NOTICIAS

DACO demanda a Casas Mi Estilo por incumplimiento de contrato con consumidores puertorriqueños

DACOEl Secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Nery E. Adames Soto, presentó en el Tribunal de Primera Instancia de San Juan, una demanda contra la Empresa Local Global, Inc., que hace negocios bajo el nombre Casas Mi Estilo, Inc., por incumplimiento de contratos con cientos de consumidores puertorriqueños.

La Ley Orgánica del DACO, Ley. Núm. 5 de 23 de abril de 1973, brinda la facultad a la agencia para radicar la demanda en representación de los consumidores. Con esta acción el Departamento persigue que Casas Mi Estilo cese y desista de la práctica de vender casas prefabricadas para luego no cumplir con el término de entrega a los consumidores, y a su vez que se ordene una auditoría comprensiva de esta corporación de manera que se asegure que cada consumidor finalmente reciba los materiales para construir sus casas. Además, el DACO solicita que se otorguen $5 millones para sufragar los daños que le ha ocasionado a los consumidores el tiempo de espera por los materiales de construcción.

“Con esta demanda aspiramos a que Casas Mi Estilo no pueda vender ni una sola casa prefabricada más hasta tanto le cumpla a los consumidores que le ha fallado. En el DACO estamos para defender al consumidor y no vacilaremos en llegar a las últimas consecuencias que el ordenamiento legal nos provea para defender los derechos de la gente”, expresó el secretario Adames.

Casas Mi Estilo ofrece casas prefabricadas a través de un sistema de contrato de compraventa, donde el cliente paga la totalidad del precio correspondiente al modelo escogido. El contrato estipula que la empresa debe entregar los materiales de construcción cuando el consumidor lo solicite. Sin embargo, los querellantes indican que los retrasos de la compañía son irrazonables, que las cancelaciones en la fecha de entrega son la orden del día y en otras ocasiones ni siquiera se concretiza.

Según los consumidores querellados, la razón más frecuente que la empresa alega para justificar las demoras es la falta de los materiales, o atrasos en el embarque. En cambio, las ocasiones en que sí se realiza la entrega, algunos clientes establecen que reciben los materiales rotos o correspondientes a otro modelo de casa.

“Estos querellantes, en un sinnúmero de ocasiones, se han visto obligados a refugiarse con familiares, por el patrón de incumplimientos de esta empresa. Es inaceptable que un ciudadano viva en estas condiciones por causa de una compañía que reiteradamente le falla a sus clientes que ya han pagado una residencia que necesitan para vivir”, concluyó Adames.

A %d blogueros les gusta esto: