Rivera Schatz: “PROMESA sobrepasa poderes de Ley Foraker”

Las circunstancias que vivió Puerto Rico en el 1917, cuando se constituyó el primer Senado de la Isla, son muy similares a las de la actualidad. Hace 100 años imperaban la Ley Jones y Foraker con un gobernador y Consejo Ejecutivo nombrados por el Presidente de los Estados Unidos mientras que hoy la Isla está bajo el mandato de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) constituida por el Congreso mediante la aprobación de la Ley PROMESA (Puerto Rico Oversight Management Board).

De esta forma, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, comparó la historia en el Puerto Rico del 1917 versus la actual, ocasión que aprovechó para solicitarle a los puertorriqueños miembros de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a “renunciar en bloque”. El presidente senatorial alegó que denunciar la crisis “no tiene remedio real” a menos que el Congreso acepte los resultados de los plebiscitos de estatus celebrados en noviembre de 2012 y junio de 2017.

Las expresiones del presidente del Senado se produjeron ayer en el marco de la celebración del centenario del Senado en una Sesión Especial que contó con la participación de exsenadores, entre estos Carlos Romero Barceló y Alejandro García Padilla y pasados presidentes senatoriales. También, dijeron presente los jueces asociados del Tribunal Supremo, el gobernador Ricardo Rosselló Nevarez, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González Colón y el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Méndez Núñez, entre otras autoridades del gobierno local.

“Hoy, no tenemos una Ley Foraker con un gobernador y un Consejo Ejecutivo nombrados por el Presidente de los Estados Unidos para gobernar por decreto federal en Puerto Rico, pero hace pocos meses se nos impuso algo peor. Una ley antidemocrática, con el más aberrante colonialismo, que titularon PROMESA y con una Junta de Control Fiscal cuyos poderes sobrepasan por mucho los que tenían el gobernador y el Consejo Ejecutivo de la Ley Foraker”, reiteró Rivera Schatz en su mensaje que abarcó la trayectoria política de Puerto Rico desde la Guerra Hispanoamericana de 1898.

“Hoy más que antes, necesitamos un Puerto Rico que recupere su autoestima colectiva, que se haga valer, sin complejos de inferioridad colonial. Un Puerto Rico que se haga respetar frente al colonialismo y la indiferencia de quienes reclaman soberanía absoluta y unilateral sobre nosotros. Un Puerto Rico que reconozca que su condición colonial es la raíz, el tronco y las ramas de su crisis. Un Puerto Rico que acabe de entender que el colonialismo nos impone limitaciones políticas y económicas que se quedan muy cortas frente a nuestras legítimas aspiraciones de un nivel de vida que se ajuste al que disfrutan nuestros conciudadanos en los estados de la Unión”, argumentó Rivera Schatz.

Aparte de Rivera Schatz, también se dirigieron a los presentes los expresidentes Antonio Fas Alzamora, Kenneth McClintock Hernández y Eduardo Bhatia Gautier, actual portavoz de la delegación del Partido Popular Democrático (PPD). También, hicieron lo propio el portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau Ramírez y el portavoz de la mayoría novoprogresista, Carmelo Ríos Santiago.

El primer senador independiente, José Vargas Vidot, hasta cierto punto se expresó de forma similar sobre la JSF. Asimismo, expresó que 100 años después de inaugurado el Senado llegó a la Cámara Alta una persona que “ha sido acusado de soñador, utópico y de poeta abre una pequeña brecha en la pared de mármol para introducir una nueva forma de pensamiento”, en alusión a su elección.

“Este Senado nació como el valiente reclamo de quienes se atrevieron a demandar y a exigir una verdadera decisión, voz y acción. No defraudemos a quienes lucharon por algo serio”, añadió Vargas Vidot.

La celebración del centenario senatorial incluyó la cancelación del sello pictórico del Servicio Postal de Estados Unidos, la develación de una tarja y un óleo conmemorativo. Asimismo, el canto de los himnos nacionales de Estados Unidos, himno nacional de Estados Unidos y Puerto Rico estuvo a cargo del Coro de Niños de San Juan mientras que la producción de un breve documental senatorial a cargo de la Oficina de Comunicaciones y Prensa del Senado. El evento concluyó en la Plaza de la Democracia con la proyección de un vídeo con espectáculo de luces en la parte norte del Capitolio.

El evento fue producido a nivel interno por la Superintendencia del Capitolio y la Oficina de Asuntos Públicos.

A %d blogueros les gusta esto: