Desde afuera y desde cero: Buscando trabajo

por la Lcda. Evelyn Aimée De Jesús Rodríguez (LinkedIn)

El mercado laboral varía geográficamente. Puerto Rico no es la excepción. Si usted, como yo, es de los que se mudó a los Estados Unidos o al “mainland”, se encontrará que la cultura laboral es distinta e incluso lo es la de buscar un empleo. Fui “sole practitioner” por años, por lo que ya de por sí es un reto porque el que trabaja por su cuenta es percibido distinto al que ha llevado su vida laboral empleado para una entidad privada o agencia gubernamental. Les comparto mi experiencia la cual espero les enriquezca. Mis líneas también aplican a los estudiantes de Derecho.

Cuando me mudé, tuve el beneficio de ingresar a una institución sin fines de lucro parte del Jewish Social Services que se llama Tampa Bay Job Links y la que se especializa en dar servicios de “job coaching” a personas que —como yo— están en transiciones de empleo o que desean explorar otros horizontes profesionales en su vida. Existen entidades como ésta que le pueden asesorar y parearle con con un “career coach” que le guíe en su búsqueda de empleos o cómo transferir sus destrezas a otra industria. Se sorprenderá. Déjese ayudar, por favor, no siempre nos las sabemos todas.

Tenga una cuenta en LinkedIn— “No hay de otra”. Si usted no tiene visibilidad en esta red social de profesionales eso puede levantar inquietudes sobre su trayectoria y esa es la manera en que usted se presenta ante el mundo profesional. Muchos reclutadores se bastan de esta herramienta para ubicar candidatos con sus credenciales. Para su perfil, debe tener una foto profesional. Véase pulcro(a). Vístase como lo que somos, abogados, o al menos como usted entiendo que desee que se le perciba en su imagen. Le guste o no, la imagen vende y ese es su anuncio. Una cuenta de LinkedIn tiene su manera de prepararse. Oriéntese y tómese el tiempo de hacer una a un nivel profesional.

Los resumés son en inglés (obviamente). Ser bilingüe es una ventaja, pero usted debe expresarse en inglés a un nivel profesional. Incluya la nomenclatura que se utiliza para referirse a su práctica de Derecho y utilícela en su resumé. Como ejemplo, un abogado de familia es un “family law attorney”, los divorcios son “contested” o “non contested”. Si usted practicaba daños y perjuicios usted no se refiere a que lleva “torts” (eso es un término de Derecho), su práctica es de “personal injury”, “automobile accidents”, o “medical malpractice”, para ilustrarle con unos ejemplos.

Aprenda a referirse en inglés, en detalle, al alcance de lo que era su práctica. Por ejemplo, si usted revisaba contratos de arrendamiento de obras para referirse a contratos de construcción, no se refiera a “construction contracts”, usted revisaba “construction agreements” (acuerdos). Las escrituras son “deeds”. Aprenda a explicar la distinción de la función notarial en esta jurisdicción de una manera simple. Si usted era abogado de demandante en casos laborales, usted es un “employment law attorney” y su práctica era de “plainitiff’s side”. Si usted era abogado de patrono, su práctica es de “employer’s defense”. Lo mismo sucede si usted representa a aseguradoras: “insurance defense” y si defendía asegurados usted era “plaintiff side”, o sea, de “insureds”.

Utilizar la terminología, jerga o “lingo” correcto le ayuda a llevar una imagen de que usted conoce de lo que está hablando y que usted está a tono con la cultura de la industria legal y el mercado donde usted se puede insertar. Trate de relacionar su experiencia previa con las corrientes de esa jurisdicción donde usted aspira a trabajar.

Si tiene opiniones publicadas, casos de alto perfil, trabajo voluntario o pro bono, escríbalo en su resumé. En nuestra disciplina legal eso tiene manera de redactarse y exponerse.

Tenga estadísticas de su desempeño: porcentaje de casos que ha visto en su fondo (“trial stage”), casos por jurado (“jury trials”) o por tribunal de derecho (“bench trials”), prepárese para contestar sobre su enfoque al negociar una transacción en un caso (un “settlement”) y sepa cuantificar el número de casos perdidos, ganados, tanto a nivel de instancia, como a nivel de apelación.

Si usted estudió Derecho en Puerto Rico, usted NO ES un “foreign trained attorney”. ¡Cuidado con eso! Nuestras facultades de Derecho están acreditadas por el American Bar Association. O sea, Puerto Rico está a la par (o se supone que lo esté) con los requisitos académicos de cualquier profesional de la abogacía en los Estados Unidos y como tal, usted no tiene impedimento para tomar un examen de reválida o solicitar admisión por moción en cualquier jurisdicción según los Estados Unidos. Si el tema surge, explique ésto de una manera sencilla y hágalo con durante una entrevista. No todo el que le entrevista está familiarizado con estos detalles. ¿Sabe qué? Tampoco tiene que estarlo. Puerto Rico es una jurisdicción híbrida. Usted debe estar preparado para explicar, si surge el tema, una vez más, con mucho tacto y paciencia, que dado a la relación política histórica de Puerto Rico con España y ahora con los Estados Unidos, tenemos áreas de Derecho que son como en los Estados Unidos como por ejemplo, el Derecho constitucional, procedimiento civil, procedimiento criminal, el Derecho evidenciario, que en el aspecto de bienes raíces la industria hipotecaria es regulada por el gobierno federal, al igual que la industria de seguros y la banca. Nuestras tendencias con las corrientes europeas en el Derecho de sucesiones o reales son fascinantes, pero tenga cuidado para que no se le perciba como que usted no rendiría en sus funciones del puesto para que le contrate porque usted desconoce o no domina el Derecho.

Por último —y este tema es sensible— si usted tiene retos con el inglés, tómese el tiempo de practicar, leer y si tiene que tomar un curso en inglés para que usted sea percibido como el profesional competente que es, hágalo. Si usted es desplazado, como yo, hay múltiples maneras de usted re entrenarse para ser re insertado en la industria legal como profesional de la abogacía. Hay fondos disponibles y leyes federales y estatales que le respaldan. El interés del gobierno es que usted trabaje y con esa visión es que existen programas libres de costo, recursos y gente buena para ayudarle con la mejor intención.

Recuerde, siempre hay otra jurisdicción legal que usted puede conquistar, comenzar en cero y que se le respete como el profesional esforzado y comprometido que yo sé que es. Si usted estudia Derecho, aspire a postular en otra jurisdicción. No tenga temor.

Como una “no se las sabe todas”, busqué el insumo de dos nuevas amigas, abogadas de excelencia que llevan años residiendo en la Florida y que las conocí por todo este asunto del huracán María. Ellas son “las experimentadas en el gallinero” y no yo. Una me asesoró desde de West Palm Beach. La otra compañera, la licenciada Iara Rodríguez, nos proveyó un enlace de su manual/guía para quien se muda a la Florida. Aprovéchelo. ¡Gracias a ambas!

Una de las razones que me motivan a ser abogada es el ayudar al prójimo. Llevo una pasión constante por mejorar nuestra disciplina legal y a través de mi trayectoria he hecho esfuerzos en pro de los abogados practicantes para que tengan mejor calidad de vida y condiciones para ejercer nuestra profesión. Esa es mi esencia. Entiendo que si ayudo a los abogados, puedo ayudar a la sociedad. Le pido que se sienta en la confianza de comunicarse conmigo si tiene dudas o guiarle a alguien que le pueda ayudar. “En la multitud de consejeros está la sabiduría”.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: