Supremo federal aclarará norma sobre amenazas vía redes sociales

Supremo federal aclarará norma sobre amenazas vía redes socialesEl Tribunal Supremo de los Estados Unidos acogió una petición para ver un importante caso que reta la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y que promete aclarar de una vez y por todas la confusión de las cortes inferiores acerca de si las leyes deben tomar en serio las amenazas realizadas por medio de la Internet y las redes sociales. El caso se verá desde el próximo octubre y clarificará si las amenazas de violencia hechas en Facebook y otras redes sociales deben ser juzgadas si el amenazador tiene la intención de cometer el daño o si la persona que recibe la amenaza estaba genuinamente asustado de sufrir un daño.

El reto surge en el momento idóneo, dado los recientes acontecimientos de tiroteos y otros activos de violencia en diversos centros de educación en los Estados Unidos.

El caso particular trata el caso de Anthony Elonis, un hombre de Pensilvania que ha cumplido tres años en prisión por escribir mensajes amenazantes en Facebook contra su esposa, sus hijos y la sociedad en general. Los mensajes comenzaron a ser escritos en su cuenta en el momento en que su esposa le abandonó, llevándose a sus hijos consigo. Las amenazas por Facebook incluían la expresión de un deseo por parte de Elonis de matar a su esposa ahogándola con una almohada,o de asesinar niños de kindergarten. Según la defensa del hombre, estos escritos eran terapeúticos y sus expresiones estaban protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución.

Una de las amenazas de Elonis sobre su esposa leía:

“Hay una forma de amarte pero miles de formas para matarte. No voy a descansar hasta que tu cuerpo sea un desastre, empapado de sangre y que estés muriendo por todas las pequeñas cortaduras”.

Cuando una oficial del FBI se personó a casa del hombre para atender las amenazas, Eonis escribió en la red social una canción de rap, que expresaba que durante la entrevista él tenía una bomba atada a su garganta.

Elonis fue arrestado en diciembre de 2010 y llevado ante un jurado que le juzgó bajo una ley federal que prohíbe el uso de comunicación interestatal para hacer amenazas a individuos. Su esposa testificó en el juicio que estaba aterrada por las amenazas.

Elonis fue declarado culpable de cuatro de los cinco cargos federales y fue sentenciado a 44 meses en la cárcel.

El caso se refiere a un área del derecho de la Primera Enmienda conocido como “amenazas auténticas”. Este tipo de amenazas no tienen protección bajo la Primera Enmienda. Para saber si están protegidas, se debe determinar si el discurso de Elonis era una amenaza auténtica o no. Durante el juicio, al jurado se le orientó que la norma jurídica para determinar si una expresión no tiene protección por ser “verdadera amenaza” es que una persona objetiva pueda considerar amenazantes los mensajes de Elonis.

A %d blogueros les gusta esto: