Entidades hacen frente común para proteger a la Reserva Natural de Isla de Mona

Un grupo de entidades comprometidas con la conservación y protección de la Reserva Natural de Isla de Mona y Monito se unió para denunciar que la Resolución 230 aprobada por la Cámara de Representantes es altamente preocupante desde la perspectiva de la conservación de los recursos marinos de la Isla de Mona, entre otras preocupaciones.

El frente está compuesto por el grupo Amigos de Amona, compuesto por investigadores, operadores turísticos, acampadores y organizaciones sin fines de lucro. También figuran entre sus integrantes se encuentran grupos comprometidos con la protección de los recursos naturales en la Isla, tales como Defensores del Ambiente y la Cacería en la Isla de Mona (DACIM), Proyecto Coquí, Sierra Club y entidades como Acampa y Ruta Nativa que organizan viajes recreativos y educativos a la Isla de Mona desde hace varios años. Estos grupos de acampadores llevan a cabo experiencias de inmersión de la naturaleza de la Isla durante caminatas interpretativas y prácticas de impacto mínimo como parte de una experiencia turística y de aventura.

“En la Isla de Mona se hace investigaciones científicas y actividades eco turísticas desde hace mucho tiempo. Esta resolución está tratando de reinventar la rueda y no está proponiendo nada nuevo. Nos cuestionamos la falta de transparencia y las incongruencias en los comentarios que han surgido de parte de funcionarios del gobierno. Rechazamos toda posibilidad de crear una pista de aterrizaje o un súper muelle y recomendamos continuar desarrollando un ecoturismo comunitario”, indicó el Profesor Rafael Joglar del Proyecto Coquí, quien en la pasada semana se encontraba en la Isla de Mona investigando el Coquí de Mona, una de las numerosas especies endémicas de la Isla y no ocurre en ningún otro lugar.

Según el comunicado emitido, los grupos de ese frente rechazan las intenciones de la legislatura y proponen mejorar las condiciones para llevar a cabo experiencias de turismo de bajo impacto, como los ya existentes, apoyando los grupos sin fines de lucro, garantizando el acceso a los operadores locales, resaltando el apoyo de los cazadores y estableciendo un plan de prioridades para las investigaciones que sean de provecho para la conservación y restauración de la Isla. Los grupos hicieron hincapié en su rechazo a la construcción de una pista de aterrizaje cementada o un súper muelle en la Isla de Mona.

“Si no hemos desarrollado el ecoturismo sustentable en otros lugares de Puerto Rico, no podemos apuntar a la Isla de Mona como comienzo. La Isla es un recurso incalculable que tiene que ser manejado propiamente. Buscamos que se mejoren las ofertas turísticas en los puntos de partida a la Isla de Mona como los son Cabo Rojo y Mayagüez. Tenemos que apoyar a esas comunidades en el mejoramiento y desarrollo de empresas como hospederías comunitarias, proveedores de transporte marino y proveedores de buceo y viajes recreativos”, explicó José Menéndez, Presidente del Capítulo de Sierra Club en Puerto Rico.

La Resolución 230 ordena una investigación para auscultar la viabilidad de implantar un programa de investigación en ciencias naturales y viajes de exploración para turistas locales y extranjeros que les interese el turismo ecológico.

“Corresponde al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales en conjunto con la Universidad de Puerto Rico, instituciones gubernamentales y expertos en la materia, ofrecer sus recomendaciones sobre la viabilidad de proyectos de desarrollo ‘eco-amigable’ en colaboración con el gobierno e instituciones privadas”, reza la resolución.

A %d blogueros les gusta esto: