Organización de abogadas se posiciona en contra de las expresiones sexistas en el tribunal

Organización de abogados se posiciona en contra de las expresiones sexistas en el tribunalUn grupo compuesto por 5,200 abogadas de la American Bar Association (ABA) se apresta a dar un paso firme en contra del acoso y el discrimen en contra de las abogadas en el curso de la práctica del Derecho. Estas votarán por una enmienda al Código de Conducta Profesional de la ABA, para establecer un estándar que prohíba la utilización de expresiones sexistas en la práctica.

Descarga y lee la enmienda a la Regla 109 (PDF)

Entre las abogadas propulsoras de esta enmienda se encuentra Lori Rifkin, quien narró al periódico The New York Times el cómo un abogado le mandó a bajar la voz durante un contrainterrogatorio porque ello no era “propio de una mujer”. La expresión le costó al abogado el pago de una multa. El juez dictaminó que el abogado había “endosado el estereotipo de que las mujeres están sujetas a un estándar distinto de comportamiento que sus compañeros abogados”.

“Una expresión sexista no es sólo una falta de cortesía profesional sino que en sí misma es lamentable y muy común”, sentenció Paul Grewal, el juez federal a cargo del caso.

Una de las críticas y opositoras de la medida es Kim Colby, directora del Center for Law & Religious Freedom de la Christian Legal Society, quien manifestó que la medida cambiaría y afectaría la relación abogado-cliente y la capacidad del abogado para representar a sus clientes. Además, explicó que tendría un efecto de enfriamiento en la habilidad de los abogados para ejercer su libre expresión y otros derechos de la Primera Enmienda.

”Una regla ética nos hace rendir cuentas. Los abogados son oficiales de la corte. Se supone que establezcamos un estándar de conducta y eso es un privilegio”, opinó Drucilla Ramey, una ex directora ejecutiva del Colegio de Abogados de San Francisco.

Quienes apoyan la propuesta dicen que, si bien no hay manera de rastrear la frecuencia de tales comentarios y las acciones, estas suceden a menudo. Los abogados utilizan este tipo de comportamiento como una táctica para intimidar a la abogada de la parte contraria.

Por lo general, según el artículo reseñado, las mujeres hacen caso omiso de los insultos o comentarios sexistas por temor a poner en peligro sus carreras o ser etiquetadas como que no saben trabajar en equipo.

 

A %d blogueros les gusta esto: