, los jueces y los abogados tienen sus estilos», explicó Pérez Pamblanco. En fin, si escribes para un tribunal o una firma legal, no deduzcas su estilo. Pide documentos de ejemplo. Es posible que tengan estilos particulares.

Por ejemplo, en lugar de usar notas al calce, puedes usar citas dentro del texto o In-Text Citations. La cita dentro del texto es la forma abreviada de la referencia que se incluye en el cuerpo del escrito. Proporciona la información suficiente para identificar la fuente en la lista de referencias.

2. Considera ser parte de una revista jurídica

Si puedes comprometer dos años, considera unirte a una revista jurídica para pulir tus destrezas de redacción o citación. Durante el primer año, maduras tus destrezas en alguna revista digital. En el segundo año, considera solicitar ser parte de un cuerpo editorial o de redactores de la revista tradicional.

Si el tiempo se acaba, busca un seminario donde puedas desarrollar una monografía sobre un tema que te apasione y que eventualmente puedas publicar, recomendó la estudiante de la Escuela de Derecho de la UPR.

3. Afina la investigación porque será clave en tu desarrollo profesional

No te fíes cuando te digan que la investigación y la redacción es un asunto secundario para sobresalir en la profesión legal. Te mienten, aseguró Pérez Pamblanco. «La calidad se define en tu poder de redacción y persuasión a la hora de redactar», señaló.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!