NOTICIAS

Columnista cuestiona: ¿Puede un abogado oponerse a la petición de su cliente para vivir?

Columnista cuestiona: ¿Puede un abogado oponerse a la peticUn abogado columnista de la American Constitution Society reveló la situación de un prisionero estadounidense que fue ejecutado sin que sus abogados actuaran ante el ruego de este de que cuestionaran su sentencia. En ese sentido, Brandon Garret cuestionó el que los abogados hubieran abandonado su deber de “defender celosamente a su cliente”.

Raphael Holiday, convicto en Texas por el asesinato de tres niños durante un tiroteo, fue ejecutado en ese estado. Sin embargo, esto ocurrió luego de que este solicitara a sus dos abogados de oficio que retaran su ejecución. Los abogados, según la columna, le explicaron a Holiday que este era el fin de sus apelaciones y que no solicitarían clemencia al gobernador, a pesar de que existe legislación federal que obliga a los abogados a honrar el deseo de sus clientes.

Dada esta situación, el reo acudió al tribunal, solicitando que se le asignara un nuevo abogado, petición que fue denegada luego de que sus dos abogados comparecieran y arguyeran que las alegaciones de su cliente eran frívolas. Posterior a ese incidente, e inminente la ejecución, un abogado pro bono decidió presentar una apelación en representación de Holiday. Esta apelación increíblemente fue objetada por los abogados del hombre. Finalmente, dada la insistencia del abogado pro bono sobre el caso, los abogados presentaron una petición de clemencia ante el gobernador, petición a la que luego se opusieron.

El Tribunal Supremo federal le denegó una petición de interdicto el pasado 18 noviembre, por lo que fue ejecutado. La jueza asociada Sonia Sotomayor realizó una expresión al atender el caso, manifestando que los abogados designados por el tribunal “abandonaron a su cliente”.

Más sorprendente aún es que el mismo dúo de abogados representan en conjunto a otro reo de Texas, Robert Leslie Roberson III. Aparentemente durante el juicio de Roberson pudo haber una violación a la Sexta Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, pero uno de sus abogados no lo argumentó ante el tribunal. Según el columnista, estos abogados presentan el mismo patrón de dejadez y de desenfado con su actual cliente, por causa de no querer que se cuestione la ejecución de estos durante el juicio. ¿No constituye esto una violación a la ética de la profesión?.

Lee la columna en el siguiente enlace.

A %d blogueros les gusta esto: