NOTICIAS

Tips que puedes considerar a la hora de hacer el resumé

El resumé es la primera impresión que una o un empleador tiene de ti.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con noticias laborales? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

El resumé es una herramienta indispensable para la búsqueda de empleo u otras oportunidades académicas o profesionales. Recuerda que quizás sea la primera impresión que una o un empleador tiene de ti. A continuación, te compartimos algunos consejos que puedes considerar a la hora de hacer el resumé. 

Realiza una autoevaluación

Es la primera tarea que debes hacer antes de comenzar a redactar el resumé. Realiza una autoevaluación de tus experiencias y logros. Esta tarea es importante porque puede que en el transcurso hayas olvidado alguna experiencia importante. 

Puedes hacer bullets con las fechas, funciones, destrezas y habilidades que adquiriste o cualquier información que creas pertinente para el resumé. 

laboral bundle

Redacta el resumé sin prisa

Tómate el tiempo para preparar el resumé. No lo hagas a la prisa. 

Un resumé descuidado te puede costar una oportunidad. Asegúrate de que el escrito esté limpio de errores. ¡No escribas una tesina! Una o dos páginas son suficientes. 

Cuidado con las plantillas ya creadas 

En ocasiones, las plantillas que se consiguen en internet o en cualquier plataforma no reflejen el formato adecuado para un resumé legal. 

El resumé, por lo general, debe incluir lo siguiente:

  • Información del contacto: nombre, dirección, número de teléfono y dirección de correo electrónico. Recuerda seleccionar una dirección de correo electrónico que sea profesional y que consultes periódicamente.
  • Educación: Incluye estudios subgraduados, instituciones, escuela o facultad de Derecho, títulos, premios recibidos, honores y distinciones académicas. Muchas personas incluyen el promedio académico que obtuvieron en la escuela o facultad de Derecho  y/o puntuación de la reválida. 
  • Experiencia profesional: Enumera tus experiencias laborales en orden cronológico inverso (empieza por lo más reciente). Incluye, de forma concisa, el nombre de la organización para la que trabajaste, el título o puesto, las fechas de empleo, responsabilidades específicas y cualquier logro especial. 
  • Experiencia fuera del ámbito académico: Como actividades en las que ocupaste  posiciones de liderazgo, probonos, organizaciones estudiantiles, trabajo comunitario, entre otras.
  • Destrezas y habilidades: Idiomas, conocimiento sobre algún programa, entre otras. 
  • Publicaciones: Se pueden incluir en la carta de presentación, pero puedes añadirlo en el resumé si lo crees pertinente. 

Puedes invertir el orden de las secciones de formación académica y experiencia laboral dependiendo del valor que le des a cada una. 

Adapta el escrito al objetivo

Debes estructurar el resumé y destacar experiencias y destrezas considerando los objetivos y necesidades de la oferta o empleo al que solicitarás. Hay experiencias que no son relevantes y no es necesario que las añadas. 

Por ejemplo, si solicitarás para un internado en un bufete, quizás no es necesario que añadas una experiencia o logro que adquiriste cuando cursabas high school. En este caso, puedes resaltar experiencia laboral que adquiriste en tu bachillerato, mientras estudias (o estudiaste Derecho) o la participación como miembro de algún probono.

Enumerar demasiadas actividades le resta valor al resumé.

Añade referencias

Prepara la lista de referencias. Evita la frase «las referencias estarán disponibles al ser solicitadas». Muchas veces las y los patronos no tienen tiempo para pedir información adicional.