Tribunal Supremo confirma funciones limitadas del Registrador al momento de calificar

Tribunal SupremoDescargue el documento: Roberto Pérez Rivera, Lissette María Rivera Guzmán y la Sociedad de Bienes Gananciales compuesta por ambos, Peticionarios v. Registradora de la Propiedad de San Juan, Sección Segunda, Hon. Carmen E. Ávila Vargas, Recurrida

Hoy reafirmamos una característica fundamental de nuestro ordenamiento registral inmobiliario: la facultad limitada de un Registrador de la Propiedad al momento de calificar.  Específicamente, resolvemos que un registrador no puede revisar la razonabilidad y la validez de unas condiciones restrictivas inscritas previamente en el Registro de la Propiedad.

[E]l Artículo 64 de la Ley Hipotecaria, 30 L.P.R.A. sec. 2267, dispone que los registradores únicamente podrán revisar los documentos que se presenten ante el Registro, los asientos registrales vigentes y las leyes. Dicho de otra manera, el registrador no puede fundamentar su determinación en lo que no conste en los títulos presentados y en el contenido del Registro. Además, le está prohibido descansar en suposiciones o interpretaciones al evaluar los documentos presentados ante el Registro.

El Artículo 64 de la Ley Hipotecaria también establece que los registradores carecen de la facultad para evaluar la validez de las calificaciones efectuadas y de los asientos extendidos anteriormente por otros registradores o por ellos mismos.  Basándose en el principio de legitimación, dicha disposición decreta que tales asientos extendidos, así como los actos inscritos, gozan de una presunción de validez y deben ser respetados por el registrador hasta tanto los tribunales declaren su nulidad.

Por todo lo anterior, resolvemos que la Registradora actuó correctamente al denegar la inscripción solicitada ya que, debido a sus facultades limitadas al momento de calificar, estaba vedada de revisar la razonabilidad y la vigencia de unas condiciones restrictivas inscritas en el Registro como parte de una servidumbre en equidad.  Esta determinación le compete únicamente a los tribunales mediante un recurso de sentencia declaratoria.

A %d blogueros les gusta esto: