NOTICIAS

8 preguntas a la nueva presidenta del Colegio de Abogados y Abogadas

Por Daniel Rivera Vargas

La nueva presidenta del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico (CAAPR), Daisy Calcaño López, tiene el compromiso de trabajar por toda la profesión, más allá de los matices políticos y partidistas.

Calcaño López fue electa para el término 2020-2022 y se convierte en la cuarta mujer en ocupar la presidencia de colegio.

Antes de la abogada con oficina en Caguas, el Colegio fue presidido por Nora Rodríguez Matías, Celina Romany Siaca y Ana Irma Rivera Lassén.

«Creo en un colegio al servicio de los colegiados y colegiadas… el gremio es el centro de mi compromiso», dijo Calcaño López cuando juramentó.

Antes de asumir la presidencia, Calcaño López fue coordinadora de la procuraduría del abogado y la abogada, una dependencia interna del Colegio dedicada a “defender los derechos e inmunidades de los abogados y abogadas, procurando que éstos y éstas gocen ante los tribunales de la libertad necesaria para el buen desempeño de su profesión”.

Calcaño López respondió otras ocho preguntas a Microjuris.com.

pixelofertas cursos microjuris

1. ¿Cómo describe el estado actual de la abogacía?

Nuestra sociedad ha pasado por cambios drásticos provocados por huracanes, terremotos, la quiebra fiscal del país y ahora la pandemia.

Todos estos eventos han tenido efectos profundos y negativos en la práctica de la profesión, pero son una oportunidad de reinventarnos utilizando la tecnología como herramienta pero sin que se pierda la esencia de la relación abogado-cliente, que es el trato personal que lleva a establecer el vínculo de confianza necesario para una adecuada representación legal.

Es importante que la Rama Judicial y la comunidad jurídica atienda los rezagos que ha provocado la brecha tecnológica entre las distintas generaciones de abogados y abogadas.

2. ¿Qué opina del intercambio reciente entre jueces del Supremo?

Los jueces del Tribunal Supremo deben dar ejemplos de civilidad, cortesía y respeto a la clase togada y a la sociedad puertorriqueña.

Intercambios con ataques personales no deben tener lugar en el seno de ese augusto cuerpo.

Es el último reducto que tiene el pueblo en la consecución de la justicia.

3. ¿Cómo mejorará el Colegio los servicios a los abogados y las abogadas?

El Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico aspira a ser la Casa Grande de la Abogacía, enfocándose en servir a nuestra sociedad y a nuestro gremio.

Buscaremos mejores beneficios para nuestros abogados, mejores condiciones de trabajo para el gremio y lucharemos por defender a nuestra profesión contra medidas que dificulten irrazonablemente la práctica.

De igual manera, buscaremos ayudar a nuestro gremio a incorporarse al siglo XXI, ofreciéndoles todas las ayudas y adiestramientos posibles.

Aspiramos a una profesión respetada y nuestro plan de trabajo va dirigido a ello.

4. ¿Puede explicar su propuesta de representación de abogados en casos éticos?

Un caso ético no debe ser visto como un proceso punitivo contra un abogado, sino un proceso correctivo.

Muchos abogados han incurrido en faltas menores que han provocado acciones disciplinarias donde pueden perder sus títulos.

Todo abogado merece una digna y adecuada representación en los casos éticos con el fin de que se puedan corregir deficiencias y rehabilitar a los infractores.

El Colegio dirá presente en esta defensa a través del Cuerpo de Procuradores que próximamente se ampliará para proveer [también] ayuda particular a los notarios.

5. ¿Procurará bajo su presidencia un nuevo código de ética?

Es inconcebible que en pleno siglo XXI las normas éticas que rigen nuestra profesión hayan cumplido 50 años de existencia.

Esto demuestra a claras luces que el Código de Ética no se ajusta a nuestros tiempos y que necesita ser actualizado para que claramente defina las obligaciones y responsabilidades de los abogados.

En tiempos de redes sociales, de videoconferencias y publicidad en el internet, es imperativo que se adopte pronto reglas nuevas que recojan los códigos de ética modernos.

