Junta de Supervisión certifica plan fiscal para Puerto Rico

Junta de Supervisión certifica plan fiscal para Puerto RicoLa Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico (la “Junta de Supervisión”) establecida bajo la ley bipartita Puerto Rico Oversight, Management and Economic Stability Act (“PROMESA” o la “Ley”), certificó hoy un plan fiscal para el Gobierno de Puerto Rico, en cumplimiento con PROMESA, durante su quinta reunión pública llevada a cabo en el Alexander Hamilton U.S. Customs House Building en Nueva York.

Declaración de la Junta de Supervisión y Administración Financiera en ocasión de la certificación de un plan fiscal para Puerto Rico bajo la Ley PROMESA (PDF)

La Junta de Supervisión adoptó unánimemente una resolución aprobando el plan fiscal propuesto por el Gobierno de Puerto Rico con algunas enmiendas hechas por la Junta durante la reunión. En la resolución, la Junta resumió el proceso que les llevó a su decisión y luego anunció su determinación, conforme a la sección 201 (e) de PROMESA, de certificar el plan más reciente propuesto por el Gobernador, con algunas modificaciones.

Específicamente, la Junta notó que el plan fiscal enmendado del Gobierno requería salvaguardas adicionales para asegurar suficiente liquidez y ahorros para proveer para los servicios esenciales en el año fiscal 2018. De tal forma, la Junta enmendó el plan para incluir un programa de reducción parcial de jornadas laborales y suspensión de bonos de Navidad para asegurar dichos ahorros, a menos que la Junta constate el cumplimiento por parte del Gobierno de ciertas condiciones más tarde en el año calendario 2017.

Ponencia de Elías Sánchez Sifonte, representante del Gobernador de Puerto Rico ante la Junta de Supervisión (PDF)

Además, la Junta enmendó el plan fiscal del Gobierno en cuanto a las pensiones para lograr reducciones de 10% en el total de los pagos de pensiones, comenzando en el 2020. Durante los próximos 30 días, el Gobierno y la Junta trabajarán en un plan específico a ser finalizado para el 30 de junio 2017, basado en los siguientes principios:

  1. Financiar las obligaciones de pensiones en un sistema de reparto simple (“paygo”), liquidando activos para ayudar a financiar beneficios utilizando los ingresos al fondo general para pagar los beneficios que se debían bajo el plan previo;
  2. Enlistar a todos los miembros activos y nuevos empleados en cuentas de contribuciones definidas que segreguen y protegen sus contribuciones para el pago de sus propios beneficios en el futuro;
  3. Reducir progresivamente el costo total de las pensiones en un 10% para asegurar que el sistema pueda cumplir sus obligaciones, con protecciones para asegurar que ningún miembro caiga bajo el nivel de pobreza federal como resultado de las reducciones; y
  4. Incluir, a partir del 2020, a todos los nuevos maestros y trabajadores de seguridad y protección pública en el sistema de Seguro Social, y, hasta donde sea práctico, inscribir a todos los maestros y trabajadores de seguridad y protección pública activos, menores de 40 años, en el sistema de Seguro Social.

“Desde su comienzo, la Junta ha trabajado para entender los hechos y realidades, las opciones disponibles para el gobierno, y las implicaciones de las diferentes maneras de atender la crisis fiscal y económica que enfrenta la Isla. A través de este proceso, hemos buscado trabajar de la mano con el Gobierno de Puerto Rico y utilizar las herramientas que nos han hecho disponibles bajo la ley para contribuir a proveer un mejor futuro para el pueblo de Puerto Rico. No solo para hoy, sino para nuestros hijos y generaciones futuras. Nuestra gente ama a Puerto Rico y merecen poder construir un futuro en él, no ser forzados a mudarse fuera para mantener sus familias y realizar sus sueños”, dijo el Chairman de la Junta de Supervisión, José Carrión.

Resolución – Fechas para la presentación del presupuesto (PDF)

“Pero debemos darnos cuenta—de veras entender en nuestros corazones—que los problemas que enfrenta Puerto Rico son masivos. A través del tiempo, el Gobierno ha hecho compromisos con todos—incluyendo empleados públicos, pensionados, estudiantes universitarios, beneficiarios de los programas de salud, tenedores de bonos, y otros—que no pueden cumplirse si nos basamos en una medida realista de los ingresos por recaudos contributivos que la economía rinde en la actualidad”, añadió Carrión.

“PROMESA fue aprobada para construir un camino hacia la estabilidad fiscal, el crecimiento económico, la restructuración equitativa de la deuda del gobierno y el restablecimiento del acceso a los mercados de capital. No se equivoquen: sin la legislación bipartita PROMESA, la Isla estaría enfrentando un caos legal y financiero en estos momentos, sin esperanza de revertir el declive económico y el triste éxodo de más puertorriqueños buscando construir una vida próspera para sus familias. No obstante, sin cambios realmente masivos, y sin utilizar las herramientas provistas bajo PROMESA, seguiremos enfrentando decadencia y privación. La gente de Puerto Rico merece algo mejor, y la Junta ha comprometido sus esfuerzos y su trabajo para lograr un mejor futuro para Puerto Rico”, dijo el Chairman de la Junta.

“En cualquier crisis financiera existe la tentación de creer que uno puede resurgir sin sacrificio, o con menos sacrificio, si tan solo otros asumieran los costos o si la elusiva recuperación acabara de llegar. El hecho es que cualquier solución real debe involucrar a todos las partes compartiendo en el esfuerzo, especialmente si es doloroso. Pero todos también deben compartir la oportunidad para un futuro mejor, más seguro y próspero. Siempre es tentador evitar decisiones difíciles asumiendo que la economía crecerá más rápidamente, los ingresos aumentarán o los gastos del gobierno se mantendrán por debajo del presupuesto. Pero en el pasado, este tipo de pensamiento ilusorio, la mayor parte de las veces, ha empeorado el problema, dejando a un lado la toma de decisiones”, dijo Carrión.

El Chairman de la Junta agradeció al Gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, por su sentido de responsabilidad y urgencia para tratar los problemas fiscales de Puerto Rico. “El Gobernador y todo su equipo se merecen crédito por trabajar diligentemente bajo circunstancias difíciles para el beneficio del pueblo de Puerto Rico”, dijo Carrión.

“La Junta ha propuesto acciones en todos los frentes para asegurar que hay fondos suficientes para financiar servicios esenciales al público y poner el presupuesto en camino hacia al balance estructural. Específicamente en un curso de tres años, buscamos trabajar de la mano del Gobierno de Puerto Rico para balancear el presupuesto, reestructurar las deudas y obligaciones a largo plazo y tomar la acción decisiva necesaria para restablecer el crecimiento económico”, añadió Carrión.

“La Junta tiene esperanza en el futuro de Puerto Rico. Los recursos y el espíritu de la Isla, si son debidamente aplicados, auguran una mejor vida para nuestros hijos y nietos. Pero uno no puede vivir de la esperanza. No podemos gastar recursos hoy esperanzados en que la economía de mañana pagará por ellos. En vez, debemos construir la economía del mañana tomando hoy las decisiones difíciles que por mucho tiempo hemos sabido que son necesarias y comenzar a construir un mejor Puerto Rico para la presente y las futuras generaciones”, concluyó Carrión.

A %d blogueros les gusta esto: