NOTICIAS

Conoce algunos datos importantes sobre las órdenes de protección

El licenciado David Santiago Arzola y la licenciada Desirée Rivera González dialogaron con Microjuris sobre las órdenes de protección bajo la Ley Núm. 54 y la Ley Núm. 284.

Por Valeria Alicea Guzmán

Una orden de protección es un recurso que prohíbe a la persona agresora tener contacto con la persona que sufre violencia. La persona agresora no puede acercarse, comunicarse, amenazar, molestar u hostigar en cualquier forma a la otra parte.

El licenciado David Santiago Arzola explicó que es un mandato que se hace por escrito, firmado por el juez o la jueza, en el cual se emiten ciertas medidas a favor de quien solicita la orden de protección y en contra de la persona agresora.

Según el abogado, lo primero que se debe aclarar es que las órdenes de protección son un asunto civil y no un asunto criminal. 

“Si se expide una orden de protección, eso no quiere decir que va al récord criminal. Solo va al récord criminal si uno viola la orden de protección y, en efecto, un juez entiende que se violó la orden de protección”, aclaró.

Ahora bien, quizás te preguntarás cuál es la diferencia entre una orden de protección bajo la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica (Ley Núm. 54)  y la Ley Contra el Acecho en Puerto Rico (Ley Núm. 284).

Ley Núm. 54

Para que la orden se expida bajo la Ley 54, tiene que haber habido una relación de pareja. “Tiene que ser cónyuge o excónyuge. Tienen que haber cohabitado o cohabitan. Que han tenido una relación consensual o que han tenido un hijo. Incluso, cobija a parejas del mismo sexo. No importa la orientación sexual, estado civil ni la identidad de género”, detalló. 

Indicó que no es requisito presentar un caso criminal para solicitar una orden de protección. 

En caso de que haya abuso físico, con un solo evento es suficiente para solicitar la orden de protección. Cuando el la violencia es psicológica, debe haber dos o más eventos, agregó. 

Ley Núm. 284

A diferencia de la Ley 54, en el caso de la Ley Contra el Acecho en Puerto Rico no tiene que haber una relación de pareja. El licenciado comentó que para que se expida una orden bajo esta ley debe darse el acecho. 

“¿Qué es el acecho? El acecho, según lo define la propia ley, es una conducta de una vigilancia sobre determinada persona, que se envíen comunicaciones verbales o escritas que no son deseadas, amenazas verbales o escritas, actos de vandalismo, que se hostigue repetidamente a una persona, y que ese hostigamiento o acciones vayan dirigidas a intimidar, amenazar o perseguir a una persona o miembros de su familia”, compartió. 

Sin embargo, resaltó que se debe evidenciar que los actos de intimidación, amenaza y persecución se hicieron en dos o más ocasiones. 

¿Cómo se solicita una orden de protección?

Para solicitar una orden de protección ante un tribunal no es necesario tener representación legal. Santiago Arzola indicó que la o el ciudadano puede acudir al tribunal por su cuenta y llenar la solicitud de orden de protección ya sea bajo la Ley 54 o la Ley 284. 

“Casi todos los tribunales tienen la alternativa de someter o presentar la solicitud a través de correo electrónico. […] Por ejemplo, si el evento ocurre durante el fin de semana o la solicitud la someten durante el fin de semana siempre hay jueces de turno, se activan por videoconferencia y los jueces de turno atienden las solicitudes de las partes”, aseguró. 

De igual forma, la persona puede presentar las solicitudes físicamente en el tribunal durante las horas laborables. 

Una vez se presenta la solicitud, el juez o la jueza escucha a la parte peticionaria, quien está solicitando la orden de protección. “El juez o la jueza va a escuchar y si entiende que existen los elementos para que se emita una orden de protección exparte (sin escuchar a la otra parte), pues el juez emite la orden de protección”, dijo. 

El abogado resaltó que el deber del tribunal es citar dentro de los próximos cinco días, en el caso de acecho, y con relación a asuntos de violencia doméstica debe celebrarse la vista dentro de 20 días. 

Por su parte, la licenciada Desirée Rivera González comentó que, por lo general, cuando se emite la orden de protección exparte lo normal es que a la vista comparece una sola parte. «Hay veces que están las dos partes porque, por ejemplo, cuándo se celebra lo que conocemos como la Regla 6, la vista de determinación de causa para arresto, en los casos de Ley 54 automáticamente el tribunal expide órdenes de protección», contó.

La abogada añadió que, en esos procesos, como la parte acusada tiene derecho a estar presente, también tiene conocimiento de la orden de protección exparte. Asimismo, dijo que, en caso de que se emita una orden de protección exparte, el Estado tiene la obligación de notificar automáticamente a la otra persona.

Por otro lado, el licenciado Santiago Arzola manifestó que «muchas veces el tribunal va a entender que no existen los elementos necesarios para emitir una orden de protección exparte, pero como quiera va a citar a las partes a una vista para determinar si expide la orden de protección”.

Si entiende que es necesario o si se emitió una orden de protección sin los criterios necesarios de ley, las personas tienen el derecho de apelar la decisión del juez o la jueza, sostuvo.  

Santiago Arzola reiteró que la orden de protección es un asunto civil, pero que en caso que se viole la orden se convierte en un asunto estrictamente criminal. dD

Para más información sobre las órdenes de protección o las Salas Especializadas en Violencia Doméstica, puede acceder al siguiente enlace o a la página del Poder Judicial.