NOTICIAS

Urge atender situación de animales durante fenómenos atmosféricos

El portavoz del Pro Bono ONDA de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, Christian Ríos Vallejo, habló con Microjuris sobre el tema.

Por Valeria Alicea Guzmán

Durante el paso del huracán Fiona por Puerto Rico, según el portavoz del Pro Bono ONDA de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, Christian Ríos Vallejo, las redes sociales fungieron como instrumento para denunciar múltiples casos relacionados con los animales. 

El licenciado detalló que los animales que se afectaron se pueden dividir en las siguientes categorías: animales de compañía, que se afectaron porque los dueños no se los llevaron o los dejaron amarrados; animales abandonados en las calles, que no tienen dónde resguardarse; y los animales que están en cautiverio, que son los que están en zoológico o se utilizan para el comercio. 

«Tenemos que ir cambiando un poco la relación con los animales. Entendiendo que si forman parte de nuestro día a día, aún más durante este tipo de fenómenos. Sufren igual que nosotros. Ellos tuvieron ansiedad, pasaron miedo durante este evento y como son totalmente dependiente de nosotros, la responsabilidad es mucho más grande para con ellos durante estos eventos», expresó en entrevista con Microjuris.

El paso del huracán visibilizó casos de abandono y negligencia. El licenciado resaltó, entre los distintos casos publicados, se podía observar desde animales de compañía que estaban amarrados en las casas hasta instituciones que no se responsabilizaron por los animales. “Vi también imágenes en el sur de Puerto Rico de las jaurías en las playas por la sobrepoblación de animales que hay. Animales que quedaron a su suerte porque son animales que ya viven en las calles”, añadió.

Precisamente, el licenciado contó que en Puerto Rico existe una crisis de animales abandonados en las calles y que eventos como los desastres naturales exacerban la situación. 

«A la vez que estamos proveyendo alimentos a los sectores que le faltan, que si estamos restaurando la estructura de santuarios, también se debe dar una denuncia o una demanda al Estado exigiendo: Mira, se necesita perfeccionar esos planes para trabajar con la sobrepoblación de animales. Sucede que, luego de eventos naturales como este, aumenta la cantidad de animales en las calles», mencionó. 

El abogado comparó la respuesta del Estado con relación a los animales con “lo que ha pasado con los servicios esenciales, luz y agua”. “Por ejemplo, el dueño del zoológico es el Gobierno de Puerto Rico, que lo administra a través del Departamento de Recursos Naturales, se le solicitó en varias ocasiones que publicaran y dieran a conocer cuáles eran los planes de contingencia ante el paso de Fiona y cualquier otro fenómeno atmosférico. Esos planes nunca se obtuvieron”. 

Sin embargo, destacó que vio acción por parte del gobierno al salvaguardar la vida de los animales en muchos de los refugios tras el paso del huracán Fiona. 

Cuando no se incluyen en los planes de emergencia individual o comunitario a los animales, se puede activar todo el aparato penal para responsabilizar a las personas. Desde el punto de vista legal, tanto el Estado como la ciudadanía tienen la obligación de garantizar el bienestar de los animales.

¿Cuál es la legislación aplicable?

El Probono ONDA compartió la legislación aplicable a los animales ante los desastres naturales. 

  • Pest Evacuation and Transportation Standards Act of 2006: Dispone que las entidades de emergencia locales y estatales deben incluir en sus planes de emergencia y evacuación el acomodo de mascotas, animales abandonados y animales de servicio como perros guías para las personas no videntes en casos de emergencia o desastres naturales. Estos planes son requisito para poder acceder a los fondos y ayudas provistos por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).
  • Ley de Refugios de Animales durante Emergencias o Desastres Naturales (Ley 225-2018):  Esta ley creó un marco legal para asegurar el establecimiento de refugios de animales para situaciones de emergencias o desastres naturales a través de e acuerdos colaborativos, con municipios, agencias e instrumentales gubernamentales, entidades privadas, organizaciones sin fines de lucro, entre otras. También la ley establece que es deber ministerial del Estado velar por los aspectos sanitarios y proteger la salud e integridad física de todos los animales de compañía que sean recibidos en los refugios. 
  • Ley para el Bienestar y la Protección de los Animales (Ley 154-2008): Establece que cuandoun animal se encuentre en una situación de emergencia será responsabilidad del municipio donde se encuentre el animal proveer la ayuda necesaria y adecuada a la Policía y personal de la agencia gubernamental y/o privada que intervengan con la emergencia. Todo municipio queda obligado a desarrollar un plan de manejo de casos de emergencia, de recogido y protección relacionado con los animales. Además, esta ley establece una serie de penalidades para quienes maltraten, abandonen o sean negligentes con un animal. 

Ríos Vallejo comentó que ley 154 es la que siempre reseñan cuando hablan de estos casos porque es una ley de naturaleza penal que criminaliza y se le adjudica responsabilidad a personas que no tomen las medidas necesarias para cuidar a un animal. 

«Bajo esa ley hay dos delitos que se crean, que uno es negligencia y tiene sus agravantes, y el otro es el abandono también con sus agravantes. Básicamente, se constituye el delito de negligencia cuando no proveemos los cuidados mínimos y necesarios para velar por el bienestar del animal, y el abandono así sea permanente o temporera», explicó. 

Urge tomar acción

El portavoz del pro bono reiteró la necesidad de atender la sobrepoblación de animales y a mejorar los planes gubernamentales sobre la protección de animales durante fenómenos atmosféricos. 

«Necesitamos la prohibición de la venta de animales en Puerto Rico temporalmente. Necesitamos esterilizaciones masivas. Esterilizaciones que sean costeadas por el Estado o que el Estado las facilite. Si no es de esta manera, no vamos a poder atender esta situación que no es solo un problema para los animales que están en las mismas calles, sino que se vuelve un problema de salud pública», aseguró. 

Por otro lado, exhortó a crear un grado de consciencia por los animales que acompañan a los seres humanos en diferentes instancias de la vida y que también pasan necesidades. 

«ONDA se está haciendo de la mano con otras organizaciones que están trabajando con esto a través de donaciones de dinero y alimento. Se necesita que se incluyan dentro de esos planes de recuperación que se han activado después de Fiona y que van a seguir por los próximos meses, pues que se incluyan a los animales», agregó.