«Estamos esperanzados que el Tribunal Supremo le dará amplia publicidad y participación a todos los abogados y abogadas de Puerto Rico que quieran someter recomendaciones para que tengamos un Código de Conducta razonable y justo, tanto para clientes como para los abogados y los notarios«.

6. ¿Cómo están las finanzas de la institución?

Al igual que otras organizaciones profesionales de Puerto Rico, el Colegio está enfrentando grandes retos debido al impacto de la pandemia en la economía local.

Los tribunales de justicia y los abogados han sido severamente afectados por los cierres totales o parciales de operaciones y esto ha tenido su impacto sobre el Colegio y sus operaciones.

Sin embargo, el Colegio ha tomado medidas correctivas a tiempo para atemperar sus operaciones a la nueva realidad puertorriqueña.

En este momento, las finanzas del Colegio están frágiles, pero estamos esperanzados en que las medidas que se están adoptando para generar fondos adicionales a través de nuevos miembros y otras gestiones mantendrán al Colegio en buena condición financiera, con una operación más costo efectiva y eficiente.

7. ¿Hay proyectos de ley que deseen impulsar?

Es necesario que el gobierno retome y evalúe disposiciones del Código Civil que no han quedado claras y que prometen crear serios problemas en el futuro.

El Colegio sometió extensos comentarios al Código Civil y habrá de impulsar estos cambios para que las nuevas disposiciones del Código Civil sean enmendadas.

De igual manera, estamos lejos de lograr la equidad social y hay que promover leyes que atiendan con urgencia la violencia de género, la equidad en todas sus vertientes y en todos los aspectos de la sociedad.

El Colegio estará presto para ayudar en la confección de proyectos de ley que puedan redundar en beneficios a la sociedad y a la clase togada del país.

La Comisión de Legislación del Colegio y las Comisiones de Derecho Civil, Familia, Laboral entre otras, están ya listas y trabajando en los posibles proyectos de ley que promoveremos desde la institución.

Hemos solicitado tan reciente como el 24 de noviembre de 2020 a la gobernadora y a la Legislatura que extiendan la fecha de vigencia del nuevo Código Civil 2020 seis meses adicionales.

El corto y apresurado plazo de seis meses para la entrada en vigor del nuevo Código Civil de Puerto Rico no ha permitido que estos profesionales estén listos para continuar responsablemente el ejercicio de sus respectivas prácticas.

Tal plazo ha sido marcado y preocupantemente corto e insuficiente para tal preparación.

Así lo han expresado estos profesionales al CAAPR, preocupados por las consecuencias que tal celeridad tendrá sobre su ejecución profesional, los servicios y derechos de los ciudadanos y ciudadanas a los que sirven.

8. ¿Qué mensaje tiene para los letrados que no son parte del Colegio para que los consideren una alternativa para ellos?

El Colegio es la Casa Grande de la Abogacía.

Nuestra filosofía es de inclusión y diversidad, de tolerancia al disenso y a las opiniones de todos los abogados.

Es la organización más importante y efectiva en el país que busca proteger a la clase togada.

La defensa de abogados en casos éticos, la oposición al Reglamento de Asignación de Abogados y Abogadas de Oficio, el rol asumido al evaluar lo acontecido en el verano del 2019 y su participación activa como observadores en las pasadas elecciones reflejan el compromiso constante del Colegio hacia la sociedad y hacia el gremio.

Aunque podamos disentir o criticar ciertas actuaciones del Colegio -presentes o pasadas-, no hay duda de que en la unidad está la fuerza, y es el Colegio el que une a nuestro gremio y nos da la fuerza para defenderlo.

El Colegio necesita el respaldo y apoyo de todos los abogados y abogadas de Puerto Rico para una mejor defensa del gremio.

La importancia de los problemas que nos afectan como gremio profesional, los cambios en la práctica forzados los desastres naturales y la pandemia, la precarización de nuestra profesión, nos impone la responsabilidad de aunar los esfuerzos con la comunidad jurídica, la Rama judicial, y el Tribunal Supremo para atenderlos con la sensibilidad requerida.

No es posible un sistema de justicia accesible y equitativo sin una profesión legal estable, respetada y próspera. A eso aspiramos.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: