Corte Suprema de Massachusetts comienza a romper las barreras del cannabis medicinal en el empleo

La industria del cannabis medicinal celebró una gran victoria el pasado 17 de julio, cuando el más Alto Foro del Estado de Massachusetts decidió a favor de una empleada que fue despedida tras el uso legal de cannabis medicinal. La Corte Suprema estableció que un patrono que se rehúsa a proveerle acomodo razonable a un empleado paciente de cannabis medicinal está incurriendo en una práctica discriminatoria contra personas con impedimento.

La residente del Estado de Massachusetts, Cristina Barbuto, luego de aceptar una oferta de empleo con Advantage Sales and Marketing (ASM), se le indicó que tendría que someterse a una prueba de dopaje previo al comienzo de su empleo. Luego de que Barbuto le informara al supervisor que sus resultados saldrían positivos ya que ella sufre de la enfermedad de Crohn y es paciente autorizada de cannabis medicinal, éste le confirmó que no habría ningún problema con ello. Sin embargo, Barbuto fue despedida a sólo un día de comenzar su trabajo tras la empresa recibir sus resultados positivos a la prueba de dopaje. ASM le indicó que la empresa cumplía con las leyes federales, que prohíben el uso y consumo del cannabis, y por lo tanto el hecho de que su uso del cannabis era para propósitos medicinales era irrelevante. Bajo ese fundamento fue despedida.

Barbuto instó una demanda en contra de ASM ante la Corte Superior de Massachusetts, alegando, entre otras cosas, que su empleo fue terminado por discrimen contra personas con impedimentos y que fue privada de su derecho a usar cannabis legalmente como paciente registrada para el tratamiento de su condición médica crónica y debilitante.

ASM solicitó la desestimación del caso, alegando que el acomodo que el impedimento de Barbuto requería –permitir el uso del cannabis medicinal – era un delito federal y por ende no estaban obligados a llevar a cabo el proceso interactivo con la empleada, por no ser ésta una persona con impedimento cualificada. Alegó también que la terminación de su empleo fue por fracasar una prueba de drogas que se requiere a todos los empleados y no por razón de su impedimento.

La Corte Suprema determinó que, como resultado de la Ley de Marihuana Medicinal, bajo el ordenamiento de Massachusetts el uso y posesión de cannabis para propósitos medicinales por un paciente cualificado es tan legal como el uso y posesión de cualquier otro medicamento. Estableció que, de acuerdo con la Ley de su Estado, toda persona que sufre de una condición crónica cuyo médico haya determinado que el cannabis medicinal es el tratamiento más efectivo para su condición es una persona con impedimento cualificada, y por lo tanto tiene derecho a recibir un acomodo razonable de manera pueda realizar las funciones esenciales de su puesto. Añadió que declarar un acomodo para cannabis medicinal como uno irrazonable por respeto a la ley Federal sería en efecto un menoscabo al reconocimiento que los electores del Estado de Massachusetts le han dado a los beneficios medicinales del cannabis.

De esta manera se comienzan a reconocer los derechos de los empleados que utilizan el cannabis medicinal. Barbuto v. Advantage Sales, N.E. 3d (2017).

por la Lcda. María Judith (Nani) Marchand-SánchezFerraiuoli LLC

A %d blogueros les gusta esto: