No refieras malos casos o malos clientes a otros abogados

Gran parte de los casos que cada abogado atiende es producto de los referidos que les hacen familiares, allegados u otros abogados. Muchos abogados atienden consultas, deciden que no deben tomar el caso y lo pasan a otros abogados que entienden pueden asumirlo. No obstante, hay una gran diferencia entre referir un caso y botar un caso.

El criterio para referir un caso a otro abogado no debe ser el que no queremos atender al cliente, o identifiquemos algún posible problema a la hora de cobrar o que el caso sea uno demasiado complejo.

El mantener buenas relaciones con otros compañeros abogados debe incluir, precisamente, el ser considerado a la hora de referir casos. La regla debe ser: “no refieras el caso que no te gustaría que te refieran a ti”. El blog jurídico Lawyerist publicó una lista de los tipos de casos que los abogados no deberían referir:

Un mal caso o un caso en el cual identificaste problemas

Si te refieren un caso porque existe un conflicto ético, está bien. Si te refieren un caso, porque el abogado no “atiende ese tipo de casos”, también puede estar bien. Sin embargo, si la razón que te dan para ofrecerte el caso es que “tengo demasiado trabajo” o “no puede lidiar con este tipo de caso ahora”, ello debe suponer una alarma que no debes ignorar.

Un litigante que trabaje solo, que depende precisamente de los casos que le lleguen, no pasaría un cliente que trae un caso en su área de pericia, sino por una importante razón.

El cliente problemático

La manera en que mejor puede atenderse este asunto, es aprendiendo a identificar malos clientes. Las señales son infinitas. No obstante, aquí solo daremos dos ejemplos. En primer lugar, el referido que llega de otro abogado, que refiere un cliente que no “puede pagar” o “no puede pagar mucho” pero que el servicio que desea es uno sumamente complejo que requiere se le dediquen horas dentro y fuera de la oficina.

El segundo, es quizás el más común, el referido que hace otro abogado que “no puede trabajar con el cliente” porque este requiere mucha atención, o es demasiado exigente, manipulador o no sigue el consejo legal que se le da. Entonces, el abogado refiere el caso porque entiende que ese otro abogado podrá manejar mejor al cliente. Como dijimos anteriormente, la regla entre abogados para referidos debería ser: no refieras al cliente que no te gustaría que te referirían. No le pases tu dolor de cabeza a otro abogado.

Ante la duda, saluda

Debemos apreciar y recibir referidos de otros abogados. No debemos pensar que todo caso que se nos refiera es uno malo o uno que el abogado no quiere atender. No obstante, si tienes un caso que deseas referir, y el caso o el cliente presentan un cuadro peculiar, lo mejor que puedes hacer es ser franco con el otro abogado y contarle la razón por la cual quieres referirlo o la preocupación que tienes. Además, piensa si vas a hacer que ese abogado pierda su tiempo o pase malos ratos, evita eso.

Los buenos abogados ayudan a otros abogados enviándole buenos casos y buenos clientes (en la medida en que se pueda). Antes de “botar” a uno de tus clientes o consultas piensa en las implicaciones de ello a largo plazo.

A %d blogueros les gusta esto: