Los “Sí” y los “No” de los abogados en Twitter

Los "Sí" y los "No" de los abogados en TwitterNo hay duda alguna de que en la actualidad las redes sociales son parte de nuestro diario vivir. Mediante ellas conectamos con personas de cualquier parte del mundo, mantenemos contacto con nuestros familiares y hasta creamos relaciones profesionales. LinkedIn y Facebook han mostrado un potencial particular para darle valor a relaciones existentes, mientras que Twitter, particularmente, sirve como una herramienta para generar nuevas relaciones.

El columnista canadiense Stephen Matthews, fundador de Stem Legal, una compañía que ayuda organizaciones en la industria legal para que creen visibilidad en la web, señala que las redes sociales pueden ser muy útiles para crear estas relaciones profesionales y fortalecerlas, como también pueden crear barreras que nos impidan lograrlas. Todo depende del uso que hagamos de ellas y de la estrategia que elijamos.

A continuación compartimos los “Sí” y los “No” para los abogados twitteros que deseen sacarle potencial a su Twitter.

LOS SÍ:

  • Reproduzca el trabajo que hace fuera de las redes en Twitter. Es muy probable que la mayoría de las personas que le sigan en las redes sociales sean personas que conoce en la vida real.
  • Sea un estratega, tome en cuenta los factores geográficos referentes a las personas que sigue. Considere si tiene posibilidades reales de hacer networking, referimientos, amistad o cualquier otro potencial que podría sacarle a ese follow.
  • Bajo esa premisa, ENTIENDA la demografía profesional. Si usted es un abogado de casos de daños y perjuicios (torts) y usted conoce que gran parte de sus clientes podrían ser médicos o algún otro tipo de profesional particular, siga a esas personas. Tal cual haría en la vida real, utilice Twitter para relacionarse con personas de la industria seleccionada. Demuestre que usted se relaciona con personas cuyo trabajo intersecta o tiene relación con su trabajo.
  • Comparta OPINIONES y CONTENIDO.
  • Provoque debates intelectuales y productivos.
  • Recomiende libros o artículos que usted haya leído
  • Hágale encuestas a sus seguidores. Saque provecho para consultar a las personas. Mientras más seguidores tenga, mayor la variedad de respuestas y mayor el valor que le sacará a su red.
  • Twittée acerca de conferencias y eventos a los que asista. Identifique el hashtag del evento antes de entrar. Quizás usted no puede asistir a todas las sesiones de una convención, pero puede mantenerse al tanto de los que comentan otros usuarios sobre esas sesiones.
  • Mantenga un acercamiento balanceado a la hora de demostrar sus características personas y profesionales. No se incline demasiado en una dirección.
  • Publique sus entradas de blog en Twitter. Es un buen lugar para retroalimentación así como para continuar conversando sobre los temas (utilice Twitterfeed en el proceso).
  • Utilice Twitter para compartir las conferencias en las que participará.
  • Utilice su nombre real como nombre de usuario, el nombre con el que las personas le conocen. ¡Esa es su marca después de todo!
  • Prepare su bio estratégicamente y utilice los limitados caracteres de forma sabia. Vaya al grano con lo que hace y ofrezca una palabra “clave” para que otros puedan buscarle. Si describe su Twitter como uno de negocios, la gente no le seguirá. Pero si por el otro lado su bio parece demasiado personal, las personas no pueden discernir qué trabajo usted realiza.
  • Mantenga un registro de lo que las personas dicen acerca de usted utilizando su @nombredeusuario en Twitter Search.
  • Responda siempre que alguien le escriba, relaciónese y converse.
  • Incluya una foto en su perfil. No todo el mundo se siente cómodo poniendo su foto, pero considere que es un tanto incómodo y genera desconfianza el hablar con una persona que tiene de foto de perfil “un huevo”.
  • Utilice aplicaciones como Tweetdeck para filtrar los tópicos, cree grupos y maximice su tiempo en Twitter.
  • Cuando añada personas, relaciónese con ellas inmediatamente. Hagale preguntas sobre algun tipo de lectura, o sobre el contenido que compartan. Cuando usted le da atención a las personas que sigue, estas son menos reacias a darle follow back. ¡No utilice mensajes automáticos para darle la bienvenida a su twitter a nadie!

LOS NO:

  • No siga a más de 100 personas de las que lo siguen a usted. Observe la proporción. Si usted sigue 6000 personas y le siguen a usted 100, eso grita “¡spammer!”.
  • Aunque usted use el Twitter para maximizar sus posibilidades profesionales, no haga solicitación de negocios o venda. Considere los Cánones de Ética Profesional de su jurisdicción. Usted sale ganando dejándole saber a las personas quién es y qué hace, no haciendo solicitación. Eso parece grosero y no profesional.
  • No escriba más de 10 “tweets” al día o más de 5 en una hora. Se recomienda que se escriba 4 “tweets” al día. Un profesional que escribe más de esa cantidad, no parece muy ocupado con su profesión sino con las redes sociales.
  • No publique nada que no le gustaría que utilizaran para citarlo en una noticia de periódico. El Twitter existe en el espacio público, recuerde que es un mini blog y está disponible y accesible como cualquier tipo de comentario público.
  • No entre con la expectativa de leer TODO lo que haya en su “feed”. Piense en Twitter como un hidrante roto en la calle. Entre, participe y luego salga. Nunca se preocupe por lo que no leyó, no funciona de esa manera.
  • Tome en consideración la regla de formal a informar. Lo que publica en su blog es “formal”. Cuando lo publique es Twitter es informal. Cuidado con hacerlo al revés.
  • No escribe ABSOLUTAMENTE NADA sobre sus clientes. Es una regla que “se cae de la mata”. Muchos abogados cometen ese error, quejándose de sus clientes por redes sociales. Bajo la misma premisa, si es una buena noticia para el cliente, no asuma que el cliente ya lo ha hecho público. Aún si es público, tiene que pedir permiso.
  • No olvide llenar la porción de información en Twitter referente a la región donde usted trabaja. Esto ayuda a establecer su presencia localmente.
  • No enfoque demasiado esfuerzo en reproducir “tweets” político-partidistas, a menos que estos tengan algún valor de índole legal. Los “retweets” o “tweets” político-partidistas le restan profesionalismo a su imagen y puede cortarle oportunidades profesionales.
  • No permita que Twitter reemplace su blog personal. Los blogs son formas útiles para impartir su conocimiento y exhibir sus habilidades como abogado.

A continuación les compartimos abogados twitteros boricuas. Si usted tiene Twitter o más consejos, compártalos con nosotros. No olviden seguir a Microjuris por Twitter en @microjuris

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

A %d blogueros les gusta esto: