NOTICIAS

Fomentarían la instalación de techos verdes en la isla

Para el 2033, deben convertirse en edificios con techos verdes el 25% de los ocupados por el gobierno de Puerto Rico y los municipios, priorizando las edificaciones en zonas urbanas.

Nota de la editora: ¿quieres estar al día con lo que sucede en la legislatura? Te invitamos a registrarte en nuestro boletín.

El Senado de Puerto Rico aprobó hoy, lunes, una medida de la senadora del Partido Popular Democrático (PPD), Elizabeth Rosa Vélez, que busca crear la Ley de política pública para fomentar y educar sobre la instalación de techos verdes.

Lee la medida aquí

El Proyecto del Senado 965 ordenaría a crear el «Programa de Fomentar los Techos Verdes en Puerto Rico», bajo la responsabilidad del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA).

Dicho programa se encargará de formular e implementar toda la política pública relacionada con la instalación de techos verdes en Puerto Rico, y con el apoyo del Departamento de Agricultura, tendrá el deber de realizar todas las gestiones y trámites pertinentes para cumplir con la política pública de promover la instalación de techos verdes en todo Puerto Rico, priorizando las áreas urbanas.

De igual forma, la ley establece como política pública el promover la instalación de sistemas de techos verdes en los edificios y estructuras gubernamentales, residenciales y de instituciones privadas.

Igualmente, se reconoce la importancia de educar sobre las ventajas de establecer estos sistemas de techos verdes, ello con la intención de mitigar el calor y las altas temperaturas en los edificios; reducir el consumo de energía eléctrica con el uso de aires acondicionados; reducir el ruido y la contaminación del aire; secuestrar carbono; aumentar la biodiversidad urbana; proporcionar valor estético; reintroducir vegetación en las zonas urbanas; absorber el calor, la luz solar y el agua de lluvia; reducir y frenar la escorrentía de aguas pluviales en entornos urbanos; así como extender la vida útil de un techo.

El proyecto resalta que los llamados techos verdes tienen una infinidad de ventajas, entre las cuales se destaca; conservar la energía; mitigar el calor y las altas temperaturas en los edificios; reducir el ruido y la contaminación del aire; reducir el consumo de energía eléctrica en el uso de aires acondicionados en los edificios; aumentar la longevidad de las membranas del techo; secuestrar carbono; aumentar la biodiversidad urbana, al proporcionar hábitat para la vida silvestre; reintroducir vegetación en las zonas urbanas; absorber el calor y la luz solar; absorber el agua de lluvia; la mejoría en el manejo de aguas pluviales, ésto al reducir la escorrentía y la calidad del agua; mejorar la estética de las edificaciones e incrementar su valor comercial; entre otros.

De igual modo señala que aunque, si bien es cierto que al principio podría parecer costoso instalar este sistema, el ahorro en las facturas de energía eléctrica debe ser sustancial.

Además afirma, que los techos verdes tienen un grosor de tres a doce centímetros compuestos de capas fabricadas que sostienen un medio de crecimiento y vegetación, de las cuales sus cinco capas primarias incluyen una membrana impermeable, una barrera de protección de la raíz, una capa de drenaje, un medio de cultivo y las plantas.

La pieza legislativa sugiere como meta para los próximos diez años, que el Gobierno de Puerto Rico, así como sus municipios, conviertan sus edificios gubernamentales en techos verdes en por lo menos un veinticinco por ciento (25%) del espacio de los techos de los edificios que ocupan, priorizando los edificios que se encuentran en zonas urbanas.

La medida fue aprobada con 15 votos a favor, 7 en contra y un solo voto abstenido, por lo que la misma pasará a la Cámara de Representantes para su consideración.