Decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico

Supremo aclara cuándo proceden notificaciones de sentencias en rebeldía por edicto

Supremo aclara cuándo proceden notificaciones de sentencias en rebeldía por edictoDescarga el documento: Yumac Home Furniture, Inc. v. Caguas Lumber Yard

El 13 de septiembre de 2012, Yumac Home Furniture Inc. (en adelante, Yumac) presentó una demanda por cobro de dinero contra Empresas Massó por mercancía suplida y no pagada por la cantidad de $27,373.38. Yumac indicó que el 2 de febrero de 2012 envió una carta por correo certificado requiriendo la suma adeudada y Empresas Massó contestó la misiva, pero al día de hoy no ha pagado la deuda. Yumac solicitó al tribunal que declarara con lugar su demanda y condenara a Empresas Massó al pago de $27,373.38 más los costos, gastos, intereses y $3,000 de honorarios de abogado.

El 17 de septiembre de 2012, se expidió el emplazamiento a nombre de Empresas Massó y el Sr. Gildo Massó. El 28 de septiembre de ese mismo año, se emplazó a Empresas Massó por conducto de la Sra. Maribeliz Veguilla, secretaria en la oficina designada de la corporación localizada en el municipio de San Lorenzo. El 7 de noviembre de 2012, Yumac presentó una moción solicitando anotación de rebeldía debido a que Empresas Massó no compareció ni contestó dentro del término establecido. Al día siguiente, el foro de instancia dictó una sentencia en rebeldía mediante la cual declaró con lugar la demanda.

El 30 de enero de 2013, Yumac solicitó al Tribunal de Primera Instancia que enmendara el epígrafe de la sentencia para que leyera Caguas Lumber Yard, Inc. h/n/c Empresas Massó (en adelante, Caguas Lumber) porque el nombre corporativo correcto es Caguas Lumber Yard, Inc. El 12 de febrero de 2013, el foro de instancia emitió una sentencia enmendada nunc pro tunc mediante la cual se cambió el nombre en el epígrafe.

El 7 de marzo de 2013, Caguas Lumber adujo que no fue emplazada ni notificada del pleito por lo que el foro de instancia carecía de jurisdicción para dictar sentencia en su contra. Así pues, Caguas Lumber solicitó que se dejara sin efecto la sentencia enmendada debido a que la misma era nula y procedía el relevo de sentencia conforme a la Regla 49.2 de Procedimiento Civil.

El 17 de mayo de 2013, el Tribunal de Primera Instancia declaró no ha lugar la moción de reconsideración y relevo de sentencia presentada por Caguas Lumber. Inconforme, el 23 de julio de 2013, 63 días después de la notificación y el archivo en autos, Caguas Lumber presentó una petición de certiorari ante el Tribunal de Apelaciones.

La controversia del presente caso es la siguiente: ¿Se requiere notificar una sentencia en rebeldía por edicto cuando el demandando fue emplazado personalmente, pero no compareció al proceso?

El Hon. Erick Kolthoff Caraballo emitió la opinión del Tribunal. Esbozó que la redacción de la Regla 65.3(c) original del 2009 disponía que la notificación de una sentencia en rebeldía por edicto procedía cuando: (1) la parte se emplazó por edicto; (2) la parte no compareció; o (3) era un demandado desconocido.

Sin embargo, en el año 2012, dicha Regla fue enmendada mediante la Ley Núm. 98-2012. Dicha ley aclaró que la notificación por edicto de una sentencia en rebeldía sólo se hará cuando: (1) la persona fue emplazada por edicto y, habiendo sido emplazada por edicto, no compareció; y (2) ante un demandado desconocido. El Supremo enfatizó que si una parte es emplazada personalmente y luego no comparece, se le notificará la sentencia en rebeldía a la última dirección conocida. No se le notificara por edicto porque no fue emplazada por edicto al inicio del pleito.

Concluyó diciendo que el recurso fue presentado 63 días de haberse notificado la resolución del Tribunal de Primera Instancia declarando no ha lugar una moción de reconsideración. Por consiguiente, el Tribunal de Apelaciones ciertamente debió declararse sin jurisdicción.

La Jueza Presidenta, Hon. Liana Fiol Matta, la Hon. Anabelle Rodríguez Rodríguez y la Hon. Maite Oronoz Rodríguezconcurren con el resultado sin opinión escrita.

Reseña por Joel Pizá Batiz

A %d blogueros les gusta esto: