Un Tribunal Supremo de cinco jueces

El Tribunal Supremo de Pensilvania funcionará con sólo cinco escaños ocupados de los siete disponibles hasta el mes de noviembre de este año, reportó el diario legal The Legal Intelligencer.

La alterada composición se debe a que el gobernador del estado, Tom Wolf, ha decidido que no nominará candidatos nuevos para ocupar las vacantes que dejaron el ex juez presidente Ronald D. Castille, quien llegó a la edad de retiro obligado y el ex juez asociado Seamus P. McCaffery, quien se retiró en octubre del año pasado luego que salieran a la luz varios correos electrónicos con alto contenido sexual.

Habían sido nominados el juez presidente del Tribunal de Primera Instancia del condado de Centre, Thomas K. Kistler, y el decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Duquesne, Ken Gormley. En el caso de Gormley, se supone que se celebraría la vista de confirmación del Senado, la que fue cancelada por decisión del gobernador. Sobre Kistler, había rumores alegando que renunció a la nominación luego de que circulara en los medios una tarjeta de navidad con contenido aparentemente racista. Kistler desmintió dicha versión, indicando que su Tribunal está en una situación delicada que amerita que se mantenga allí, velando por el buen funcionamiento del mismo.

Se dice que la razón por la cual se dejarán las vacantes hasta que se llenen en las elecciones de noviembre es porque los jueces ocuparían la posición de manera interina, por menos de un año y que el costo de instalar a los jueces interinos contra lo poco que podrían aportar estando allí menos de un año no vale la pena.

A %d blogueros les gusta esto: