Ley de Puerto Rico

Modifican impuestos sobre premios en apuestas hípicas

Deporte HípicoDescargar documento: Enmienda la Ley de la Industria y el Deporte Hípico 

Modifica el proceso de revisión administrativa ante la Junta Hípica, y la revisión judicial de sus determinaciones. Revisa las disposiciones relacionadas a los requisitos y licencias que otorga la Junta Hípica y el Administrador Hípico. Amplía la facultad de las empresas operadoras de hipódromos para acordar apuestas interestatales, los modos para recibir las apuestas autorizadas, y modifica los descuentos aplicables. Elimina el Fondo de Comisión de los Agentes Hípicos. Crea el Fondo para el Cobro de Cuentas Incobrables de Agentes Hípicos, y el Fondo de Crianza y Mejoramiento. Modifica los impuestos sobre premios de apuestas y las jugadas de banca, papeleta, dupleta, exacta, quiniela, y otras.

Las carreras de caballos y las apuestas a las mismas, se remontan en Puerto Rico al Siglo XIX, y se han mantenido como uno de los deportes o actividades preferidas del puertorriqueño. La industria hípica de Puerto Rico está regulada por la Ley Núm. 83 de 2 de julio de 1987, según enmendada, conocida como la “Ley de la Industria y el Deporte Hípico en Puerto Rico”. Esta industria constituye una parte importante de nuestra economía. Además, el hipismo se considera un deporte, un entretenimiento y una actividad familiar que tiene eslabonamientos con diversos sectores de la economía local.

La industria de juegos de azar en Puerto Rico constituye un mercado de más de $5,612 millones de dólares. Dicha industria se compone de seis actividades principales: tragamonedas, casinos, lotería tradicional, lotería electrónica, carreras de caballos y galleras. En el año 2010, la industria hípica representó el 3.5% de las apuestas, con apuestas de $196 millones. Sin embargo, hace unos años se comenzó a apreciar una merma significativa en la preferencia del puertorriqueño hacia este deporte-industria.

Las apuestas de caballo se han reducido de $298.2 millones en el año 1994 a $168 millones en el año 2011. Es decir, durante los últimos diecisiete (17) años esta actividad se ha contraído en cerca de cincuenta por ciento (50%). La recesión económica ha sido señalada como el factor que más ha incidido sobre el sector. Desde que comenzó la recesión económica, las apuestas en los juegos de azar se han reducido en $303 millones.

Esta Asamblea Legislativa, considera que la Industria y el Deporte Hípico en Puerto Rico deben ser preservados; y por tanto, a través de la presente legislación se enmienda la Ley Núm. 83 de 2 de julio de 1987, conocida como la “Ley de la Industria y el Deporte Hípico de 1987”, así como las disposiciones pertinentes de la Ley 1-2011, conocida como el “Código de Rentas Internas para un Nuevo Puerto Rico”, a los fines de otorgar a la Administración de la Industria y el Deporte Hípico una mayor agilidad en sus trámites administrativos. La pieza legislativa, también reestructura la manera en que los descuentos autorizados al total apostado en las carreras de caballos son aplicados, a modo de dotar inmediatamente a la Industria Hípica de los ingresos que tan urgentemente necesita para garantizar su supervivencia. Siendo así, esta Asamblea Legislativa adopta estas enmiendas para servir a los mejores propósitos del desarrollo de la Industria Hípica de Puerto Rico.

A %d blogueros les gusta esto: