Diseñadores de moda necesitan mayor protección legal para sus diseños

En el año 2012 se registró que la industria de la moda generó más de 330 mil millones en ganancias en los Estados Unidos. Esto significa que no solamente la industria de la moda contribuye a la economía norteamericana de forma significativa, sino que además el diseño de moda es una forma de arte respetada en el país. A pesar de ello, existen aspectos del diseño de modas que no están protegidos por la actual Ley de Derechos de Autor.

Por ejemplo, un patrón original en la tela de una falda o una impresión de la pintura de un artista en una camiseta puede estar protegida por el derecho de autor. Pero el diseño de modas, es decir los colores seleccionados para una pieza, y si ha sido creado para un evento en particular, no está protegido por los derechos de autor. El término “diseño de moda” se refiere a la manera particular en que una prenda se monta y se adapta. El catedrático y licenciado David Nimmer distingue entre los dos conceptos separados que se incluyen en el término “diseños de moda”: (1) diseño de tejidos y (2) diseños de tela son los patrones utilizados en la prenda de vestir, tales como el diseño floral repetido en una blusa. Estos están protegidos. Lo que no está protegido es lo que “gráficamente establece la forma, estilo, corte y las dimensiones para la conversión de la tela en un vestido acabado u otra prenda de ropa”.

El New York Times fue la plataforma para que la catedrática y fundadora del Fashion Law Institute Susan Scafidi y Narciso Rodríguez, afamado diseñador y miembro del Council of Fashion Designers of America, reflexionaran sobre la necesidad de ampliar las protecciones legales provistas a diseñadores de ropa.

“Durante la semana de la moda en New York, los modelos y editores estarán vestidos con mucho estilo pero los diseñadores estarán legalmente desnudos”, afirmaron en el artículo.

Según la columna, a diferencia de los diseñadores en Londres, Milán y París, los diseñadores de moda estadounidenses carecen de la protección de propiedad intelectual que impida que las creaciones de esta temporada “caminen en línea recta desde la pista hasta las manos de los copistas”. De hecho, la Unión Europea implementó una protección uniforme para los derechos de los diseñadores adoptando una directiva sobre la protección jurídica de los dibujos y modelos, que requiere a los estados miembros el proteger los diseños que estén registrados y define el término diseño como “la apariencia de parte o la parte completa de un producto que resulta de los elementos de líneas, contornos, colores, forma, textura o su ornamentación”. El derecho de diseño protege aquellos diseños que son noveles y poseen un carácter individual. La novedad se determina por la disponibilidad pública de diseños idénticos. Poco tiempo después de aprobado esta directiva, se autorizó la protección de diseños no registrados.

Mientras, en Estados Unidos año tras año cientos de diseños son pirateados, algo que ha sido económicamente devastador, particularmente para diseñadores emergentes e independientes. A partir de la difusión instantánea de las imágenes de las pasarelas en los desfiles de moda, los copistas ponen manos a la obra, siendo difícil que los diseñadores puedan recibir un retorno sostenible de las inversiones creativas y financieras sin ayuda legal.

Los esfuerzos de una coalición de la industria en todo el país para modernizar la ley de Estados Unidos y apoyar a los diseñadores creativos ha generado propuestas en el Congreso que son modelos de vanguardia de coerción legal.

Estas propuestas no tienen efecto alguno; son prendas que ya son parte del dominio público, haciendo la protección aplicable sólo a elementos nuevos y originales, por un periodo de tres años – el plazo de protección más corto de propiedad intelectual en el mundo. Sólo copias sustancialmente idénticas pueden considerarse una infracción. Para que esto suceda, el diseñador original debe acreditar que el vendedor le mostró el original.

En los Estados Unidos, tanto en joyas como en estampados de tela, se protegen plenamente los derechos de autor por la vida del diseñador por más 70 años. Son muy pocos los expedientes judiciales sobre casos relacionados con incrustaciones de piedras preciosas o cubiertos con pedazos de tela. La aparición de la tecnología portátil en la moda muestra las diferencias entre las dos industrias: tecnología, uno de los sectores económicos más exitoso, goza de amplia protección de la propiedad intelectual. En otras palabras, la moda y las industrias relacionadas pueden adaptarse bien a los límites legales sobre la copia.

El paso final de una ley de protección de diseño, según los columnistas, beneficiará a los consumidores mediante el fomento de una gama de opciones asequibles —como los antiguos copistas del mercado de masas va a contratar a los diseñadores a interpretar las tendencias en lugar de simplemente producir las imitaciones serviles— y, al mismo tiempo, fortalecer la industria nacional. En última instancia, los diseñadores estadounidenses innovadores, al igual que sus homólogos en el extranjero y en otras industrias, deben ser capaces de cosechar lo que cosen.

Curso relacionadoProtección del diseño en la industria de la moda – 1.5 horas [PROP-2011-125] – Lcda. Vanessa Carballido Clerch: Este curso tiene como propósito que el abogado y abogada conozcan sobre el derecho marcario, derecho de autor y patentes relacionadas a la industria de la moda. Se le instruirá al abogado y abogada sobre las protecciones que pueden tener los futuros clientes en cuanto a la desviación y falsificación de productos de moda.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: