Decisión del Tribunal Supremo de Puerto Rico

Supremo valida ordenanza municipal sobre arbitrios de construcción

Partes: Construcciones José Carro, S.E., Recurrido v. Municipio Autónomo de Dorado et al., Peticionario

Este caso trata sobre la Ley de Municipios Autónomos y el pago de arbitrios de construcción.

«Este recurso nos brinda la oportunidad de interpretar por primera vez el inciso (g) del Art. 2.007 de la Ley de Municipios Autónomos, Ley Núm. 81-1991 (21 L.P.R.A. sec. 4057), en adelante Ley de Municipios Autónomos o Ley Núm. 81, referente al pago de arbitrios de construcción. Específicamente, el efecto que conlleva declarar ineficaz una ordenanza municipal que a su vez contiene una cláusula de sanción penal por incumplimiento. Por considerar que la declaración de ineficacia que realice un tribunal solo tiene el efecto de anular la sanción penal contenida en la ordenanza, y no la totalidad de esta, revocamos la determinación del foro a quo. »

«Por los fundamentos antes expuestos, se revoca parcialmente la Sentencia recurrida. Por un lado, se confirma la determinación del foro apelativo intermedio en cuanto resolvió que incidió el foro primario al estimar que este caso no era uno susceptible de resolverse por la vía sumaria. Por otro lado, se revoca el dictamen impugnado en cuanto devolvió el caso al Tribunal de Primera Instancia para que determinara qué efecto tiene, si alguno, que la Ordenanza Núm. 59 solo se publicó en un periódico. A tenor con los principios que anteceden, un incumplimiento de esa naturaleza no habría librado al recurrido del pago por concepto de arbitrios requerido por el Municipio; que es independiente a la sanción penal dispuesta en la referida ordenanza. En consecuencia, se mantiene en vigor el arbitrio impuesto por el municipio y se declara con lugar la moción de sentencia sumaria presentada por este. »

Lea el documento completo: [2012TSPR114]

El abogado de la parte peticionaria fue el Lcdo. Raúl L. Grajales García.

Los abogados de la parte recurrida fueron el Lcdo. Fernando Barnés Rosich y la Lcda. Sonia S. Sierra Sepúlveda.

A %d blogueros les gusta esto: