Debaten sobre constitucionalidad de los “decretos de ayuno”

La Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico fue sede para el conversatorio “Separación de iglesia y estado en Puerto Rico y los decretos de ayuno municipales”, donde la licenciada Mariana Nogales Molinelli, directora del comité legal de la organización Humanistas Seculares, y la licenciada Ivette Montes, presidenta de la Alianza de Juristas Cristianos, debatieron sobre las controvertidas convocatorias de ayuno realizadas en varios municipios del país.

La actividad, a la que acudieron miembros de ambas organizaciones, así como estudiantes y profesores de Derecho, estuvo enmarcada en el cuestionamiento de si los decretos de ayuno celebrados y endosados por los municipios envuelven una violación a la doctrina constitucional de separación de iglesia y estado. Decretos de Ayuno

Según la licenciada Nogales Molinelli, la problemática de la celebración de dichos ayunos surge con la intervención de los municipios y los alcaldes en su celebración. Esta participación ocurre por medio de las Oficinas de Iniciativa de Base de Fe y Comunitaria, que han sido parte de las convocatorias en cada municipio.  Según la jurista, el promover la celebración de los ayunos en los municipios no es una función legítima de estas oficinas, sino que su labor debe girar alrededor de la coordinación a nivel nacional de esfuerzos para que las organizaciones comunitarias y con base de fe puedan competir de manera justa para obtener fondos federales y guiarlas para que aumenten el rol que tienen en la sociedad.

De interés:

Lea la Ley Ley Núm. 246-2012 del 14 de septiembre de 2012, que enmienda la Ley de Municipios Autónomos para crear las Oficinas de Iniciativa de Base de Fe y Comunitarias en cada municipio.

“Un ejemplo de una función legítima de esta oficina sería trabajar con la problemática que enfrentan los Testigos de Jehová en las urbanizaciones para poder ejercer su libertad de culto”, explicó Nogales Molinelli.

Según la página de Facebook de los Decretos de Ayunos y Oración, esta iniciativa se ha celebrado en al menos 30 municipios. Nogales Molinelli indicó que en ninguno de estos municipios se ha celebrado un ayuno a Mahoma ni a ninguna otra deidad, y que además en todos los decretos se ha establecido formalmente que los ayunos se harán a nombre de Jesús, la deidad cristiana, por lo que se excluye a otros grupos religiosos.

“Nosotros participamos en vivo de la reunión organizativa del decreto de ayuno de Manatí y el de Mayagüez. Allí pudimos constatar y podemos describir a todas las personas presentes como cristianas. Pudimos comprobar que el discurso es uno de protección a la familia en detrimento de otras personas y otros derechos nacientes que se están desarrollando en nuestro país”, explicó Nogales Molinelli.

Finalmente, Nogales Molinelli explicó que la organización Humanistas Seculares ha solicitado a las alcaldías –mediante correo certificado— información sobre la celebración de estos decretos de ayuno para constatar que no se han utilizado fondos públicos.

“Si se analizan los decretos de ayuno al amparo de las facultades que tienen las oficinas de base de fe se podría sospechar que no están cubiertos bajo esas facultades, que están operando fuera de esas facultades. Ese es el problema del gobierno cuando se mete en asuntos en que no debería meterse. Fíjese que si las iglesias hacen sus ayunos yo no tengo que cuestionar nada ni solicitar ninguna información”, finalizó Nogales Molinelli.

Por su parte la licenciada Ivette Montes, de la Alianza de Juristas Cristianos, expresó que el apoyo de la organización a la celebración de los ayunos en los municipios se ancla en un principio de “conservación de la libertad”. Según la licenciada, la Constitución protege la libertad religiosa tanto en la esfera privada como en sus expresiones públicas, razón por la cual “sabemos que por más de 200 años se ora en público como parte del inicio de los procesos legislativos y en Puerto Rico se ha orado por más de 500 años”, aseveró.

En palabras de Montes, la oración cristiana es parte de la “idiosincrasia puertorriqueña” a partir de las protecciones que conceden tanto la Constitución de los Estados Unidos, como la de Puerto Rico. En el caso de los ayunos municipales, esta indicó que se les pide acceso a lugares públicos a los alcaldes de los municipios para reunirse en ayuno y oración, siendo convocadas personas de distintas congregaciones y denominaciones. El ayuno y oración se realiza por 40 días, en los que se clama por “la crisis económica, la criminalidad, la corrupción e inestabilidad económica y por todos los problemas que aquejan a la familia puertorriqueña”.  Según la presidenta de la Alianza de Juristas Cristianos, no se utilizan fondos públicos porque “no se come ni se bebe”.

“Se han hechos decretos, comunicados que ustedes como abogados saben que no tienen alcance de ley. Lo que hacen los alcaldes es un simbolismo. Los cristianos son el grupo cultural más amplio de Puerto Rico pero se han invitado a otras denominaciones. No se ha excluido a ninguna persona”, indicó Montes.

Sobre la separación de iglesia y estado, la jurista explicó que simpatiza con la idea de que esta doctrina es una paradoja o una contradicción y que los últimos casos del Tribunal Supremo de Puerto Rico revelan un apoyo a la visión libertaria de esta doctrina constitucional.

Por otra parte,  Montes expresó sentirse preocupada por los cuestionamientos a la celebración de esta actividad, lo que llamó una “persecución selectiva”. Según la abogada, “la religión más perseguida del mundo históricamente ha sido la religión cristiana, realidad que hoy viven a través del ataque a los decretos de ayuno en Puerto Rico”.

Finalmente, la licenciada cuestionó el porqué no se ha protestado contra otras tradiciones y celebraciones religiosas en las que se utilizan fondos públicos, entre las cuales mencionó varios festivales y las tradicionales fiestas patronales.

Entre el público estuvo presente el organizador de “Decreto de 40 días ayuno y oración”, Regino Babilonia, movimiento promotor de la actividad en discusión, quien expresó que mediante la celebración de estos ayunos ha podido constatar “que el resultado ha sido la unión de las familias puertorriqueñas”.

Por otra parte, una estudiante cuestionó que la apariencia de oficialidad que presentan los decretos de ayuno, al ser incluso firmados por los alcaldes, dan a entender que la religión oficial del estado es la cristiana.

La actividad fue celebrada como antesala a la actividad «Estado, religión y derecho: una reflexión multidisciplinaria» que se celebrará el próximo jueves 13 de noviembre a las 7:00pm en el Aula Magna de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico.

Para más información acceder: estadoreligionderecho.org

Por Zoán T. Dávila Roldán

Fotos cortesía del Prof. Hiram Meléndez Juarbe

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A %d blogueros les gusta esto: