NOTICIAS

Honran a Edgardo Román en Alemania en Congreso Mundial contra la Pena de Muerte

Fue coordinador de la Coalición Puertorriqueña contra la Pena de Muerte, y participó en eventos de la Coalición Mundial.

El recientemente fallecido expresidente del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, Edgardo Román Espada, fue recordado la pasada semana en Alemania como parte de la celebración del 8º Congreso Mundial organizado por la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, que se celebró desde el pasado 15 de noviembre hasta el 18 de noviembre, en Berlín, capital alemana, y en el que participaron varios puertorriqueños.

Edgardo Román Espada: amor hecho acción a favor de los derechos humanos

Dentro de las diferentes luchas sociales en las que estuvo involucrado, Román Espada fue abolicionista, o un opositor a la pena de muerte, al extremo que aquí en la isla fue coordinador de la Coalición Puertorriqueña contra la Pena de Muerte, y participó en eventos de la Coalición Mundial.

Desde Alemania, el expresidente del organismo, el licenciado Kevin Rivera-Medina, quien es un pasado presidente de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, expresó a Microjuris que Román fue recordado durante el Congreso en el segmento In Memoriam, que rinde tributo a abolicionistas destacados en el mundo recientemente fallecidos.

En el Congreso Mundial se esperaban sobre 1,000 participantes de 90 países y fue inaugurado por la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, en presencia de varios de sus homólogos europeos y extranjeros.

Según el portal en Facebook de la Coalición Puertorriqueña contra la pena de Muerte, Román Espada fue miembro fundador de la organización en el 2005. El fallecido expresidente del Colegio fue «defensor de las causas justas e incondicional, aliado de la lucha contra la pena de muerte», según la organización.

Román Espada fue presidente del Colegio entre 2018 y 2020. Falleció por causas naturales el mes pasado a los 61 años.

Mientras, en el marco del Congreso Rivera Medina participó en un panel organizado por el Colegio de Abogados de Alemania, el Colegio de Abogados de París, y el Colegio Internacional de la Abogacía.

El licenciado puertorriqueño, en representación del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, presentó una ponencia sobre la aportación de las organizaciones jurídicas profesionales en el plano internacional y cómo desde Puerto Rico se ha cumplido con esa responsabilidad.

Como parte de la participación en el Congreso, el licenciado Rivera-Medina, junto a la licenciada Wanda Valentín Custodio, compartieron también con el puertorriqueño Juan Roberto Meléndez Colón, quien pasó casi 18 años de su vida en el corredor de la muerte en Florida, siendo inocente del crimen imputado, junto a otras personas exoneradas.

Los abogados boricuas también tuvieron la oportunidad de intercambiar experiencias con personalidades como el gobernador de Maryland, Martin O’Malley; el ex senador por Wisconsin, Russell Dana Feingold; el expresidente de Mongolia, Elbegdorzh Tsajia; el profesor William Schabbas; así como con la representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de España, Asunta Vivó Cavaller, entre otras.

Rivera-Medina sostuvo que el exsenador federal Feingold denunció que la pena de muerte en los Estados Unidos es parte de un sistema discriminatorio mayormente contra la población negra, dijo Medina Rivera, delegado por acumulación del Colegio de Abogados y Abogadas, entidad que también participó, además, en la reunión del Comité Timón de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte.

Agregó el letrado que los organizadores también señalaron que el presidente Joe Biden aún no ha hecho buena su promesa de campaña de abolir la pena de muerte federal y de animar a los estados retencionistas a echarla a un lado, cuando varios de ellos, como en el estado de Oklahoma, imitan el «execution spree» federal que realizó el expresidente Donald Trump en los últimos seis meses de su presidencia.

En el congreso se discutieron diversos temas, y entre ellos la persecución política en Arabia Saudí y Egipto; a falta de transparencia en China y otros países; y a la manera discriminatoria de aplicar la pena de muerte en Irán contra mujeres y minorías kurdas y balochi.