Me fui viral, ¿ahora cómo protejo la propiedad intelectual sobre mi contenido?

Por el licenciado Jean G. Vidal-Font, del bufete Ferraiuoli

Con la velocidad con la que el contenido se vuelve viral, ya sea en redes sociales como Twitter o TikTok, una pregunta que surge a menudo es “¿cómo protejo mi contenido?”.

Para contestar la interrogante, es importante saber cómo nacen los derechos de propiedad intelectual que pueden aplicar y cómo se formaliza su protección.

En primer lugar, toca discutir qué son los derechos de autor (copyrights, en inglés), que es típicamente lo primero que va a aplicar.

Los derechos de autor protegen cualquier obra o expresión original que se plasme en un medio tangible sujeto a reproducción.

En arroz y habichuelas, esto requiere que la forma en que se haga la expresión sea un medio que exista más allá de lo temporero o mental (por ejemplo, papel versus una señal de humo).

En el mundo digital esto ocurre de inmediato cuando la foto, video, meme o audio se graba en el disco duro (ya sea físico o en la nube).

Desde ese momento, la persona que creó la obra tiene sus derechos de autor, asumiendo que la obra es una original (por ejemplo, simplemente tomando una foto que ya existe y poniéndole un filtro no es suficiente para darte derechos sobre esa adaptación, como norma general).

La persona que creó la obra puede optar por registrarla en la Oficina de Derechos de Autor de los Estados Unidos, pero el paso no es un requisito para obtener derechos sobre la obra, sino un paso que sirve como publicidad de los derechos y brinda mayor protección estatutaria al momento de ejercerlos en contra de quienes se apropien ilegalmente de ellos.

En segundo lugar, está el tema de las marcas (trademarks, en inglés). El derecho de marcas protege todo nombre, slogan o logo (entre otras) que identifican quién provee cierto servicio o productos en el comercio.

LA DIFERENCIA

Esta es la importante distinción entre marcas y los derechos de autor:

No tengo que comercializar mi arte para protegerlo bajo el derecho de autor, pero sí tengo que comercializar un producto o servicio para poder tener una marca.

Típicamente, esta discusión entra al panorama luego de irse viral el contenido, cuando entonces se contempla cómo maximizar la publicidad que se obtiene.

Entonces, cuando creamos un contenido (un video, una canción, etcétera), y nos vamos viral, es importante recordar lo siguiente:

  • Documentar la fecha de creación de la obra. Esto será importante el día que alguien alegue que tu obra es una copia de la de ellos (asumiendo que la tuya es original y la de ellos es una copia de la tuya)
  • Crear un canal donde puedas monetizar tu obra (asumiendo que vayas a continuar creando obras)

Si vas a hacer u ofrecer mercancía (merchandise), recuerda:

  • establecer un logo original (luego de hacer una búsqueda para marcas similares o sujetas a confusión) para identificar tus productos y solicitar el registro de la marca a nivel federal y estatal
  • tener cuidado con no utilizar “sampling” de artistas sin permiso, ya que la jurisprudencia rara vez permite que eso se considere como “fair use

Irse viral trae mucha atención y a su vez, distracción, pero uno no debe perder la oportunidad para tomar la propiedad intelectual que uno está creando y tomar los pasos para protegerla.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: