Lo que los consumidores deben saber sobre el FaceApp

Por la licenciada Mónica Ramos Benítez, Ferraiuoli LLC

Recientemente, las redes sociales se han inundado de publicaciones de imágenes en las que los usuarios han transformado su rostro al sexo opuesto. Esta nueva tendencia se debe al FaceApp, una aplicación móvil que permite a los usuarios subir sus fotos y transformarlas automáticamente utilizando unos filtros de edición para verse envejecidos, cambiarse de sexo o ponerse barba.

Visita nuestro Observatorio COVID-19 en Puerto Rico

El FaceApp se fue viral por primera vez hace unos años atrás, cuando introdujo el filtro de edición “edad”, que permite al usuario transformar el rostro de una persona y ver cómo lucirá en la vejez. Con el nuevo filtro de edición “cambio de sexo”, FaceApp se ha vuelto viral en las redes sociales, pero lo que muchos usuarios no saben es el gran riesgo de seguridad que presenta el uso de esta aplicación.

Esta aplicación emplea un sistema neuronal basado en inteligencia artificial que analiza la fotografía descargada a sus servidores para transformar el rostro de la persona.

Sin embargo, al descargar la aplicación al dispositivo móvil, el usuario acepta los términos y condiciones de uso, lo que incluye una vaga y abarcadora política de privacidad. Es costumbre que la gran mayoría de los usuarios no leen los términos y condiciones de las aplicaciones que descargan en sus dispositivos antes de aceptarlas, sin saber que podrían estar comprometiendo la seguridad de sus datos personales.

¿Qué hace FaceApp con los datos de los usuarios?

FaceApp recolecta información sobre todo lo que los usuarios hacen en sus teléfonos celulares, como información sobre las diferentes páginas web que visitan, ubicación, duración de los accesos, metadatos sobre cómo interactúan con el servicio, las horas en las que acceden a las páginas web y hasta qué tipo de actividad llevan a cabo.

Si el usuario se crea una cuenta en FaceApp a través de una plataforma externa o una red social, como por ejemplo, Facebook, la aplicación recoge toda la información personal del usuario disponible en dicha plataforma, tales como el nombre y apellido, lista de amigos y fecha de nacimiento, entre otra información.

Al aceptar los términos y condiciones de uso de FaceApp, el usuario autoriza que los datos recogidos por la aplicación sean compartidos con terceros, pero no especifica quiénes son esos terceros ni para qué propósitos compartirán esa información.

Además, aunque la política de privacidad establece que las fotografías que los usuarios suben a FaceApp para explorar los diferentes filtros son guardadas en una nube por solo 24 a 48 horas, los usuarios no toman en consideración que, con solo subir su foto, están entregando la morfología de su rostro.

Esto presenta un gran riesgo de seguridad debido a que hoy en día, el reconocimiento facial es uno de los mecanismos más comunes utilizados para comprobar la identidad de las personas al acceder a un sinnúmero de aplicaciones móviles, tales como las de cuentas bancarias.

Antes de descargar la aplicación y subir sus fotos para explorar los diversos filtros que provee FaceApp, es importante que los consumidores lean los términos y condiciones, y estén conscientes de toda la información personal que están y que pueden estar comprometiendo al hacerlo.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: