¿Cómo capturaron a los Friedman?

Hacer clic para agrandar afiche

Hacer clic para agrandar afiche

El documental Capturing the Friedmans (2003), que ganó el Premio del Jurado en el Festival de Sundance en el 2003, narra la historia de una familia estadounidense judía aparentemente normal, de clase media alta, cuyo mundo se convierte en una pesadilla al instante en que el padre y su hijo menor son detenidos y acusados ​​de crímenes espantosos contra menores. El director Andrew Jarecki investiga no sólo la tragedia familiar de los Friedman, sino también la odisea de toda una comunidad marcada por la histeria colectiva a finales de los ochenta. La crítica al sistema legal estadounidense completa el cuadro narrativo de la historia.

Según la perspectiva documentalista, todo comenzó un día de Acción de Gracias en la residencia de la familia Friedman en Great Neck, Long Island (Nueva York). Era el año 1987 cuando la policía allanó la residencia y encontró pornografía infantil en el sótano de la casa. En ese espacio era que el Sr. Arnold Friedman, maestro de ciencias, daba clases de computación a los estudiantes de su escuela, y alegadamente su hijo menor de 18 años, Jesse, abusaba de niños pequeños. Por la posesión de pornografía no hay duda del delito; además, en la película Arnold Friedman admite haber abusado del hijo de un amigo de la familia. Sin embargo, sobre el abuso de los múltiples cargos que se le imputan hay serias dudas que se presentan claramente en la historia.

El acierto del documental es que presenta los puntos de vista y los prejuicios de los diferentes protagonistas de la historia, como los Friedman, las autoridades y los abogados que investigaron su caso. Por eso debemos tener cuidado al asumir posturas o creer la versión de algún lado. Arnold parece incapaz de llegar a un acuerdo con su familia, sus abogados o la ley. Y la ley parece hipnotizada por el fantasma de abuso de menores hasta el punto de que los testigos y las víctimas son entrenadas, dirigidas y manipuladas ​​en sus testimonios. Algunas víctimas afirman que nada sucedió, otros proporcionan testimonio confuso y contradictorio, y los padres parecen a veces casi demasiado ansiosos e inclinados a creer que sus hijos fueron abusados. Al final del documental, es poco lo que tenemos para construir una versión creíble basada en los hechos y la evidencia testimonial.

Cursos en línea de interés:

El documental Capturing the Friedmans ha recibido muchas críticas positivas de Rotten Tomatoes, The New York Times y de The Washington Post e interesantemente, provocó un debate legal que tuvo consecuencias en el caso. Por ejemplo, en agosto de 2010 un tribunal federal de apelaciones confirmó la condena de Jesse Friedman, pero tomó la inusual decisión de instar a los fiscales a reabrir el caso de Friedman, diciendo que había una “posibilidad razonable de que Jesse Friedman fue condenado injustamente”.

por Héctor Meléndez Franco

A %d blogueros les gusta esto: