Cine jurídico NOTICIAS

Salud, ambiente, daños: el caso Anderson v. Cryovac en el cine

A Civil Action (1998)
Fotograma: A Civil Action (1998)

A Civil Action (1998) es un drama judicial estadounidense basado en un libro del mismo nombre escrito por Jonathan Harr. La película, al igual que el libro, presenta la historia verídica de un caso de contaminación ambiental que sucedió en Woburn, Massachusetts en los años ochenta. El caso es Anderson v. Cryovac (*.PDF), y en este, los residentes de Woburn demandaron a Beatrice Foods Inc., procesadora de alimentos, y a Cryovac, una subsidiaria de W. R. Grace and Company, un conglomerado químico, por contaminar el agua y el suelo de su ciudad con químicos cancerosos como tricloroetileno y percloroetileno. Jan Schlichtmann (John Travolta) es un abogado exitoso de Boston que defiende a las familias de Woburn que buscan que alguien asuma responsabilidad y les pida perdón al ser afectadas por los químicos en el agua y el suelo. Los residentes alegan que hay daños severos a la salud al ingerir los tóxicos que usaron estas compañías. Siete niños de las familias demandantes fueron diagnosticados con leucemia.

Cursos en línea de interés: ¿Negociar o litigar? Al día con la negociación — Al día con la jurisprudencia sobre daños: solidaridad, prescripción, defensas y transacción 

El caso, que se llevó a cabo en el Primer Circuito de Apelaciones, comenzó en febrero de 1986 luego de que W. R. Grace and Company tratara de destituir el caso usando la Regla 11 (*.PDF) de las Reglas Federales de Procedimiento Civil. La moción establecía que las acusaciones de parte de Mulligan & Reed (el bufete al que pertenecía el Lcdo. Schlichtmann) eran irresponsables y poco rebuscadas, y por ende, no había caso real. Concluía con que el propósito real del caso era sacarle dinero a dos compañías exitosas, Beatrice Foods, Inc. y W. R. Grace and Company. El juez Walter Jay Skinner, a pesar del reglamento, dictamina que dicha regla es anticuada y ambigua, y permite que el caso se lleve a corte.

Una vez el caso comenzó, si dividió en dos partes. La primera fue una demostración de Servicios Geológicos de los Estados Unidos (cuyo representante está protagonizado por Stephen Fry) donde prueban que existen residuos tóxicos contaminando el suelo y el agua de la ciudad rural de Woburn. La segunda parte consistió en atribuir culpabilidad de negligencia en el uso de estos químicos a las compañías demandadas, ya que se alegaba que las compañías conocían los químicos cancerosos que estaban utilizando y cuyos residuos descargaban en el ambiente. Al final del caso, una de las dos compañías fue encontrada culpable de negligencia ambiental: W. R. Grace and Company.

En el 1991, a pesar de la pequeña victoria contra estas compañías, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) finalizó un asentamiento en el cual Beatrice Foods Inc., W. R. Grace and Company y tres otras compañías responsables pagaron $69.5 millones  y tuvieron que limpiar las áreas contaminadas de Woburn.

por Héctor Meléndez Franco

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=fHRXGQhpib8%5D

 

A %d blogueros les gusta esto: