Agente observó cómo el acusado agarraba su fanny-pack, Primer Circuito dijo que esto levantó una sospecha razonable de que ahí guardara un arma

Agente observó como el acusado agarraba su fanny-pack, Primer Circuito dijo que esto levantó una sospecha razonable de que ahí guardara un armaDescarga y lee: United States of America v. Cardona-Vicente

Héctor Cardona Vicente viajaba en el asiento de pasajero en un Jeep negro por el área de Caguas, cuando un policía los detuvo al observar que el conductor no llevaba el cinturón de seguridad. El conductor no tenía su licencia de conducir en su posesión.

Según el agente, cuando se disponía verificar si el marbete era válido, observó que Cardona Vicente agarró su fanny-pack de manera que le hizo sospechar que tenía un arma dentro.

La opinión subraya que el agente que intervino con Cardona Vicente tiene 15 años de experiencia en la Policía de Puerto Rico.

Para el agente, Cardona Vicente lucía nervioso. El agente le preguntó si tenía una licencia de portar armas. Cardona Vicente respondió que no con un gesto no verbal y cabizbajo. El agente entonces le solicitó que se bajara del vehículo. El agente indicó que en este momento temía por su seguridad. Acto seguido preguntó a Cardona Vicente si tenía un arma dentro del fanny-pack. Cardona Vicente respondió que sí, y abrió la cremallera de la cartera, revelado una pistola Glock calibre .40 cargada, un peine, dinero en efectivo y 14 bolsitas con cocaína.

El agente preguntó a Cardona Vicente si había más material delictivo en el vehículo. Respondió que sí, que debajo del asiento del pasajero. Otro de los agentes verificó debajo del asiento y encontró cigarrillos y bolsitas con marihuana.

Cardona Vicente fue trasladado a la Comandancia de la Policía de Caguas donde se le leyeron las advertencias Miranda. Allí firmó una declaración donde indicó que todo lo que se ocupó era de su propiedad. Posteriormente otro agente volvió a leerle las advertencias y lo entrevistó sobre los hechos.

Luego de la acusación, Cardona Vicente presentó una moción de supresión de evidencia alegando que lo incautado era producto de un registro ilegal, ya que el agente no tenía base para sospechar que el pasajero realizara alguna actividad criminal, y que el agente sólo actuaba a base de una “corazonada”.

El magistrado que atendió la vista de supresión determinó que existía sospecha razonable para detener el vehículo, que había causa probable para la intervención a Cardona Vicente, que el registro del vehículo fue legal y las admisiones del acusado eran admisibles.

Cardona Vicente se opuso a la determinación del magistrado, arguyendo que la especulación de un agente sobre la manera en que una persona agarra un fanny-pack es insuficiente para que amerite un registro.

El Tribunal de Distrito acogió la recomendación del magistrado. Cardona Vicente fue a juicio, salió culpable y fue sentenciado a 5 años de prisión.

En apelación, el convicto no cuestionó la validez del “Terry stop”, pero sí cuestionó la validez del registro subsiguiente.

El Primer Circuito determinó que el registro fue válido. Según la opinión, el hecho de que el conductor no tuviese su licencia de conducir podría levantar la sospecha razonable de que el vehículo fuese hurtado. Adicional a esto, la manera nerviosa en que lucía el convicto, y la manera en que agarró el fanny-pack pueden indicar a un agente con experiencia que la persona observada tiene un arma en su posesión.

Reseña por el Lcdo. Cristian González

 

A %d blogueros les gusta esto: