Acusan a SeaWorld de enviar empleado infiltrado a protestas a favor de los animales

Acusan a SeaWorld de enviar empleado infiltrado a protestas a favor de los animalesLa compañía de parques de entretenimiento SeaWorld ha sido acusada de enviar un empleado a infiltrarse en las protestas a favor de los derechos de los animales en las que se denuncia el controversial trato de la compañía hacia las ballenas orca, según informó el diario The Guardian.

La organización People for the Ethical Treatment of Animals (PETA por sus siglas en inglés) reveló que el activista de nombre Thomas Jones se infiltró en el grupo y les exhortó a “quemar a SeaWorld hasta sus cimientos”, es en realidad Paul McComb, un empleado de un parque de la compañía.

PETA reveló públicamente fotos de McComb, quien de acuerdo a la denuncia es empleado de recursos humanos de SeaWorld desde el año 2010. Este ha estado involucrado en protestas de PETA desde el año 2011 y fue arrestado junto a otros activistas en el año 2014. Jones ha utilizado las redes sociales de Facebook y Twitter para incitar a otros activistas a “ponerse un poco agresivos” y “drenar el nuevo tanque de SeaWorld”.

La compañía de parques acuáticos negó que McComb y Jones sean la misma persona o que le hayan enviado para que se infiltrata en las protestas. En un comunicado oficial, Fred Jacobs, vice-presidente de la corporación, comunicó que están enfocados en la seguridad de sus empleados y los animales por lo que no discutirían sus operaciones de seguridad.

“PETA por sí misma recluta activamente activistas a favor de los derechos de los animales para que busquen empleos en compañías como SeaWorld. La seguridad es una nuestra proridad, y no abandonaremos ese compromiso”, culminó.

En el comunicado se incluyó un ejemplo de una convocatoria enviada por PETA para un investigador encubierto con el propósito de llevar a cabo investigaciones relacionadas con la utilización de animales en la industria de la ropa, comida, la experimentación y el entretenimiento.

Por su parte, Lisa Lange, vice-presidenta de PETA, expresó tener seguridad de que McComb y Jones son la misma persona y acusó a SeaWorld de llevar a cabo una campaña corporativa de espionaje.

Esta explicó que comenzó a sospechar de la identidad de Jones, cuando fue arrestada junto a él en la Parada de las Rosas en Pasadena, California en el 2014. Aparentemente Jones fue liberado sin ningún cargo a diferencia de los otros activistas y su nombre no aparecía en las hojas de arresto. Finalmente, varios activistas revisaron el Facebook del hombre, en el que encontraron expresiones incitando a la violencia contra SeaWorld, algo que va contra los principios de PETA. Alarmados con estas expresiones, continuaron investigando y descubrieron que la dirección que el hombre proveyó estaba registrada bajo el nombre de Richard Marcelino, director de seguridad de SeaWorld en San Diego.

“SeaWorld sabe que el público está rechazando las crueles prisiones para orcas, y están tan desesperados que han creado una campaña corporativa de espionaje. En lugar de crear un departamento de trucos sucios, SeaWorld debe utilizar sus recursos para liberar a las orcas en santuarios costeros”, expresó Lange.

Asimismo, un representante de la policía en Pasadena expresó al periódico Bloomberg que no hay ningún registro de arresto de Thomas Jones o Paul McComb, a pesar de que hay fotos de este siendo arrestado.

Actualización: De acuerdo al periódico Los Angeles Times, SeaWorld identificó al empleado que fue suspendido con paga mientras la compañía investiga las alegaciones.

A %d blogueros les gusta esto: