NOTICIAS

Juez Presidente con historia y futuro

Federico Hernández Denton

por Yarelis Del Carmen Rivera, JD

La ceremonia de despedida del juez presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Federico Hernández Denton, estuvo marcada por alocuciones en las que se resaltaron sus cualidades profesionales y humanas. Los mensajes de la tarde contaron anécdotas, analizaron historia y auguraron un futuro productivo al funcionario saliente, quien ocupó la posición por 10 años.

Fue en el Centro de Recepciones de Gobierno, Antiguo Casino de Puerto Rico en Viejo San Juan, donde decenas de juristas, profesores, políticos y familiares se reunieron para despedir a Hernández Denton, quien el próximo sábado, 12 de abril de 2014 cumple 70 años, edad que hace oficial su retiro del servicio a la Rama Judicial, luego de 29 años de labor.

La sesión extraordinaria del alto foro que fue llevada a cabo para la ocasión tuvo como oradores a los licenciados Francisco Rebollo López y José Andreu García, ex juez asociado y ex juez presidente del Tribunal Supremo (TS), respectivamente.

Rebollo López aseguró que no consideraba el acto de hoy como uno de tristeza, sino como uno de celebración para reconocer “un trabajo bien realizado, unas altas expectativas alcanzadas”. El abogado halagó al juez saliente, describiéndolo como “un gran jurista, un gran administrador y un mejor amigo”.

“Le puedo asegurar, amigo, que definitivamente hay vida después de los 70. ¡Se lo garantizo! Y estoy dispuesto a aseverarlo bajo juramento y paso el polígrafo también”, concluyó Rebollo López, entre risas.

Por su parte, el licenciado José Andreu García describió a Hernández Denton como “uno de los más esforzados colaboradores de este servidor en sus funciones de dirigir el Tribunal. Fue una persona sinceramente preocupada por los problemas de la justicia que desde muchos años han aquejado al País. En su empeño de mejorar esa justicia de la cual formamos parte todos los presentes se convirtió en un esforzado y aventurero y precursor de nuevas técnicas para la radicación de asuntos ante los tribunales, precursor de nuevos programas para el acceso a los tribunales… pero más que nada, exhibió siempre una especial delicadeza en su trato personal con los integrantes del alto foro y funcionarios del mismo”.

“No siempre coincidimos en su visión de algunos de los casos que firmó pero siempre mantuvo la mayor serenidad en la discusión y siempre buscaba consenso entre todos”, también destacó Andreu García. “Hay vida después de los 70, pero amplío eso para decirte que hay vida después del Tribunal Supremo”, terminó diciendo.

Luego, el ex gobernador Rafael Hernández Colón, responsable del nombramiento de Hernández Denton, manifestó que el mayor reto del funcionario saliente al ocupar un espacio en el TS en 1985 fue compartir labores con jueces de ideologías distintas a la suya.

“Su desempeño ha dejado huella en las tres funciones más importantes de este rol: la administración de la Rama, la función como jurista al emitir opiniones y la función como líder para llevar al Tribunal a hacer sus determinaciones”, sostuvo el ex gobernador.

“Su gestión presidencial ha sido en todo momento una de respeto y colaboración con sus compañeros jueces, logrando que fluyera el proceso decisional, aún cuando hubiesen diferencias sobre los casos”, continuó Hernández Colón.

Además, el ex primer mandatario señaló que las cualidades de próximo juez presidente llaman a que la persona elegida sea íntegra, valiente para defender la Rama, que sepa exponer sus posiciones frente a sus compañeros, que conozca de derecho para que sus opiniones sean respetadas, con capacidad para conciliar posiciones, y recta, pero compasiva.

Los jueces asociados del TS, Liana Fiol Matta, Erick Kolthoff Caraballo, Edgardo Rivera García, Roberto Feliberti Cintrón, Luis Estrella Martínez, Mildred G. Pabón Charneco y Rafael L. Martínez Torres, igualmente dirigieron mensajes de felicitación y despedida a Hernández Denton.

De todas, las palabras de la jueza asociada Anabelle Rodríguez Rodríguez fueron las más emotivas, aunque su mensaje también incluyó momentos de jocosidad.

“Integridad, entereza moral y elegancia en los momentos más difíciles, en los momentos que se pone a fuego el carácter de una persona. Avances tecnológicos, acceso a tribunales para ciudadanos, cortes especializadas, transparencia, jurisprudencia de avanzada”, fue parte de la descripción que Rodríguez Rodríguez dio sobre su colega y amigo.

Del Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico, el juez Gustavo A. Gelpí describió al Presidente del TS como un “jurista de primera, académico y mentor”. Destacó, además, su interés genuino en el desarrollo de abogados jóvenes y el hecho de que “nunca estaba en un ego trip por su posición de juez”.

Fue la jueza del Tribunal de Apelaciones (TA) y directora administrativa de la Oficina para la Administración de los Tribunales, Sonia Ivette Vélez Colón, quien rememoró cambios específicos en cada región judicial bajo la incumbencia de Hernández Denton. Mencionó que en Bayamón se inauguró un Tribunal de Menores y Familia, que en San Juan se abrieron salas especializadas en violencia doméstica y de salud mental, y que en Arecibo se instalaron plasmas para transmitir los calendarios del tribunal, “dejando atrás los antiguos tablones de papel”.

Otros de los invitados a pronunciarse en la ceremonia fueron el ex juez presidente de la Suprema Corte de Justicia de República Dominicana, doctor Jorge A. Subero Isa; el juez presidente del Tribunal Supremo del estado de Nebraska y presidente de la Conferencia de Jueces Presidentes de Estados Unidos, Michael G. Heavican; presidente de la Cámara de Representantes, Jaime R. Perelló Borrás y el gobernador interino, David Bernier.

Además, se leyó una carta de la jueza asociada del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, Sonia Sotomayor, quien no pudo viajar a la Isla por compromisos de trabajo.

Para concluir, Hernández Denton ofreció un mensaje con el cual rememoró su paso por la Rama Judicial y destacó el impacto de su equipo de trabajo y de su familia en su trayectoria laboral.

“Me reitero en lo que he dicho antes: la confianza del pueblo en su judicatura es indispensable para nuestra vida en sociedad. En nuestra democracia, el pueblo necesita sentirse confiado en que cuenta como una Rama Judicial eficiente a la cual llevar sus controversias y reclamar sus derechos”.

A %d blogueros les gusta esto: