Estado de Texas considera pena de muerte por realizarse abortos

Legisladores estatales de Texas han tenido una larga jornada al considerar el Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes 896, que penalizaría el aborto y lo clasificaría como un homicidio, tanto para la persona que se lo practique como para los doctores. Dicha medida propone que las mujeres que abortan puedan ser condenadas a la pena de muerte.

El proyecto propone que los fiscales estatales puedan presentar cargos por agresión u homicidio en contra de mujeres que se practiquen abortos o los médicos que asuman realizar el procedimiento. El homicidio es un delito capital en el estado de Texas, lo que significa que el proyecto de ley abrió la posibilidad de que las mujeres y los médicos reciban la pena de muerte por abortos.

¿Aún no estás suscrito a Microjuris? Házlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Házlo en nuestra sección de cursos en línea.

El lenguaje de la legislación propuesta no menciona ninguna excepción para los casos de violación, incesto o embarazos que representaban riesgos para la salud de las madres. El proyecto de ley establece además, que desde el momento de la concepción los niños no nacidos estarían protegidos por la ley del estado de Texas “independientemente de cualquier ley federal contraria, orden ejecutiva o decisión judicial”.

La representante estatal Victoria Neave cuestionó las contradicciones de la pieza legislativa, preguntando: “¿[q]ué tan esencialmente uno está de acuerdo con someter a una mujer a la pena de muerte para hacerle exactamente lo mismo que uno alega que le están haciendo a un niño”, señaló.

“Creo que es importante recordar que si un conductor ebrio mata a una mujer embarazada, se le cobrará dos veces. Si asesinas a una mujer embarazada, te encausan dos veces. Así que no estoy criminalizando específicamente a las mujeres. Lo que estoy haciendo es igualar la ley”, dijo el representante estatal Tony Tinderholt.

De igual forma señaló que “[l]as enmiendas 5 y 14 de la Constitución de los Estados Unidos garantizan el debido proceso de ley para quitarle la vida a una persona”, dijo Tinderholt en su declaración. Eximir a las mujeres que tienen abortos de sanciones penales “trataría inherentemente a los niños no nacidos de manera diferente a otras personas que son asesinadas”.

Tinderholt introdujo la legislación por primera vez en 2017 con el propósito de “reducir los embarazos no deseados”. Ese año, el proyecto de ley se remitió al Comité de Asuntos Estatales de la Cámara de Representantes de Texas y nunca recibió una vista pública. Pero Tinderholt reintrodujo el proyecto de ley en la sesión legislativa actual del estado.

“Una mujer que ha cometido un asesinato debe ser acusada de asesinato”, dijo Jim Baxa, presidente de West Texans for Life, en la audiencia.

A %d blogueros les gusta esto: