Tribunal determina que abogados que “espían” por Facebook pueden enfrentar querellas éticas

Tribunal determina que abogados que “espían” por medio de Facebook pueden enfrentar querellas éticasEl Tribunal Supremo de Nueva Jersey determinó que dos abogados acusados de “espíar” a una parte opositora en uno de sus casos pueden ser encausados por conducta indebida.

El caso, reseñado por el Wall Street Journal, fue descrito por el Tribunal como una “controversia ética novel”. Los hechos versan sobre la actuación de dos abogados de defensa que fueron acusados de fisgonear en la cuenta de Facebook de un hombre que demandó a uno de sus clientes. En el momento en que estos accedieron la cuenta por primera vez, el perfil tenía protecciones reducidas y podía ser visto por el público general. No obstante, cuando el demandante reforzó las protecciones de su perfil, el bufete accedió su cuenta por medio de una paralegal que envió una “solicitud de amistad” al hombre.

Dennis Hernández, el demandante y dueño del perfil, se dio cuenta de la información que se sustrajo de su cuenta cuando, en medio del juicio, los abogados John J. Robertelli y Gabriel Adamo decidieron traer como testigo a la paralegal para traer como evidencia las capturas de pantalla que se habían hecho de su perfil de Facebook.

Acto seguido, el hombre presentó una querella ante la Oficina de Ética en contra de los dos abogados. No obstante, el director de la oficina acudió al Tribunal Supremo ya que entendía que aunque probadas las alegaciones, la conducta de los abogados no fue anti-ética.

El Tribunal Supremo decidió unánimemente que la Oficina de Ética tiene jurisdicción sobre el asunto. Los dos abogados implicados manifestaron que habían actuado de buena fe y que no habían fallado a la ética profesional. Asimismo, explicaron que no estaban familiarizados con los ajustes de privacidad en la red social.

El abogado de los letrados, Michael Stein, explicó que aunque la decisión les fue adversa, la opinión pone de relieve las pautas o procedentes de como los abogados debieron manejar la situación cuando se les presentó en el 2008.

Emitida la decisión por el Supremo, se espera que la entidad correspondiente escuche la queja en sus méritos próximamente.

Aunque ningún tribunal se ha expresado sobre este asunto, la American Bar Association (ABA) emitió una opinión formal en abril de 2014 en el contexto del contacto vía redes sociales entre abogados y jurados. En ese documento expresó que aunque los abogados tienen libertad para utilizar las redes sociales, estos no deben enviar solicitudes de amistad a jurados, a los fines de acceder a sus cuentas. Los abogados tampoco deben enviar “tweets” a jurados o enviar solicitudes para las cuentas de LinkedIn. Bajo las reglas de la ABA ese tipo de actos es considerado un contacto restringido entre abogados y jurados.

“Ello sería el equivalente a conducir por la calle en que vive el jurado, detener la marcha, pedirle permiso al jurado para observar el interior de su casa, ya que el abogado no puede ver lo suficiente mientras conduce”, manifiesta el dictamen emitido por el Comité Permanente de Ética y Responsabilidad Profesional de la organización.

A %d blogueros les gusta esto: