Desestiman demanda contra médico por alegado hurto de comunicaciones confidenciales

Descarga el documento: American Health, Inc. v. Chévere

Entre otras cosas, los demandantes reclaman que han gastado más de 178 mil dólares en abogados como parte de sus daños y pérdidas. El Tribunal federal decidió que la conducta alegada no viola ninguna de las leyes federales invocadas.

American Health, Inc., Socios Mayores en Salud, Inc., y Socios Mayores en Salud Holding, Inc. demandaron al Dr. Sergio Chévere, alegando que este se apropió ilegalmente de información confidencial, propiedad de los demandantes.

Según la demanda, el Dr. Chévere fue empleado de American Health con una posición importante, y luego fungió como consultor de la empresa. Alegan los demandantes que el Dr. Chévere remitió 54 correos electrónicos desde su cuenta con la compañía y los envió a su cuenta de correo-e personal.

Los demandantes alegaron que con sus acciones el Dr. Chévere violó varias leyes federales y locales. Entablaron la demanda ante el Tribunal federal para el Distrito de Puerto Rico por las alegadas violaciones a la Ley de Fraude y Abuso Informático (CFAA, por sus siglas en inglés), la Ley de Escuchas (Wiretap Act) y la Ley de Almacenamiento de las Comunicaciones (SCA, por sus siglas en inglés). El Tribunal puede atender lo relacionado con las leyes locales asumiendo jurisdicción suplementaria por estar relacionadas con los asuntos de la reclamación federal.

Sin embargo, el Tribunal de Distrito determinó que no hay suficientes alegaciones ni prueba para que prospere alguna de las causas de acción bajo las leyes federales. Eso, sin entrar en si el Dr. Chévere en efecto se apropió de información confidencial propiedad de los demandantes.

La CFAA penaliza a quien acceda una computadora sin autorización, o excediendo su autorización con conocimiento e intención de cometer y mediante dicho acceso perpetúe el fraude y adquiera algo de valor. Bajo esa ley, se puede entablar una demanda civil cuando el perjudicado sufra un daño o pérdida que supere los $5,000.00.

En este caso, la única pérdida monetaria que alegan los demandantes son los más de $178,000.00 que han pagado a sus abogados.

Sin embargo, daño y pérdida para la CFAA se refiere a la destrucción, corrupción, o eliminación de archivos electrónicos, daño a un disco duro, o cualquier disminución a la integridad del sistema. Aún cuando “pérdida” pueda referirse a la inversión de fondos para el análisis de los daños causados por el autor, no puede tratarse de gastos no relacionados a la computadora.

En cuanto a que la conducta del Dr. Chévere viole la Ley de Escuchas, la alegada conducta del doctor no se asemeja a una conducta que viole dicha ley. La ley prohíbe interceptar comunicaciones mientras están en proceso de interlocución, no el enviar comunicación electrónica de un destinatario a otro.

Para que constituya una violación a la Ley SCA, se necesita que además de acceder a la información sin la debida autorización, que obtenga, altere o impida el acceso a la misma en el lugar donde está almacenada. Para que se active la ley, la información debe estar almacenada como servicio de comunicación electrónica (o ECS, por sus siglas en inglés), pero no cuando se trata de almacenaje en un servicio de computación remoto (RCS, por sus siglas en inglés). En este caso, la comunicación se encontraba en un correo electrónico que estaba abierto dentro de un servidor que opera como RCS, y no como ECS. Por lo que esa ley no resulta aplicable.

Por este motivo, el Tribunal desestimó con perjuicio las reclamaciones federales contra el Dr. Chévere y desestimó sin perjuicio las causas de acción conforme a las leyes locales por no hallar razón para atenderlas en esta jurisdicción.

por el Lcdo. Cristian González

 

A %d blogueros les gusta esto: