NOTICIAS

Pasa al Senado legislación para prohibir neveras de «foam» en las playas

Ahora que la Cámara de Representantes aprobó el proyecto para prohibir las neveras de foam en los balnearios, cuerpos de agua y las playas, el Senado de Puerto Rico atenderá la medida.

La pieza legislativa también propone imponer multas de hasta $250.00 a toda persona que incumpla con la ley.

La medida fue avalada con 30 votos. Sin embargo, contó con 12 abstenciones de la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP).

Durante su turno de discusión, el representante y portavoz alterno de esa delegación en la Cámara, Gabriel Rodríguez Aguiló, cuestionó que la medida no incluyera definiciones claras de los conceptos de balnearios, cuerpos de agua y playas, y señaló que las definiciones solo están incluidas en el informe del Proyecto.

«Esto es una medida que hay que estar claros en los puntos. No puede haber espacios ni zonas grises. Este tipo de medida es muy loable y necesario. Es imprescindible la claridad y precisión del estatuto penal. Estamos hablando de crear multas», expresó el legislador.

Rodríguez Aguiló además, inquirió sobre la agencia responsable de establecer la reglamentación para la aplicación de la ley, el costo de la rotulación de prohibición, el costo de la campaña de orientación sobre la ley y a qué lugar serían destinados los fondos que generen las multas.

¿Estás buscando una herramienta de monitoreo legislativo? Conoce el eLegislativo

El portavoz del Partido Popular Democrático (PPD), el representante Ángel Matos García, quien es a su vez el autor del proyecto, destacó que la medida incluye un índice de definiciones, en el cual se encuentran los conceptos de establecimiento comercial, neveras portátiles de poliestireno, vida marina y los tipos de poliestireno.

El legislador enfatizó que la pieza faculta al Cuerpo de Vigilantes del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), al Negociado de la Policía y a la policía municipal como las agencias responsables de hacer cumplir la ley.

Aunque reconoció que la medida no presenta «una estructura fiscal», aseguró que las propuestas del proyecto, como los rótulos y las campañas de orientación, serán sufragadas con los fondos que generen las multas por infracciones.

«Hay un proyecto de ley para un fin loable, en un área sensitiva natural, que se nutre a multa limpia. Los rótulos salen de los tickets. No estamos prohibiendo que en Puerto Rico se tengan (las neveras de ‘foam’), sino que no hayan en las playas, en balnearios, ni en cuerpos de agua», afirmó Matos García, al exponer su defensa sobre lo que entiende genera un daño ambiental, particularmente a la vida marina.

El representante Edgardo Feliciano Sánchez, quien preside la comisión de Recursos Naturales, Asuntos Ambientales y Reciclaje de la Cámara, igualmente se expresó a favor de la medida y defendió la implementación de la multa.

Reiteró que «tiene la finalidad de proteger el medio ambiente. Lamentablemente, en ocasiones, hay que recurrir a imponer sanciones para lograr el objetivo de una ley. Cuando afecta el bolsillo, la gente aprende».

Anteriormente Feliciano Sánchez había convocado una vista pública para recibir el insumo del DRNA, del Departamento de Justicia, del Departamento de Salud y de la Compañía de Turismo sobre la medida, en donde estas agencias favorecieron la medida.

En la vista pública, la representante de la secretaría del DRNA, la licenciada Laura Díaz, informó que la agencia endosa esta prohibición e indicó que «la política pública que pretende implementar el proyecto es fundamental para atender el problema que representan los productos desechables de poliestireno o foam a nuestros recursos naturales».

Conoce la Votación del Proyecto de la Cámara 442

El Departamento de Justicia aseguró, a través del portavoz Iván Soto, que la agencia «no encuentra impedimento legal que limite la facultad de la Asamblea Legislativa para prohibir el uso de neveras de foam en los balnearios de Puerto Rico».

La Compañía de Turismo, al expresar su apoyo al proyecto, recomendó que la prohibición de las neveras se extendiera a todos los cuerpos de agua en Puerto Rico que se utilicen de manera recreacional.

«No hay duda que las neveras de poliestireno representan un problema para nuestro ambiente, ya que afectan el paisaje, la vida silvestre, así como la diversidad de vida marina», propone la ponencia de Turismo.

¿Aún no estás suscrito(a) a Microjuris? Hazlo aquí. ¿Necesitas cumplir con tus créditos de Educación Jurídica Continua? Hazlo en nuestra sección de cursos en línea.

A %d blogueros les gusta esto: