NOTICIAS

Cámara aprueba nuevo Código Penal

Código PenalLa Cámara de Representantes aprobó ayer el nuevo Código Penal, estatuto que incluye nuevos delitos y penalidades a tono con la sociedad actual; poniendo énfasis en la protección a las víctimas, sin pasar por alto el tratamiento adecuado de los delincuentes para hacer posible su rehabilitación moral y social.

La pieza contó con 36 votos a favor y 8 votos en contra. Avalaron la pieza los miembros de la delegación de mayoría y los representantes populares Jorge Colberg Toro y Víctor Vasallo Anadón.

El P. del S. 2021, consigna que el nuevo Código, producto de amplios estudios y análisis, así como de la colaboración de especialistas e interesados en la materia es un «instrumento eficaz para la administración de la justicia criminal para devolver a la ciudadanía la seguridad jurídica que tanto merece».

La legislación reconoce la necesidad de aplicar el castigo justo al autor del delito, específicamente cuando la conducta afecta la ordenada administración de la justicia y la intervención con los derechos fundamentales.

El informe presentado por la presidenta de la Comisión de lo Jurídico, Liza Fernández Rodríguez, sostiene que la protección a las víctimas se logrará abriendo paso a figuras como el síndrome de la mujer maltratada.

El Código elimina la discreción de los jueces al momento de imponer las penas. Entre los delitos en los que no se puede negociar la pena se encuentran el asesinato, la agresión sexual, el robo y el escalamiento.

Asimismo, establece que en caso de asesinato, el acusado tendrá que cumplir el 75 porciento de la pena, para aplicar a la Junta de Libertad Bajo Palabra. La excepción para esta disposición es el asesinato en primer grado, delito que no tendrá ese beneficio.

Fernández Rodríguez, manifestó que el Código se ha trabajado con la realidad que vive Puerto Rico.

«Se trabajó con la realidad que vivimos. Con los delitos que afectan dramáticamente nuestro diario vivir… Se trabajó con lo que realmente debe ser el balance entre la justicia a la familia de la víctima y la imposición de la pena al acusado», planteó.

Reconoció que hay un deseo de que exista la rehabilitación del confinado, pero sostuvo que no existe evidencia de que con la imposición de una pena menor, haya mayor probabilidad de rehabilitación.

«El derecho a la rehabilitación, el deseo de rehabilitación no guarda proporción con la pena impuesta. Si realmente hay herramientas para rehabilitar al confinado, eso es algo de lo que el sistema correccional se tiene que ocupar», opinó Fernández Rodríguez.

Entretanto, el portavoz de la mayoría, Carlos «Johnny» Méndez, dijo que con la aprobación del nuevo Código Penal se envía un mensaje a los delincuentes que esas serán las reglas del juego.

«Si tu no quieres que te cojan, no cometas el delito», afirmó el representante.

De otra parte, dijo que el Código ha mantenido los mismos delitos ambientales y que algunos de ellos se han extendido.

«Lo que estamos es poniendo penas fijas y más severas. Estamos especializando los delitos del ambiente que afectan el desarrollo económico», señaló.

La pieza introduce el femicidio como una modalidad del delito de asesinato, acto que ha sido ocultado por muchos años y que, según la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, «es necesario hacerlo visible porque es una realidad vigente en nuestro entorno causada por la desigualdad de género».

«El Código pone especial atención en velar por la confianza pública imponiendo sobre los funcionarios o empleados públicos la obligación de probidad en el cumplimiento del deber y la destitución de su cargo o empleo como pena cuando infrinja la ley en el desempeño de las funciones públicas», indica el informe.

Se reincorporan además, los elementos de orientación sexual, género y origen étnico como agravantes de la pena, ya que «el Estado tiene un interés primordial en la protección de los ciudadanos y por tanto repudia toda conducta que atente contra su seguridad».

Mientras que en el delito de adulterio, se enmienda la medida para incluir un lenguaje neutral, ya que en la actualidad la redacción del Código deja fuera de la conducta delictiva los casos en que una persona casada se involucra en una relación adúltera con un soltero de su mismo sexo.

«Independientemente de cuál sea nuestro juicio valorativo al respecto, no podemos abstraernos de la realidad en que vivimos. Si como sociedad decidimos penalizar el adulterio por su impacto en la familia y en la dignidad del cónyuge engañado, entonces debemos penalizar la conducta en cuestión, con independencia del género del tercero en la relación», sentenció la presidenta de la Comisión de lo Jurídico y de Ética.

Por su parte, en el delito de agresión sexual se establece una pena fija de 50 años de reclusión y en el caso en que el acto resulte en un embarazo o el contagio de alguna enfermedad venérea, siendo este hecho conocido por el autor, serán considerados agravantes para imponer la pena.

Durante los trabajos se aprobó una resolución que ordena la Comisión Denominadora de Estructuras y Vías Públicas, a denominar el Coliseo Municipal de Guayama, con el nombre del galeno y deportista Roque Nido Stella.

Entretanto, la Comisión de Desarrollo de la Región Norte presentó el informe final en torno al estado procesal en que se encuentra la canalización del Río La Plata.

La comisión presidida por María Vega Pagán consignó que los trabajos de la canalización del Rio La Plata están en proceso, el proyecto está diseñado, los fondos han sido identificados y el Gobierno de Puerto Rico ha procurado la culminación de éste ante el inminente peligro que corren miles de familias.

La Cámara recesó sus trabajos hasta hoy martes a la 1:00 p.m., día en que el Gobernador presentará su Mensaje de Presupuesto para el Año Fiscal 2012-2013.