Nuevo estatuto enmienda Ley de Servicios Funerarios de Puerto Rico

Descarga el documento: Ley Núm. 208-2018

Recientemente se convirtió en ley el Proyecto de la Cámara 912, que enmienda varios artículos de la Ley de Servicios Funerarios de Puerto Rico, a los fines de armonizarla con la legislación federal contenida en el Funeral Rule Act, y a los estándares actuales.

“A través de los años los servicios fúnebres han ido evolucionando en aras de ofrecer mayor calidad y conveniencia.  Uno de los cambios integrados en el servicio ha sido el concepto de cremación, y otros que se pueden vislumbrar en un futuro. Dado la evolución de los servicios, las regulaciones han tenido que sufrir modificaciones para adaptar las mismas a los nuevos métodos y conceptos”, indica la exposición de motivos.

 

Entre las disposiciones, se establece que cadáveres o restos humanos podrán ser almacenados o refrigerados por periodos extendidos en neveras diseñadas específicamente para ello.

Así las cosas, la Ley establece las siguientes disposiciones:

  • Toda funeraria será dirigida por un Director Funeral, certificado por el Departamento de Salud y con estudios superiores en Gerencia y Administración de Funerarias o en deberes y funciones de un Director Funeral, con prueba adecuada de sus cualificaciones morales y presentará un certificado de antecedentes penales.
  • El Director Funeral será custodio del Certificado de Defunción hasta su entrega en el Registro Demográfico, gestión de la cual tendrá responsabilidad. El Certificado contará con el nombre legible, número de licencia y firma del Director Funeral.
  • El Director Funeral, de una funeraria debidamente autorizada por ley, también tendrá responsabilidad de solicitar en el Departamento de Salud cualquier permiso ya sea de enterramiento, exhumación, cremación, traslado al exterior o cualquier documento que sea necesario para la disposición final de un fallecido. No podrá realizar el enterramiento, cremación o traslado sin antes obtener el permiso del Registro Demográfico.
  • El Departamento de Salud tendrá registro de todas las funerarias, centros de cremación, directores de funerales y embalsamadores.
  • Cualquier Funeraria, Centros de Cremación, Director Funeral y Embalsamador que no esté debidamente registrado no podrá ejercer o solicitar autorización alguna para sepultar, embalsamar, cremar, trasladar o recibir un cadáver fuera o hacia Puerto Rico, según sea el caso.
  • Todo cadáver que sea trasladado tiene que ser cubierto por una bolsa plástica con cremallera y protegido para que no esté a simple vista o represente riesgo a la salud pública. Si han pasado más de 24 horas, el cuerpo deberá ser embalsamado para poder transportarse.
  • Todo cadáver que sea trasladado fuera de la jurisdicción de Puerto Rico deberá ser embalsamado por un embalsamador con licencia vigente.
  • Traslados a Estados Unidos: Si el Certificado de Defunción del cadáver no indica que la muerte fue debido a una enfermedad contagiosa, en cuarentena, y el mismo sea depositado en un contenedor a prueba de filtraciones, el embalsamamiento no será requerido para entrar a los Estados Unidos. En el caso de que el cuerpo no esté embalsamado o cremado debido a que la persona haya fallecido de una enfermedad contagiosa, en cuarentena, o por creencias religiosas u otras circunstancias, será requisito solicitar un permiso al Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para poder entrar a la jurisdicción de los Estados Unidos.
  • Traslados Internacionales: Para enviar un cadáver fuera, es requisito comunicarse con la oficina consular del país o estado a donde será trasladado el cuerpo y cumplir con aquellos requisitos de dicha jurisdicción, según sea el caso.
  • En los casos en donde la muerte de una persona ocurra en un hospital o residencia, y no haya presente signos de violencia o traumas y un médico debidamente licenciado certifique la muerte por medio de un certificado de defunción, dicho cadáver podrá ser removido y trasladado directamente a la funeraria o crematorio autorizado por el familiar o institución autorizada.
  • Toda funeraria deberá tener: (1) una o más áreas para exposición de cadáveres; (2) baños ubicados fuera de las capillas; (3) un área para operar cafetería o área para consumo de café y alimentos ligeros.
  • Sala de embalsamamiento si embalsaman cadáveres. Esta sala deberá estar ubicada fuera del área de capillas, deberá tener aire acondicionado y sistema de disposición de desperdicios biomédicos, una mesa de mármol o de acero inoxidable, protección adecuada contra sabandijas, suministro de agua potable, fría y caliente, entre otros.
  • Las funerarias que atiendan funerales de animales deberán tener un área separada para ello. De igual forma, todo centro que se dedique a la cremación de animales deberá contar con uno o más hornos específicamente destinados a esta finalidad, los cuales serán distintos a los utilizados para humanos.
  • Personas dedicadas a cualquier tipo de embalsamamiento deberá tener licencia vigente expedida por la Junta Examinadora de Embalsamadores de Puerto Rico.
  • No se podrán reusar los ataúdes, excepto los de alquiler. El Director deberá comunicar al comprador, que el ataúd que alquiló fue diseñado para reutilizarse.
  • Todo fabricante y distribuidor de ataúdes tendrá la obligación de asignar un número de serie único y mantener un registro de todo ataúd fabricado o adquirido para ser vendido o utilizado en Puerto Rico. Asimismo lo harán las personas o entidades que provean servicios de cremación de cadáveres.
  • La exposición de los cadáveres o restos humanos no estará sujeta a formas y maneras específicas o particulares a menos que se afecte la salud, la moral y el orden público. 
  • Los cadáveres o restos humanos podrán ser almacenados o refrigerados por periodos extendidos en neveras diseñadas específicamente para ello.
  • Toda funeraria o crematorio será responsable de la custodia de las cenizas por un periodo no mayor de treinta (30) días, contados a partir de la fecha de cremación.

 

A %d blogueros les gusta esto: