NOTICIAS

¿Cómo manejar tus finanzas antes, durante y después de estudiar derecho?

La contable Miliana Marrero Zayas aseguró que cuidar de la salud financiera es necesario para mantener el enfoque y evitar situaciones de incertidumbre y dificultades económicas.

Por Valeria Alicea Guzmán

Ser estudiante de derecho requiere de muchos sacrificios y, según la contable Miliana Marrero Zayas, no prestar atención a tus finanzas desde el inicio puede provocar un aumento en los niveles de estrés y ansiedad.

Sin embargo, la exalumna de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR) advirtió que no debes dudar en buscar ayuda profesional de cualquier tipo cuando la necesites porque el estrés financiero es real ante situaciones de incertidumbre o dificultades económicas.

«Cuidar de nuestra salud financiera es parte esencial del proceso y hoy día es clave para mantenernos enfocados», aseguró.

Por tanto, Marrero Zayas compartió con Microjuris algunos consejos sobre cómo puedes manejar tus finanzas antes, durante y después de estudiar derecho.

Antes

Si consideras estudiar derecho, es necesario que evalúes los costos y beneficios antes de tomar la decisión.

«Para esto se deben comparar los costos entre las tres universidades que existen, desde la etapa de admisión hasta la etapa de reválida. Además, debes ir analizando el nivel de ingreso que obtendrá una vez se convierta en abogado», comentó.

Desde la etapa de admisión, puedes ir calculando los costos. Por ejemplo, exámenes de admisión, solicitud, separación de asiento, cursos preparatorios, entre otros. Estos costos pueden ir desde $500 a $1,000, depende de la escuela de derecho elegida, agregó.

Cómo emprender tu práctica legal

También puedes trabajar con la creación de un presupuesto preliminar para los tres o cuatro años de estudio que incluya un estimado de los siguientes costos: matrícula, libros y materiales, vivienda, comida, transportación, plan médico, entre otros.

«Este presupuesto preliminar debe contener un estimado realista de los ingresos a recibir durante ese periodo. El organizar este tipo de información permitirá que se pueda realizar un análisis sobre la necesidad de obtener préstamos estudiantiles, becas u otras ayudas externas», afirmó.

La contable indicó que debes tener presente que, desde el aspecto financiero, existe diferencia entre: ser estudiante diurno vs nocturno; ser estudiante a tiempo completo vs parcial; tener apoyo financiero por parte de la familia o no, entre otros. Entonces, tomando en consideración la posible elección, debe evaluar su salud financiera.

A continuación, algunos consejos puntuales:

  • Si cuentas con los ingresos suficientes para cubrir anualmente todos los costos asociados, considera mantener un plan financiero presupuesto para monitoreo.
  • Si puedes ahorrar de antemano para cubrir como mínimo dos años de estudios sería formidable.
  • Si no te es posible ahorrar, evita tomar préstamos estudiantiles al máximo. Se recomienda solicitar lo necesario y hacer el esfuerzo por buscar alguna fuente de ingreso para los gastos personales.
  • Considera beneficiarte de los descuentos de estudiante para copias, aplicaciones tecnológicas, herramientas educativas privadas, entre otros. Esto permitirá una reducción de gastos sin mucho esfuerzo.

Durante

Si ya cursas estudios en derecho, es fundamental el monitoreo de ingresos, gastos y, de ser necesario, se debe ajustar el plan financiero trazado para incluir aumentos inesperados.

«Por ejemplo, en costos de matrícula, vivienda, comida, transportación, pólizas de seguro, entre otros», especificó.

¡No olvides los gastos extras de entretenimiento!

«Son aquellos asociados con las salidas que tanto nos gustan y muchas veces consideramos necesarias para bajar tensión luego de clases. En esta categoría de gastos hay que tener mucho cuidado, aunque por mi experiencia los estudiantes tienen preferencia por los negocios locales cercanos a las universidades en donde los precios son más accesibles», compartió Marrero Zayas.

Después

 ¿Ya culminaste tu Juris Doctor? Es momento de rediseñar el plan financiero para que incluyas las nuevas metas.

Mercadeo digital para profesionales del derecho

«En mi caso, además de ahorrar $2,000 para el proceso de reválida, hice un plan para aumentar ingresos, trabajé un plan de ahorro para saldar una tarjeta de crédito utilizada durante los últimos meses de estudio que confligieron con la pandemia, aunque no lo recomiendo, no tuve otra opción. [También] un plan para comenzar a pagar mi préstamo estudiantil una vez termine el periodo de moratoria vigente el 31 de agosto», contó.

«Mi consejo principal es la preparación de un plan financiero al inicio del proceso que cubra las etapas mencionadas y un monitoreo mensual del mismo para identificar progreso o fallas, permitiendo ajustes de ser necesario», destacó.

 ¿Necesitas una guía para saber cómo manejar tus finanzas? Pendiente a Microjuris Al Día para que conozcas cómo puedes identificar si tienes una buena salud financiera y las herramientas que te ayudarán a organizar tus finanzas.