Departamento de Justicia ofrece Primera Academia Especializada en Procesamiento de Conductores Ebrios

La Secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, informó que hoy comienza la Primera Academia Especializada en Procesamiento de Conductores Ebrios, la cual forma parte del acuerdo colaborativo del Departamento de Justicia y la Comisión para la Seguridad en el Tránsito (CST) para que fiscales se especialicen en la investigación, manejo y litigación de casos de embriaguez.

Por primera vez en Puerto Rico, se estableció la posición de “Traffic Safety Resource Prosecutor”, que es la fiscal Rosaura González Vélez. Esta figura existe en otras jurisdicciones de Estados Unidos por recomendación del National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), que busca que fiscales especializados estén continuamente recibiendo adiestramientos y ofreciendo cursos a otros fiscales.

El propósito es que las diferentes fiscalías reciban apoyo en el manejo de los casos en etapa investigativa, litigación de planteamientos noveles en derecho, trabajo en la escena y trabajar en unión a otras agencias en la creación de adiestramientos especializados con el propósito de mejorar las convicciones en casos de conductores ebrios.

A partir de hoy y por los próximos 16 días, la fiscal González Vélez adiestrará a seis fiscales especiales de nuevo reclutamiento que tendrán la oportunidad de especializarse en la investigación, manejo y litigación de casos de embriaguez. Esta Academia Especializada se crea porque los casos de embriaguez se caracterizan por ser altamente técnicos. Los fiscales que participarán del curso son: Helen León Hernández, Vanessa Rivera Morales, Ricardo Rodríguez Colón, Luis R. Carrau Lebrón, Karen Silva Acosta y Jesús Torres González.

Peritos en su campo profesional participarán como recurso, como fiscales con amplia experiencia en litigación de casos de embriaguez, agentes especializados del Negociado de Tránsito de la Policía de Puerto Rico, químicos del Departamento de Salud y siquiatras de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), entre otros.

Los fiscales aprenderán y desarrollarán conocimiento sobre el funcionamiento del Intoxilyzer 9000 –el instrumento para medir alcohol a través del aliento-, el proceso de metabolización de los individuos y sus posibles cambios de conducta al ingerir alcohol o sustancias controladas, cómo presentar adecuadamente esta evidencia en el tribunal, además de tener la oportunidad de escuchar a víctimas de conductores ebrios.

Una vez completado el adiestramiento los fiscales estarán capacitados para litigar adecuadamente los casos de embriaguez, asegurando que el trabajo que realizan los policías en sus intervenciones sea presentado adecuadamente en los tribunales, para así mejorar la cantidad de convicciones que se logran en casos de esta naturaleza.

“En el Departamento de Justicia, estamos conscientes de la responsabilidad que tenemos en el manejo de estos casos. Por primera vez se logró un acuerdo con la Comisión para la Seguridad en el Tránsito para designar a fiscales con el fin de atender el señalamiento de la NHTSA, sobre la necesidad de realizar adiestramientos. Conducir bajo los efectos de bebidas embriagantes es un delito y una irresponsabilidad que ha causado el luto y la tristeza en muchos hogares en Puerto Rico. Es importante crear conciencia en los ciudadanos y por otro lado, aquellos que sean detenidos conduciendo en estado de embriaguez, respondan por sus actos con un procesamiento efectivo y sin tecnicismos por fiscales preparados y adiestrados en el tema. Estamos atendiendo esta necesidad y cumpliendo con nuestro deber”, indicó Vázquez Garced.

“La Comisión para la Seguridad en el Tránsito, en total cumplimiento con su misión, ha identificado la asignación de fondos necesarios para la creación de esta Unidad Especializada de Fiscales que buscará llevar un mensaje claro, de que conducir en estado de embriaguez es un delito que tiene consecuencias. Comenzamos con llevar el mensaje educativo a la ciudadanía para evitar las conductas prohibidas por ley en las carreteras, sin embargo, aquellos conductores que insistan en conducir bajo los efectos de bebidas embriagantes se expondrán a ser arrestados y procesados. Confiamos que este esfuerzo logrará, no solo aumentar el porciento de convicciones por este delito, sino también reducir las muertes en las carreteras por razón de conductores ebrios. Este es uno de los pilares de nuestro compromiso con la seguridad vial en Puerto Rico”, señaló la Directora Ejecutiva de la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, Darelis López Rosario.

A %d blogueros les gusta esto: