NOTICIAS

InterMujeres impulsa la perspectiva de género en la educación jurídica

La profesora Esther Vicente Rivera conversó con Microjuris sobre el programa que busca educar sobre los derechos de las mujeres.

Por Valeria Alicea Guzmán

Desde antes de crear el Instituto de Estudios sobre Mujeres, Género y Derecho (InterMujeres), el tema de la perspectiva de género y el discrimen formaba parte del currículo de las clases de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (UIPR).

Según la directora de InterMujeres, Esther Vicente Rivera, aunque los derechos de las mujeres eran parte importante de la discusión en clase, a través de la iniciativa buscan educar y concienciar sobre la perspectiva de género a estudiantes, profesionales del derecho y a la comunidad en general.

“Nosotras abogamos por que se incorpore una mirada de género. La mirada de género implica que al analizar cualquier problema o ley o reglamento o controversia jurídica se tome en cuenta cómo esa controversia, ley o reglamento tiene un impacto particular en la vida de las mujeres y también en las personas discriminadas por género”, expresó la también catedrática.

El programa se fundó tras el decano Julio Fontanet Maldonado expresar su interés por formar una institución que tratara los temas relacionados con los derechos de las mujeres y la perspectiva de género. Para agosto 2013, la Facultad de Derecho ya contaba con un proyecto formado por las profesoras Vicente Rivera, María Dolores Fernós, Marilucy González Báez y Yanira Reyes Gil, que también se habían destacado por ser vocales de los derechos de las mujeres y la erradicación de todo tipo de discrimen.

Con el fin de cumplir con los propósitos del proyecto, como desarrollar estrategias para desmontar las condiciones que sostienen la desigualdad y la violación de los derechos humanos, Vicente Rivera destacó la importancia de educar a las y los futuros profesionales del derecho por medio de una mirada crítica y feminista.

“A los estudiantes de nuestra facultad se les crea conciencia desde incluso los cursos introductorios de cómo el discrimen ha sido de cierto modo mantenido por el derecho y cómo hemos estado abogando por cambiar esas prácticas”, agregó.

Vicente Rivera informó que, en conjunto con la facultad, han logrado realizar investigaciones sobre la violencia de género y su impacto en las parejas jóvenes, y el impacto de la pandemia en la vida de las mujeres y en la sociedad. Además, mencionó que incorporan estudiantes en el análisis de proyectos de ley y el desarrollo de ponencias.

“Hemos hecho trabajo a nivel internacional y regional. Hemos organizado conferencias sobre temas relacionados con la perspectiva de género en conjunto con la Universidad de la Habana y la Unión de Juristas de Cuba. En esas actividades han participado profesores y profesoras de universidades de distintos países del Caribe y América Latina”, añadió.

Cambios que toman tiempo

Pese a que reconoció que al presente hay mayor conciencia de sectores de la población sobre temas relacionados con la perspectiva de género, Vicente Rivera confesó que aún se necesita un cambio en el sistema.

“El cambio que nosotras promovemos requiere cambiar estructuras, requiere cambios de fundamentos filosóficos, requiere cambiar prácticas, prácticas milenarias y prácticas que llevan mucho tiempo al interior del derecho y al interior de nuestra sociedad. Falta mucho por lograr”, sostuvo.

Según la catedrática, el proceso de cambiar el sistema es uno complicado por tener una estructura patriarcal y estar formado por decisiones tradicionalistas que imponen lo que es ser hombre y ser mujer.

“Son estas estructuras desde cómo se hace el derecho, desde quién controla los espacios, dónde se generan nuevas normas y nuevas políticas públicas hasta cómo se utilizan por abogados y abogadas, y cómo se ejerce la administración de la justicia”, dijo.

Comentó, además, que en Puerto Rico existe mucha legislación a favor de los derechos de las mujeres, pero se ve rezagada en la ejecución.

“El problema que confrontamos es que la implantación de las medidas que desarrollamos se quedan cortas. Se quedan cortas porque esas nuevas leyes chocan con unas estructuras que no quieren cambiar, con mucha renuencia al cambio o con resistencia al cambio”, manifestó.

La abogada afirmó que se necesitan más esfuerzos para incorporar una visión de género en la enseñanza jurídica, pues todavía hay mucha resistencia de integrantes de la academia.

“Proyectos como el nuestro son importantes porque nos ayudan a visibilizar, a explicar y a desarrollar argumentos sencillos. Argumentos que permitan a estudiantes de derecho y profesionales del derecho a desmontar esos discursos que en su fondo son anti derechos humanos”, puntualizó.

En estos días donde más necesitas tus recursos de investigación y monitoreo legal, haz de Microjuris tu herramienta principal. ¡Suscríbete hoy al servicio (adiestramiento incluido)!