Abogada argumenta que no es anti-feminista tratar diferente a abogadas en bufetes

Abogada argumenta que no es anti-feminista tratar diferente a abogadas en bufetesLa Lcda. Melanie Heller, vice-presidenta y gerente general de Bloomberg Law, ofreció un discurso durante la actividad para abogados titulada “Hackaton: Women in Law” en el que abordó el tema sobre las horas facturables y lo que implican para las mujeres que quieren progresar en un bufete legal. Para Heller, el tener que responder a las horas facturables impide que las mujeres puedan adquirir un balance saludable entre sus vidas privadas y el trabajo, teniendo que escoger.

Lee el discurso aquí

La abogada retó a los bufetes explicando que si estos están preocupados seriamente por tener más mujeres en puestos de alta jerarquía, deben revisar sus modelos de negocio. Ello porque la falta de flexibilidad y el sobre enfoque en la hora facturable provoca que estas tengan que decidir entre el trabajo y la vida privada.

“[E]l ambiente de una firma de abogados simplemente no está hecho para responder a las vidas de las mujeres- a las responsabilidades que tienen fuera de la oficina. El hecho de que aunque el panorama está cambiando, las mujeres aún tienen la responsabilidad de la mayoría de las tareas en el hogar, incluyendo el cuidado de los niños. El hecho de que los años en que las mujeres deben trabajar más duro, a menudo coinciden con el tiempo en que pueden concebir”, resaltó.

Para la abogada, es un hecho que las grandes firmas de abogados están más enfocadas en los efectos económicos a corto plazo y no en los efectos a largo plazo para la firma como un todo, y que “tienen miedo” de tratar a las mujeres de forma equitativa, tomando en cuenta sus preocupaciones y necesidades particulares y aportar con soluciones a las mismas.

Según Heller, lo que la motivó a dejar el bufete grande de abogados en el que trabajaba no fue que se le discriminara o que no se le dieran oportunidades, sino que lo que se esperaba de ella para poder ser una socia del bufete eventualmente requería que esta no tuviera un balance entre el trabajo y su vida personal.

“Estaba motivada a facturar más y más tiempo, a pasar más y más tiempo en la oficina y más que eso, se me pedía que pasara mucho de mi preciado tiempo no-laboral entreteniendo a clientes y clientes prospecto”, añadió.

Luego de manifestar esta preocupación a su mentor, se le dijo que se tomara cuatro meses trabajando en una sección sin fines de lucro del bufete para que descansara. No obstante, no se le dio opción alguna que la liberara de las 18 horas de trabajo que dedicaba y que le impedían mantener un balance en su vida.

En contraste con dicha experiencia, relató como a una amiga suya, quien tenía la misma preocupación pero trabajaba en un bufete distinto, al manifestar su preocupación, se le concedió otorgarle tareas que no le requirieran viajar tanto. Además, se le permitió trabajar fuera de la oficina, ofreciéndole más flexibilidad. A largo plazo esta abogada se casó, tuvo hijos pero a la vez se convirtió en socia del bufete, abriendo una nueva sección de práctica legal que atrajo más clientes.

“Las soluciones que se proveen deben responder a los problemas. Mi firma lidió con mi preocupación ofreciéndome una solución que se utilizaba para quienes en el pasado se habían drenado con el trabajo. Yo no estaba drenada. Sólo necesitaba algo diferente”, abundó Heller.

El crear estas soluciones es esencialmente clave, pues el retener una mayor cantidad de mujeres en puestos de alta jerarquía en los bufetes es un vehículo de motivación para otras mujeres de lo que pueden lograr.

“Retener a personas en una firma de abogados depende de si esa persona ve a otra que le permita imaginarse que pueda lograr lo mismo que esa persona ha logrado. Las mujeres en una organización no quieren ver simplemente a otra mujer en la cima, quieren ver a mujeres que tengan las mismas cosas que ellas quieren, aún si es un esposo, una compañera, niños o flexibilidad en general para tener una vida fuera del trabajo”, señaló la jurista.

La propuesta de la abogada es que en lugar de considerar el tiempo flexible como una solución infalible, los bufetes piensen en diferentes posibilidades que se ajusten a la persona que la necesita, sin prejuicios.

“No es peor ni acarrea menos compromiso el tomar tiempo libre o tener una agenda reducida- es una forma diferente de lograr lo que se quiere. Debemos dejar de pensar que es anti-feminista el tratar a las mujeres de forma distinta. Somos diferentes. Tenemos diferentes necesidades y diferentes preocupaciones y necesitamos soluciones diferentes”, culminó.

A %d blogueros les gusta esto: